Cuando el pelo sufre

Factores climáticos, secadores, tintes, estrés... El pelo resalta la belleza pero también refleja las consecuencias de la constante manipulación. Consejos para evitar su deterioro.
Cuando el pelo sufre

El pelo es el protagonista de nuestra imagen. Es versátil y gracias a diferentes peinados y cortes, las mujeres podemos cambiar de look cuantas veces queramos. Podemos arreglarlo en casa o visitar a nuestro peluquero para teñirlo, cortarlo, peinarlo y hacernos los retoques necesarios para dejarlo reluciente. Aunque existen muchos consejos de nutrición casera, el mercado ofrece un sinnúmero de productos para cuidarlo y embellecerlo con la tecnología y las especificaciones que cada tipo de cabello requiere.

A pesar de los avances actuales, el desgaste no se hace esperar. Factores climáticos, químicos, secadores y planchas van deteriorando el tejido capilar. “La temperatura de las planchas de pelo es la misma con la que horneamos una torta”, explica la estilista Natalia Mejía, quien se le midió al reto Pantene. Esto quiere decir que el pelo sufre y se ampolla cada vez que pasamos la plancha, de la misma forma en que sucedería con otro tejido. El experto Oscar Sonnleintner nos cuenta cuáles son los principales daños y cómo contrarrestarlos.

 

Puntas abiertas y resecas

Para evitarlas, es importante cortarlo como mínimo una vez al mes: “Aunque sea solo un milímetro, porque en cabellos largos las puntas son la parte más antigua del pelo y esto hace que se abra con facilidad”, explica Oscar Sonnleintner, estilista profesional de M.O.E. Hair Studio.

Cutícula abierta

La cutícula es la parte externa de la fibra del pelo y la que más sufre debido a agentes externos. “Es importante lavarlo con buenos productos para asegurar una protección adecuada”, explica el especialista. Los productos de mala calidad propician la porosidad del pelo y abren sus escamas. El resultado es un pelo opaco y descolorido.

 

 

PROBLEMAS CON EL CUERO CABELLUDO

Algunos de los males más comunes son: caspa, resequedad, caída y pelo graso. Uno de los motivos más frecuentes de estos desequilibrios es el lavado diario: “A través del champú diario se retira una protección natural que proporciona la glándula sebácea. Al removerla, se vuelve a activar causando desequilibrio.”

1. Tenga un peluquero de confianza, que conozca su pelo y le recomiende productos según sus necesidades.

2. Tenga cuidado al aplicar un producto o tratamiento casero porque puede beneficiar en las puntas pero hacer daño en la raíz o viceversa.

3. El mercado ofrece productos con efectivos ingredientes que contrarrestan daños químicos (nutren y protegen) y daños térmicos (protegen hasta el 95 % del daño causado por el secador y las planchas).

 

 

últimas noticias