Susan Boyle supera derrota en una clínica

Trás su derrota el sábado en el programa cazatalentos Britain’s Got Talent, la inglesa Susan Boyle tuvo que ingresar a una clínica para superar la desilusión.
Susan Boyle supera derrota en una clínica

La cantante escocesa Susan Boyle ingresó a una clínica de Londres para ser tratada tras el inesperado segundo lugar que obtuvo en un concurso de talentos nacional por televisión, informó el lunes un diario británico.

Boyle, de 48 años, ingresó a la clínica Priory el domingo, al día siguiente de haber terminado segunda detrás de un grupo de danza masculino en el programa de televisión “Britain’s Got Talent” (Gran Bretaña tiene talento) , informó el diario The Sun.

La compañía de televisión talkbackThames dijo que Boyle estaba “exhausta y agotada emocionalmente” y se tomaría unos días de descanso.  "La ha visto su doctor privado, quien está de acuerdo con su decisión de tomarse unos días para descansar y recuperarse" , dijo la compañía. "Le brindamos nuestro apoyo constante y le deseamos una recuperación rápida".

La policía de Londres no confirmó la información directamente pero dijo que una mujer había recibido asistencia médica de acuerdo con la Ley de Salud Mental y había ido a una clínica en forma voluntaria. Más de 19 millones de personas miraron la final, en la que Boyle era la gran favorita tras haberse convertido en una estrella en YouTube después de su primera aparición en el programa en abril.

El viernes, la presión parecía no parar de crecer sobre la tímida cantante, quien se encerró tras haber reaccionado de mala manera a los periodistas de los insistentes tabloides británicos. Boyle se quedó con 20,2% de los 4 millones de votos de la final, contra el 24,9% que se llevó el grupo de danza Diversity. Se había convertido en una atracción internacional cuando el mundo descubrió que una mujer de 48 años de un pequeño pueblo escocés podía cantar muy bien ante una audiencia nacional.

Lo que siguió fue una intensa cobertura mediática, que incluyó comentarios sardónicos sobre su apariencia, su timidez y su declaración de que nunca la habían besado.  De todos modos, al aparecer en el programa estadounidense de Oprah Winfrey, Boyle dijo que “amaba cada segundo” de su celebridad inesperada.