Los senderos que se bifurcan

Lenin Flórez y Falcao jugaron en River Plate, pero apenas uno llegó al profesionalismo.
Los senderos que se bifurcan

Cuando Lenin Flórez llegó a River Plate en 2002, proveniente de Atlético Bucaramanga, Falcao llevaba un año en el club argentino. No fue una sorpresa para este delantero encontrarse a un compatriota en las inferiores de uno de los clubes históricos de Suramérica. «Cuando fui a probar, sabía que Falcao estaba allá, pero no nos conocíamos. Por aquel entonces, El “Tigre” ya era convocado a la selección Colombia sub-17», dice con orgullo. Aunque el nacido en Río Viejo, Bolívar, gustó a los formadores, en principio un problema contractual lo separó de pertenecer a las inferiores del doble campeón de la Copa Libertadores. Lenin compartió habitación con Falcao en la pensión de futuros futbolistas de River Plate; pero, a pesar de cumplir tres meses entrenando con el equipo, un buen día le notificaron que no había espacio para él. «Falcao me ayudó a sacar las maletas. Fue muy triste porque mi sueño era estar en River».

 

Pero el fútbol da revancha. Si bien Flórez retornó a Colombia, las puertas del estadio Monumental de Núñez no se le cerraron. «Al mes, con otro representante, me volvieron a contactar; en el 2003 no pude jugar porque no estaban abiertas las inscripciones, pero entrenaba con normalidad». El 2004 fue la oportunidad de demostrar en cuarta categoría sus dotes de delantero. Los dos colombianos, que nunca coincidieron en el mismo equipo (Falcao es un año menor), se la pasa ban juntos. «En una práctica, jugamos en contra, apostamos una cena y gané. Fuimos a La Cantina de David, un restaurante que frecuentan los jugadores de River».

En el último año que Flórez vistió la camiseta de River, Falcao era figura de reserva, la categoría anterior al profesionalismo. «Yo sabía que la cuarta es el cementerio de los jugadores; igual nunca bajé los brazos. En año y medio, si no te suben a primera y te ofrecen contrato, te dejan libre». En la fecha 15 del Torneo Clausura 2005, Falcao debutó en el primer equipo de River Plate en la derrota 2 a 1 en el Monumental frente a Gimnasia de la Plata. Flórez se enteró lejos, concretamente en su nueva casa, el Valledupar Fútbol Club, conjunto de la segunda división del fútbol colombiano. Su rapidez y potencia, motivos por los que River lo tuvo en su semillero, regresaron a Colombia tras otra oportunidad. No obstante, una lesión en el tobillo derecho lo alejó de las canchas. A los 20 años, empezó a escáparsele la posibilidad de continuar viviendo del fútbol.

En la B colombiana tuvo minutos y a Argentina regresó para seguir luchando por su objetivo. Almagro, otro modesto club de segunda división, lo sedujo, pero nuevamente no hubo pacto para firma contrato. Mientras Falcao rompía redes en estadios llenos, Flórez se fue haciendo la idea de lo difícil que es mantenerse en el fútbol. «Hay gente que técnicamente no es buena, pero es trabajadora y llega. Hay otros que reúnen todas las condiciones y se quedan en el camino». En su paso por el fútbol conoció a varios que, como él, se vieron corriendo tras un balón en un cuadro con una gran hinchada. De todos los compañeros con que jugó, entre los que se destacan Juan Pablo Carrizo, Matías Abelairas y René Lima, a Falcao lo considera como uno de los suyos. Por algo fue uno de los invitados al matrimonio del «Tigre», en 2007, y a dos partidos del Atlético de Madrid en Europa. «Falcao es inteligente hasta para hablar y tuvo la fortuna de tener a una familia siempre pendiente de sus cosas», confiesa.

Hoy el contacto de ambos es permanente. En las ocasiones que Colombia jugó en Barranquilla la pasada eliminatoria, Flórez, que vive cerca del hotel de la concentración, lo fue a saludar. Cuando pasa rato con Falcao y el resto de estrellas como Freddy Guarín y Luis Fernando Muriel, le sobran razones para sentirse como uno de ellos. Por algo en su adolescencia defendió los colores de River Plate, una de las escuelas donde se formó al lado del « Tigre », su amigo y figura del fútbol mundial.

 

últimas noticias

¿Cómo revivir la pasión con tu pareja?

Las ventajas de la masturbación femenina

Los suplementos de la mujer