Christina Applegate, la rubia valiente

La actriz de la comedia Samantha Who? se encuentra en el mejor momento de su carrera, luego de someterse a una doble mastectomía y ser el ejemplo de supervivencia de un cáncer. Además, fue la portada de la edición de los 100 más bellos de la revista People.
Christina Applegate, la rubia valiente

En 2007, diez años después de irrumpir como un ícono de la juventud en la comedia Casados con hijos, Christina Applegate parecía tocar el cielo con las manos. La serie Samantha Who?, que significó su regreso a la televisión, la tenía en el mejor momento de su carrera -esta vez en el papel de una rubia desmemoriada- y con una misión cumplida: ser una actriz cómica respetable. Su retorno a la pantalla chica le valió además una nominación al Globo de Oro y otro a un Emmy, pero el año pasado las noticias pasaron de buenas a dramáticas. A Christina le diagnosticaron cáncer de seno. De repente, su personaje -el de una mujer de 30 años que debido a un accidente pierde la memoria y tiene que volver a aprender y redescubrir su vida-, pasó a un segundo plano.

Christina volvió a los titulares en agosto de 2008 no sólo por contar cómo se enteró de su enfermedad y cómo la mantuvo en secreto mientras trabajaba, sino porque la enfrentó con valentía: decidió hacerse la mastectomía en ambos senos para evitar que el cáncer reapareciera. "No quería lidiar con esto de nuevo", dijo, y de paso se ganó la solidaridad de sus colegas y de la audiencia.

Nada extraño para una actriz que se metió desde 1987 a 1997 en los hogares de muchos países, como la sexy hija tonta de Casados con hijos, una serie sobre una familia disfuncional donde interpretaba a Kelly Bundy, una rubia con la mezcla perfecta de sensualidad y estupidez. Luego esa adolescente se convirtió en una actriz carismática que combinaba su papel estereotipado con apariciones menores en películas y series. Por eso su ascenso con Samantha Who? no sorprendió a nadie.

La serie le ha servido para demostrar que es mucho más que la rubia tonta de antaño, y también para mantenerse vigente en la televisión, un medio traicionero en el que muchos jóvenes saltan que saltan al estrellato de manera precoz y luego se quedan estancados en el rol de eternos adolescentes que pronto pasan al olvido. Ella tenía claro el riesgo y por eso resolvió evitar el estilo de vida de Hollywood, a pesar de haber debutado en comerciales a los tres meses y filmado su primera película de cine a los nueve años.

Su dedicación y constancia, por encima de las veleidades de la popularidad, la han devuelto a la cima. A sus 37 años ha sabido recoger el legado de comediantes tan excelsas como Meg Ryan y Goldie Hawn. Tras Casados con hijos Christina pasó a otra comedia, Jesse, que la valió su primera nominación al Globo de Oro. Más tarde ganó un Emmy por su papel esporádico en Friends, como la hermana problema de Rachel (Jennifer Aniston).

Incursionó en el teatro con el musical de Broadway Sweet Charity, y en los últimos años ha actuado en más de 20 películas, casi todas comedias, como La cosa más dulce, Marte ataca, Héroes y Sobreviviendo a la Navidad, con actores como Will Ferrell, Cameron Díaz, Steve Carrell, James Gandolfini y Ben Affleck.

Fue precisamente por su carrera estable que el público quedó tan sorprendido como Christina con la noticia del cáncer de seno. De repente, una de las favoritas de los últimos años se enfrentaba a una dramática prueba de vida, y no precisamente por sus excesos. Entre sus seguidores rondaba la pregunta de por qué las cosas malas les suceden a las personas buenas.

La prueba de su superación la dio a su llegada a la alfombra roja de los Globo de Oro, en enero pasado, con un vestido escotado que, además de poner en evidencia su reconstrucción de senos, ratificaba otro de sus objetivos: mostrarles a las demás mujeres que era posible sobrevivir. Applegate confesó que en los días previos a la cirugía tuvo una sesión de fotos de sus senos, en todos los ángulos, para no olvidarlos, y que tuvo que luchar mucho para hacerse a la idea de perder parte de su cuerpo, sobre todo en Hollywood, un lugar donde la apariencia es la reina.

Este coraje y su carisma hicieron que el mes pasado Christina fuera de nuevo noticia como la portada de la edición de los 100 más bellos de Hollywood, de la revista People. Ahora no hace sino mirarle el lado positivo a una adversidad, una actitud gracias a la cual incluso ha llegado a bromear acerca de sí misma: "Voy a tener senos lindos hasta los 90 años".