Papacitos de verdad

Estos siete famosos saben que sus hijos están por encima de sus carreras. ¿Qué tipo de padres son las estrellas de Hollywood?
Papacitos de verdad

Will Smith. Profesor en casa

Más que matar extraterrestres, lo que en realidad apasiona a este actor de películas de acción es pasar tiempo con sus hijos. Tanto así que es él quien hace las veces de profesor, ya que decidió junto a su esposa, la también actriz Jada Pinkett, que lo mejor era educarlos en casa. Cuando no les está tomando la lección, se asegura de tenerlos cerca en todos los eventos sociales, e incluso los lleva a los sets de grabación, donde han compartido escenas con él, como en la película En busca de la felicidad. En ella Will Smith dejó en claro que aparte de ser buen actor es un excelente papá.

Hugh Jackman. A dormir antes de las 10

Para este amante del ejercicio no hay mejor entrenamiento que jugar con sus dos hijos: Oscar, de ocho años, y Ava, de tres. Correr por la casa, jugar a las escondidas y simular competencias de lucha no es sólo la mejor excusa para pasar tiempo lejos de las grabaciones y los paparazis, sino que es la fórmula infalible para que se vayan dormir juiciosos antes de las 10 de la noche. Cuando no están en la casa, no es raro ver al protagonista de Wolverine acompañando a sus hijos a los talleres de arte en la galería en Surry Hills, en Sydney, Australia, o llevándolos a comer pollo, su comida preferida.

David Beckham. Tatuados en la espalda

Es tan fuerte la relación del futbolista con sus hijos que se mandó tatuar el nombre de los tres en la espalda. Cuando no se encuentra en un partido o en una sesión de fotos, este inglés se asegura de pasar el mayor tiempo con Brooklyn, Romeo y Cruz, ya sea en el concierto de los Jonas Brother, la banda preferida de los tres, viendo partidos de la liga profesional de baloncesto o incluso entrenándolos para que en un futuro le sigan los pasos en los mejores equipos del fútbol. Tampoco es raro verlos comprando ropa y tenis en tiendas de Nueva York y de Londres.

Chris O’Donnell. Después de misa, donas

Ser papá de cinco no es tarea fácil, pero para el protagonista de NCIS Los Ángeles es cuestión de organización y paciencia. Ir a misa es uno de los planes favoritos del actor. Todos se portan bien porque saben que al final hay donas. Cada vez que tiene tiempo libre de las grabaciones, los recoge en las fiestas de sus amiguitos y los lleva a jugar a la playa o al parque, lejos de los fotógrafos y de sus seguidoras, quienes más que sus personajes de acción, aman su faceta de papá.

Brad Pitt. Descalzos en el parque

Cuando Angelina no está en casa, él queda encargado de sus seis hijos. Algunos hombres saldrían corriendo, pero el galán de Hollywood asegura que no hay nada mejor que arreglar a su pequeño equipo todas las mañanas. Hacerles desayuno, vestirlos y peinarlos para mandarlos al colegio le toma menos de una hora cuando se portan bien; luego los premia llevándolos al parque por las tardes donde todos, incluido el protagonista de El curioso caso de Benjamin Button, terminan untados de tierra hasta la cabeza.

Tom Cruise. Le cuenta sus libretos

Aunque tiene dos hijos mayores con su ex esposa Nicole Kidman, el protagonista de Misión Imposible no puede disimular su amor por Suri, su pequeña de cuatro años, hija de Katie Holmes, a quien no desampara ni de noche ni de día. La lleva a clases de baile, la recoge en el colegio y cuando tiene que ensayar algún guión para una película, recurre a ella para practicar. Si después de contarle la historia en versión adaptada para niños, ella le dice que le gusta, él decide tomar el papel. Es tanta la confianza que Tom Cruise tiene en su hija que ella le escoge la ropa antes de salir a algún evento social.