El documental más caro de Discovery

Con motivo de su cumpleaños número 25, Discovery lanza Vida, un documental que promete convertirse en la serie de historia natural más real que se haya visto en televisión.
El documental más caro de Discovery

Sumergirse a 10 metros de profundidad al lado de ballenas jorobadas es un riesgo, pero hacerlo sin tanque de oxígeno para evitar que las burbujas las asusten en medio de una pelea entre dos machos por aparearse con la única hembra del grupo, no sólo fue un reto sino una prueba de supervivencia de más de seis horas que tuvo como resultado el primer registro del fenómeno, conocido como la “competencia de apareamiento”.

Escenas de esta magnitud conforman los 11 capítulos de Vida, la nueva serie de Discovery, coproducida con la BBC, que muestra como nunca antes lo complejo y enigmático que puede llegar a ser el comportamiento animal: dándole al televidente la sensación de ser él el que está grabando. A diferencia de las tomas generales y planos abiertos utilizadas en el rodaje de Planeta Tierra (2008), los productores de Vida, encabezados por el inglés Mike Gunton, utilizaron primeros planos y tomas cerradas en cámara lenta. “La idea es que el propio animal muestre su entorno y exponga su instinto de supervivencia”, afirma.

Y para lograrlo inventaron la “yogi cam”, la cual, a diferencia de las cámaras convencionales que distinguen 25 cuadros por segundo, capta 1.000 imágenes por segundo. Gracias a ella fue posible registrar, por ejemplo, el preciso momento en que un sapo negro rueda como una pelota de goma por una montaña para escapar de una tarántula, y la peligrosa carrera de guepardos por atrapar a un grupo de avestruces. “Con una cámara convencional habría sido imposible retratar determinados comportamientos. Ocurrían demasiado rápido, así que no hubo más remedio que forzar la tecnología, añade Gunton.

Semejantes tomas son el resultado de 3.000 días de seguirles la pista a más de 30 millones de plantas y animales en lugares como Nueva Zelanda, Guinea, Hawai, Argentina, Zambia, Canadá, Estados Unidos, Antártica y Tonga. Es, según los productores, el documental de vida animal más detallado y demorado de hacer. “No se trata de cantidad sino de calidad, no importaba el clima, la hora y mucho menos el hambre”, dice Gunton, para explicar escenas como la del dragón de Komodo que, después de morder a su presa, la sigue durante una semana hasta que el veneno la mata; o como las que registraron, por primera y quizás única vez, el vuelo de las mariposas Monarca desde la perspectiva de las mariposas.

Las hazañas tecnológicas de Vida sustentan por qué Discovery escogió esta producción para celebrar su cumpleaños número 25 en Estados Unidos y el décimo en Latinoamérica. Los realizadores se fijaron tanto en cada detalle que para atraer más audiencia contactaron a la reconocida presentadora Oprah Winfrey, quien narra la versión en inglés, y a Juanes para narrar la versión en español, que comenzará a emitirse desde el próximo 18 de marzo.

Por sus características técnicas y el tiempo de producción, Vida parece ser el documental animal más costoso de la historia. Discovery no ha querido revelar la cifra, pero es probable que haya superado los 35 millones de dólares de Planeta Tierra. Los espectadores juzgarán si valió la pena. De cualquier forma está claro que se trata de una ventana inédita para ver de cerca el extraño y fascinante comportamiento animal desde la comodidad de nuestra casa pero con la tecnología del cine.