Polos Opuestos

Podría pensarse que Falcao y Jean-Claude Biver, director ejecutivo de relojes Hublot, no tienen nada en común, pero hace unos meses se conviertieron en amigos del alma.
Polos Opuestos

Falcao es Colombiano; Biver, suizo. Falcao ha entregado su vida a los balones; Biver, a los relojes. Falcao tiene 27 años; Biver, 64. ¿Qué unió a este dúo dispar?

Su amistad ha sido corta, pero sustanciosa. Se conocieron hace unos meses en Montecarlo y, como un amor que nace a primera vista, Biver –el director ejecutivo de la marca de relojes Hublot– se conectó de inmediato con el futbolista. «De entrada, Falcao es muy colombiano –explica Biver–. La gente colombiana es hospitalaria, siempre está de buen humor,ama la vida y la disfruta… son personas muy amistosas. Pero aparte de eso, Falcao es un hombre muy humilde y muy generoso. Tiene los pies en la tierra, vive por el bienestar de su esposa y su hija, y no carga ni una pizca de arrogancia. Lo admiro profundamente».

Cuando Biver se dio cuenta de que los unían los mismos valores, la amistad fue creciendo. Afrontaban sus relaciones de la misma manera, tenían como prioridad a la familia y para los dos era de gran importancia ayudar a otras personas. Creían en el mismo ser superior y fueron criados en hogares cimentados sobre principios religiosos. «Tanto Falcao como yo creemos en el amor y el amor es Dios».

No es fácil que se encuentren en la misma ciudad. Biver vive en Suiza y Falcao está establecido en Mónaco. Además tienen trabajos que los obligan a viajar constantemente. Pero no por esto dejan de estar en contacto. Por lo menos una vez al mes conversan –en inglés– o intercambian correos. El empresario no se pierde un partido del «Tigre» y, si ha sido uno especialmente emocionante, no aguanta las ganas de escribirle un mensaje de texto en el que –a pesar de su permanente calma– pone en evidencia toda su euforia futbolística. Cuando tienen la suerte de coincidir en el tiempo y el espacio, hacen lo posible por buscar la naturaleza: los mejores momentos que han pasado juntos los han vivido en la finca de Biver, que queda en las montañas. Van con sus esposas, ven sus vacas, disfrutan una buena comida y respiran aire puro.

Fue a raíz del respeto que despertaba Falcao en Biver que él le propuso que fuera la imagen de la marca de relojes Hublot. «Era el perfecto embajador –explica Biver– por su dedicación a la caridad, por su interés en ayudar a los niños, por sus valores humanitarios, por su éxito, su humildad y su autenticidad… Todo eso lo compartía con la marca ». Y, por supuesto, también era clave su amor por los relojes.

Pero Hublot es una empresa de relojes suizos. Si buscaban un futbolista con estilo, que fuera un buen representante del glamur detrás de la marca, habrían podido elegir entre múltiples jugadores europeos, atractivos y elegantes; sin embargo, escogieron a Falcao porque la decisión iba más allá de la imagen de estos hombres en las páginas de las revistas: lo esencial era la energía que irradiaban y el colombiano le ganaba a cualquiera. «El éxito de Falcao se debe, aparte de la genética y de todo el tiempo que ha dedicado a entrenarse, a que vive en profunda armonía –asegura Biver–. La armonía le ha permitido fortalecer su cuerpo y su mente, estar en paz, tener el poder de expresarse a través de su arte y actuar con visión e inteligencia».

Cuando Biver habla sobre Falcao, sereno y pausado, en su voz se siente una sinceridad conmovedora que revela una amistad genuina, atada con la fuerza que surge de la admiración. No se necesitan años para construir un lazo sólido y poderoso, unos meses son suficientes.

 

últimas noticias

¿Cómo revivir la pasión con tu pareja?

Las ventajas de la masturbación femenina

Los suplementos de la mujer