Famosos revelan las herencias de sus padres

 ¿Quién no recuerda con cariño y agradecimiento algo que le dejó el papá? Todos estos personajes nos cuentan sus legados materiales y espirituales.  
Famosos revelan las herencias de sus padres

Carlos "El pibe" Valderrama, exfutbolista

Hijo de: Carlos “Jaricho” Valderrama

“Lo que más le aprendí a ese man es la enseñanza. Mi disposición para aprender todos los días viene de él. Mi viejo es un ejemplo porque, primero, fue jugador profesional; después, profesor de educación física; y luego, a los cincuenta años, se graduó para enseñar matemáticas. Aunque yo no soy todo eso, heredé un poquito. Y esta es la fecha que sigo aprendiendo; mi idea como papá siempre ha sido inculcarle lo mismo a mis hijos. Ellos son como son, no tanto por mí, sino por las enseñanzas de su abuelo”.   Ana Mosseri, artistaHija de: Jacques Mosseri “Mi papá me dejó sus rasgos físicos, que él, a su vez, heredó de sus padres, de origen griego e italiano. Es un fenotipo que en algún momento me hizo sentir distinta a los demás y fuera de lugar, pero al descubrir mis orígenes entendí por qué nos veíamos diferentes y empecé a valorar eso que me hacía distinta y que hablaba de mis antepasados y mi identidad. Desde 1912, mis abuelos iban y venían de Europa, y en 1935 se establecieron definitivamente aquí”.   Juan Gossaín, escritor y periodistaHijo de: Juan Gossaín "De mi padre heredé el amor por los diccionarios. Él era un libanés que, al llegar a Colombia, y según sus propias palabras, no sabía si la letra ‘o’ era redonda o cuadrada. Aprendió español peleando a trompadas con un diccionario viejo y descuadernado que cargaba bajo el brazo. Yo heredé ese amor agradecido por el idioma castellano. Hoy tengo una colección de 124 diccionarios". Ernesto Benjumea, actorHijo de: Carlos "El gordo" Benjumea “La respuesta a esa pregunta no es corta. Si me toca resumirlo diría que por medio de él aprendí a entender que la actuación, más que un oficio, es una carrera profesional. Su compromiso con la profesión es algo que le heredé, esa manera de dedicarse totalmente al personaje y a su interpretación”.  Manuela González, actrizHija de: Manuel María González "De mi padre heredé el nombre, los chistes flojos, el amor por lo domingos bogotanos, la obsesión por la mantequilla de vaca con pan, el tumbao, la manía de garabatear en servilletas, la pasión desmedida por el cine y por Frank Sinatra. También por él juego bolos y me encanta bailar. Gran parte de mí está configurada por él". Coraima Torres, actrizHija de: Néstor Torres Pérez “Yo tuve una corta relación con mi padre porque se murió cuando yo era muy joven. Una de mis últimas memorias fue una vez que él me regaló una cajita de música, una de las de cuerda que tiene una bailarina encima que gira como si bailara. Es un recuerdo que atesoro porque es una manera para guardar mi afecto por mi padre. Cuando la abro, suena la música que me hace pensar en él. Ya no las hacen tanto, son como antigüedades. Cuando veo una cajita de música, siempre pienso en mi papá”.  Julían Román, actorHijo de: Édgar Román "Las herencias que me dejó mi papá son más que físicas, no son los regalos que me dio. El respeto que yo le tengo a la profesión de actor es lo más importante que le aprendí a mi papá. Mi abuelo siempre me decía que la actuación era un hobby y que yo debía estudiar otra cosa. Pero terminé en esto y me lo tomo en serio. En mi familia las celebraciones como el día del padre y hasta los cumpleaños no eran lo más popular, porque eran como muy comerciales. Los regalos que nos daban eran sorpresas y sin motivo alguno. Uno que sí recuerdo y que todavía está en la casa de mi abuelo es un Lego de aeropuerto que me recuerda mucho a mi papá, aunque no sé por qué".   Lucía Aldana Roldán, Señorita Colombia 2012-2013Hija de: Héctor Aldana Gómez “Mi papá me dejó un acordeón viejo que tiene un valor sentimental muy grande en mi familia. Él no sabe tocar muy bien, pero todos los cumpleaños de mis hermanos y míos nos tocaba Las mañanitas a manera de serenata. Era una costumbre muy importante en casa”.  Carlos Vives, cantanteHijo de: Luis Aurelio Vives “Mi papá nos ha entregado un mensaje con su vida. Trabajó muchos años como médico en Santa Marta y estudió su especialización para cubrir una necesidad y servirle a su comunidad. Nunca vio la medicina como una fuente para hacer dinero, aunque nada nos faltó y su trabajo nos dio todo lo fundamental. Su herencia no es económica, es de vocación de servicio, en una ciudad que necesita de mucho sacrificio, compasión y apoyo. El cariño y el respeto de los samarios por él ha sido la herencia más importante que sus hijos hemos recibido. A pesar de ser hijos de un divorcio, nuestros papás hicieron todo lo posible para que a nosotros no nos hiciera tanto daño la separación y la distancia. En edades importantes para nuestra formación, mi papá siempre buscó la manera de hacerse presente en nuestras vidas y mi mamá nunca nos permitió desarrollar una imagen y una relación diferente a la del amor entre padres e hijos”.    

 

últimas noticias

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente