Aprenda a preparar una saludable ensalada de langostinos

Con calamares con hinojo y vinagreta de perejil.
Aprenda a preparar una saludable ensalada de langostinos

INGREDIENTES: 4 tazas de caldo de pescado o de pollo 1 tallo pequeño de apio con hojas ¾ libra de calamares cortados en anillos ½ libra de langostinos 1 cucharada de aceite de oliva ¾ taza de hinojo cortado en tajadas delgadas ¼ taza de aceitunas verdes cortadas en rodajas ¼ taza de aceitunas moradas cortadas en rodajas ½ taza de tomate cherry cortado por la mitad 1 taza de espinaca “baby” Vinagreta de perejil:

3 cucharadas de vinagre de vino blanco o de limón 2 cucharaditas de mostaza ½ taza de aceite de oliva 1 cucharada de perejil liso finamente picado ½ cucharada de cebolla cabezona roja finamente picada Sal gruesa y pimienta negra recién molida.

Preparación:

1. En una olla T-Fal ponga a hervir el  caldo con el tallo de apio. Añada los calamares y los langostinos. Cocine por tres minutos. Cuele. En una sartén T-Fal caliente el aceite y añada los calamares, los langostinos y el hinojo. Saltee por dos minutos. Añada sal y pimienta al gusto. Deje enfriar. 2. En una ensaladera ponga los langostinos, calamares e hinojo. Incorpore las aceitunas, tomates y espinaca.  Para elaborar la vinagreta ponga el vinagre y la mostaza. Bata con un batidor hasta que se emulsionen. Añada poco a poco el aceite de oliva hasta obtener una vinagreta emulsionada. Agregue el perejil, la cebolla, la sal y la pimienta al gusto. Sirva aparte. El aceite de oliva La Toscana es una región que alberga las ciudades de Siena, Florencia y Pisa que son patrimonio cultural de la humanidad. Un lugar en donde se formó el Renacimiento y en donde se ha mantenido una tradición culinaria centenaria que incluye unos de los vinos más apetecidos en el mundo, no puede producir sino el mejor aceite de oliva. Toscana está conformada por un paisaje tan espectacular como su vida cultural, sus colinas se ven salpicadas por árboles de olivo que dan vida a uno de sus productos emblemáticos.

La industria italiana del aceite de oliva se caracteriza por ser de productores pequeños mientras otras, como la española, es de grandes fabricantes. El aceite de oliva ha sido considerado como un líquido sagrado y esencial para la vida misma. Tanto es así que  se desarrollaron supersticiones, como por ejemplo, que cuando se riega el aceite sobre una mesa es señal de mala suerte. Para evitar el infortunio se echa sal encima, en forma de cruz.  Un gramo de aceite representa nueve calorías, por esta razón ha sido muy importante en tiempos de guerra y  durante las  hambrunas que se han presentado. El aceite es una forma de supervivencia por su nivel energético, esto, sumado a su exquisito sabor y textura, han sido las razones por las que este producto forma una parte tan importante en la cultura de los pueblos mediterráneos.

Se siembran cerca de cinco variedades de olivas que son resistentes a las heladas. Entre octubre y noviembre viene la recolección con una máquina que mueve el árbol ligeramente y la fruta cae sobre una malla que reposa sobre un colchón, para que no vaya a sufrir el fruto. Se ponen las olivas en una caja profunda.  Se lavan y se retiran las hojas y palitos.  Las semillas se quitan  a mano y seis horas después  se presionan y se pasan por una centrífuga donde se separa el agua del aceite. Una cosa que hay que cuidar bastante es la temperatura y la luz para conservar las vitaminas y perfumes propios del aceite. Cuando ya se ha obtenido el aceite se conserva en tanques  de acero inoxidable por dos años. Cada vez que se va sacando aceite la tapa va bajando indicando el nivel. Es muy importante envasar el aceite en botellas de color, especialmente verde, que protegen el producto de los rayos UV. Para su almacenamiento se recomienda mantenerlos fuera de la luz solar.