7 consejos para los papás que hacen mercado

?Hacer mercado es una combinación particularmente contradictoria: es un acto de disciplina y regulación económica, como un ejercicio de libertad de nuestros gustos más personales. Lo importante es encontrar un equilibrio. No sobran algunos consejos para hacer una compra más eficiente y, a la vez, más agradable.  
7 consejos para los papás que hacen mercado
ConvenienciaLos supermercados quieren que uno recorra todo el espacio para antojarse. Para esto, nos ponen los artículos más comprados o necesarios, como la leche, al fondo. Identifique los lugares de lo esencial para ir solo por eso. Lo esencialEn la periferia del mercado está lo más saludable y económico. Trace una “u” mirando de frente a las cajas. Lo indispensable para una alimentación saludable está alrededor del mercado, no en el centro, donde todo es “procesado”. CompañíaEvite hacer mercado con niños, y si lo hace, llévelos en el carrito. Si los niños caminan, a su altura encontrarán coloridas y maravillosas trampas diseñadas para “llenar el carrito de más”. ¿Saludable y orgánico?No todo lo que dice ser saludable lo es; para poder leer y dominar toda la terminología y semiología dietaria, se requiere un grado profesional de nutrición. A veces para compensar, un producto bajo en grasa lleva más azúcar. No existe el pescado orgánico. Nuestra mente está diseñada para creer que bajo en grasa u orgánico es mejor. La regla es simple: siempre lo más saludable para la familia es de origen vegetal o animal, y no tiene tantas etiquetas. Usted lo toca, lo huele, lo ve.  DistribuciónOjo, así como hay trampas para niños, hay muchas para los adultos: lo más caro del mercado está, por lo general, a la altura de los ojos de un adulto promedio, donde es inevitable mirar. También son trampas fijas las cajas, en donde hay desde revistas especializadas hasta chicharrones. Siempre hay algo para atraernos. ListaHaga una lista de lo que necesita. Para esto, revise su despensa y nevera, y decida si quiere preparar algo especial o es una compra de rutina. La lista permite controlar el gasto y el gusto. CarritoSi es un mercado pequeño, use una canastilla o un carrito pequeño; cuanto más grande, más posibilidades hay de gastar y comprar cosas no planeadas.   Regla de oro para todo el mundoEl mercado se hace “con la barriga llena y el corazón contento”. Ir a recorrer un supermercado con hambre puede resultar en una compra, al menos, un 30% por encima de lo necesario. Súmele el hambre de sus hijos.