Estudio revela que espiar a los ex en Facebook puede dificultar la superación de una ruptura amorosa

¿Por qué espiamos a nuestros ex en Facebook?
Estudio revela que espiar a los ex en Facebook puede dificultar la superación de una ruptura amorosa

Hoy en día, un clic nos puede abrir las puertas de un universo fantástico en el que los detalles más íntimos de una persona se pueden conocer. Pero, ¿qué pasa cuando esa persona a la que buscamos es nuestro ex?

Las profesoras Jeese Fox y Katie M. Warber, de las universidades de Ohio y Wittenberg en Estados Unidos, realizaron una investigación publicada en la revista Cyberpsychology, Behavior and Social Networking.

El estudio incluyó a 145 hombres y 183 mujeres entre los 18 y 48 años, quienes respondieron preguntas como: «¿Visita el perfil de su ex pareja?» o «¿Está seguro de su relación actual?»

Más de la mitad de los encuestados revisaron imágenes e información de la pareja actual o de sus ex parejas. Uno de cada tres admitió haber puesto fragmentos de canciones como indirectas a su ex, ya sea para atraerlo de vuelta, herirlo, o postear comentarios para darle celos.

Para sacar sus hipótesis y diferentes conclusiones, las profesoras calificaron los diferentes tipos de apego en las relaciones, identificados por los psicólogos Kim Bartholomew y Leonard Horowitz en 1991: la seguridad, la preocupación (elevan a su pareja porque se sienten inferiores), el desapego y el miedo (que no gustan de las relaciones cercanas por el sufrimiento que implican).

El estudio encontró que tal vez por el alto nivel de ansiedad, las personas cuyas relaciones se encuentran en la categoría de la preocupación  y el miedo  tienden más que otros a incurrir en espiar los perfiles de sus ex y la ansiedad que genera la incertidumbre sobre la relación hace que los usuarios espíen a sus ex parejas.

Resulta que ingresar al perfil de los ex aumenta los niveles de depresión y perjudica notablemente el proceso de superación. Esto es causado por el aumento de los sentimientos negativos y del deseo sexual, factores que incrementan la frustración y la sensación de soledad. 

Las autoras reconocen que el estudio tiene varias limitaciones: no tiene en cuenta otras redes sociales y se enfoca sobre todo en individuos heterosexuales.

Otro de los descubrimientos del estudio es que espiar no satisface del todo la ansiedad que genera la incertidumbre, sino que la aumenta logrando enfurecer a quien lo hace, ya que Facebook a pesar de que brinda credibilidad a los usuarios a través de las fotos, no garantiza una verdad absoluta sobre lo que pasa, y esto dispara los niveles de ansiedad. 

El estudio concluye que al espiar a sus ex amantes, los usuarios están más propensos a interpretar el contenido que buscan en un sentido negativo, lo que puede crear más conflicto o tensión en la relación.

Así que ojos que no ven, corazón que no siente.

 

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cajas de sorpresas

El rejuvenecimiento vaginal no es seguro