El juglar y la dama

Con Tierra de cantores, Beto Villa Jr. y Matilde Lemaitre debutaron como protagonistas en una historia de amor al ritmo del acordeón.
El juglar y la dama

Beto Villa jr. es un cantor de la tierra donde se hacen versos con acordeón. Por eso, para hacer su papel de Emiliano Larios en Tierra de acordeones, la telenovela sobre la historia del vallenato, sólo tuvo que ponerse ropa de época y hacer lo que más le gusta: cantar. Matilde Lemaitre es una cartagenera con cara de niña bien que, vestida como Blanca Moscote, terminó enredada con el juglar del valle. Como en algunos vallenatos, el amor resultó imposible.

Estos dos actores interpretan ese idilio que ha pasado por cientos de versos de parrandas vallenatas. Tierra de acordeones mostrará a través de cuatro generaciones el desarrollo de este ritmo, desde mediados del siglo XVIII hasta nuestros días.

La serie marca el debut de Beto y Matilde como protagonistas. Ninguno es nuevo en la pantalla pero sí es la primera vez que están en una historia que les remueve el sentimiento costeño.

aspirante a cura

Beto Villa Jr. está en su salsa, entre los sonidos de acordeón y los versos de clásicos del vallenato. Es como un repitente, pues en Oye Bonita fue Elías, el amigo incondicional del Monchi, aunque los televidentes lo sienten como un debutante que se está robando el show como Emiliano, el aspirante a cura que cambió el hábito por el acordeón.

La música lo descubrió apenas nació, hace 21 años, pues Beto es parte de una dinastía. Es hijo del rey vallenato Beto Villa, y su tío abuelo, Carlos Antonio Villa, es un juglar. Su llegada a la pantalla se la atribuye, en cambio, a estar en el lugar preciso para mostrar su talento. “Hay muchas versiones, pero la real era que yo vivía en Barranquilla tocando en grados de colegio, no había lanzado nada, y hace dos años invitaron a participar a mi papá en Oye Bonita. Él me dijo que les cantara y a los tres días me llamaron a grabar”, cuenta Beto.

No tuvo entrenamiento y en los ensayos no sólo mostró que su talento iba más allá de cantar. Además tenía buen humor. Su actitud gustó tanto que su papel de Elías, que en la historia original moría temprano, se extendió hasta el final de la telenovela.

Beto pensó que la actuación terminaba ahí y se devolvió a Barranquilla para comenzar su disco. Pero se presentó al casting de Tierra de cantores y, entre muchos aspirantes, fue escogido para esta saga vallenata. “No estoy pendiente de hacer televisión, pero respeto mucho este oficio”, dice, pues su disco con canciones compuestas por él está esperando por el final de las grabaciones.

Por ahora, su papel de Emiliano hizo que fuera tenido en cuenta para estar en la tercera generación de la historia. Será el primer rey vallenato en la ficción, personaje que no esperaba. “No tuve tiempo de prepararme, tenía la cabeza emborrachada pero el director, Juan Camilo Pinzón, me ayudó a desintoxicarme de Emiliano”.

Con emoción, cuenta que tendrá una escena con su papá. En la telenovela, Beto Villa padre aparecerá con su nombre real y en la historia, que transcurre a finales de los años 60, le pedirá al personaje de Beto Jr. que toque el acordeón para él. Una anécdota inolvidable que hace pensar que después de Tierra de cantores, este músico no se irá del todo de la pantalla.

La niña Blanca

A sus 22 años, Matilde Lemaitre ha pasado por siete telenovelas. En la anterior a Tierra de cantores interpretó a una caleña y pocos supieron que detrás de un creíble acento valluno había una cartagenera. Después de ser Sandra, la novia de un hermano de Marbelle en Amor sincero, muchos pusieron los ojos en esta actriz, que recuerda su debut casi de extra en Siete veces amada, hace ocho años.

Su papel de Blanca Moscote es uno de los que más ha disfrutado, pues el vallenato es parte de su vida. Es prima de Florina Lemaitre, pero el apellido no ha influido en su carrera. Ha actuado en Francisco el matemático, Tu voz estéreo, Nuevo rico nuevo pobre, Padres e hijos, Casados con hijos y La Pola.

Después de Tierra de acordeones sabe que surgirán más posibilidades. Aunque estaba estudiando comunicación social, quiere seguir actuando y ser presentadora. Mientras tanto, los televidentes la recordarán como la protagonista de los versos de Emiliano Larios.