!Más balas y más muñecas!

Con el estreno de El Cartel 2, el Canal Caracol le apuesta a la segunda parte de una serie basada en el mundo del narcotráfico, pero esta vez con personajes ficticios.
!Más balas y más muñecas!

Uno de los capos más recordados de El Cartel regresa más poderoso. El Cabo, interpretado por Robinson Díaz, tendrá ahora un amor: Vicky Puerta, representada por Carolina Guerra.

A Pepe Cadena le va costar mucho no sólo delatar a sus compañeros de la mafia y los secretos del negocio, sino mantener la atención del público que lo conoció hace dos años, cuando apareció en la televisión como un joven narcotraficante que ahora, con traje naranja y tras las rejas, hará lo mismo que hizo su mejor amigo, Martín González “Fresita”: sapear y salvar el pellejo. Sobre él y lo que recordará frente a las autoridades recae todo el peso de una historia controvertida y al mismo tiempo seductora, para subir el rating.

Diego Cadavid es Pepe, uno de los pocos personajes que pasaron a la segunda parte de la serie El Cartel. Él es el hilo conductor por ser el sapo de la historia. Su libretista, Jörg Hiller, prefiere llamarla “segunda temporada”, un esquema que apenas se abre espacio en las historias dramáticas colombianas y que también lo “lanza al agua” con el que considera es el reto más grande de su carrera. Hiller ha escrito, entre otras historias, las películas Como el gato y el ratón y Soñar no cuesta nada, la telenovela Nuevo rico nuevo pobre y la serie Los caballeros las prefieren brutas.

“El Cartel 2 ofrece nuevas historias y personajes, todos girando en torno al tema central que es el fenómeno de las delaciones en el mundo del narcotráfico”, explica Hiller. Una trama que sin duda llama la atención y que en este caso se apoya en personajes llamativos, a pesar de que el experimento resulte arriesgado. A fin de cuentas, parte del éxito de la primera historia se debió a una especie de juego que el público disfrutó: identificar debajo de los nombres ficticios a los mafiosos reales que han hecho parte de la vida nacional.

La situación está controlada, pues los televidentes ya se reencontraron con personajes que se robaron el show en El Cartel: El Cabo (Robinson Díaz), Anestesia (Andrés Parra) y Don Mario (Santiago Moure). Todos sobrevivientes del desenlace del primer Cartel y que ahora tienen la misión de seguir reinando en el mundo de la delincuencia, con enemigos de peso con acento mexicano.

“Lo que aparece es una mirada resumida de la situación de México, basada en personajes reales mezclados con elementos de ficción. La conexión estaba dada porque los narcotraficantes colombianos fueron los que activaron el negocio allá hace algunos años, dieron las pautas y luego los mexicanos tomaron las riendas”, comenta el libretista.

Un ingrediente que también le asegura cierta independencia con respecto a la primera parte, pues para ver la nueva historia no son necesarios los hechos que se basaron en el libro El cartel de los sapos. “Si antes hubo villanos, en esta también hay héroes, personas entregadas a combatir el flagelo. Cuenta la historia de capos y de personas comunes que terminan enredadas casi sin querer en el negocio, con las consecuencias que eso trae”, agrega Hiller.

Los productores grabaron escenas en Estados Unidos, México, Brasil y Venezuela, algo que le da un atractivo adicional pero que no le roba el protagonismo al nuevo elenco: Víctor Mallarino, Luis Fernando Montoya, John Álex Toro y Juan Carlos Arango. Por supuesto, y como en cualquier historia de mafia, la cuota femenina no solo es importante sino fundamental. Esta vez corre por cuenta de Carolina Guerra, Diana Hoyos, Angélica Blandón, Viña Machado y las mexicanas Patricia y Michelle Manterola.

Esta fórmula triunfadora tendrá que abrirse paso entre una audiencia que en el último año vio tres producciones con diferentes visiones del narcotráfico: Las muñecas de la mafia, El capo y Rosario Tijeras. Pero El Cartel 2 marca un regreso de una historia que tendrá otras visiones en su dirección, pues aparte de Luis Alberto Restrepo, que dirigió la primera parte, intervinieron Andy Baiz (Satanás) y Magdalena La Rotta.

Cada uno le puso su sello a una producción llena de escenas de acción, violencia, personajes y a lo que podría ser un estilo “gánster colombiano”. “Siento que aprendimos a ver un nuevo género, comparable con las películas de mafia, que no se exploró antes y que seguramente llegó para quedarse. Hay que cuidar que no haya saturación, tres o cuatro producciones al tiempo, sino que se releven y se mezclen con otros géneros”, afirma.

Ese es el principal reto, pues una de las series sobre el tema aún no termina y es un género que tiene que soportarse en hechos reales y recientes de la historia del país, para generar identificación. Para eso también está Pepe Cadena, el sapo que echará al agua a todos los narcos, esos que ahora sólo tienen permiso para delinquir en la ficción.