Así fue la primera gran lesión de Falcao

El médico que dirigió la recuperación de Falcao cuando jugó en River Plate habla de la rotura de ligamentos cruzados que puso en riesgo la permanencia del «tigre» en el fútbol hace siete años.  
Así fue la primera gran lesión de Falcao

088 lesion-1

Por: Gustavo Adolfo Castro, médico deportólogo.

 

«Ya está… es así». Con esa lapidaria frase Falcao confirmó resignado ante la prensa argentina, que indagaba por una lesión de rodilla durante un entrenamiento con River Plate, en enero de 2006. «Iba a frenar la pelota, y cuando apoyé el peso del cuerpo sobre la pierna derecha, se me fue. Es un dolor muy fuerte, por unos minutos no te deja saber lo que pasa», explicó. 

La noticia le dio la vuelta al continente. Radamel Falcao García, con apenas 19 años, era una de las promesas del fútbol colombiano y descollaba como goleador en Argentina, cuando sufrió la peor lesión que puede tener un futbolista.

Falcao estuvo fuera de las canchas diez meses, justo en el momento en el que cumplía su sueño de jugar en primera división. Apenas siete meses antes había debutado en un encuentro contra Gimnasia de la Plata. Y tres meses antes, el 2 de octubre de 2005, ante un lleno total del Monumental, le hizo dos goles a Independiente de Avellaneda, en un clásico a muerte, y convenció al técnico «Mostaza» Merlo de que no debía abandonar la titular. Y así fue, hasta aquel 19 de enero, cuando entrenaba para enfrentar a Oriente Petrolero de Bolivia en un partido de Copa Libertadores. 

«Baja sensible», titularon algunos medios argentinos; «Preocupación en el cuerpo técnico», dijeron otros. Falcao había sido la revelación –solo bajo la dirección de Merlo, había marcado siete goles en siete partidos del Torneo Apertura 2005–, y una noticia como esta era un baldado de agua fría para la afición y para el club.

Un par de semanas después, su club se encargó de la cirugía y el joven colombiano le pidió a River que le dejaran recuperarse en su país.

Llegó a Colombia con un diagnóstico complicado, recuerda el médico Gustavo Adolfo Castro, de Med, el centro médico deportivo especializado en rehabilitación. Junto a Carlos Ulloa y Carlos Entrena, se encargaron de elaborar un plan para él. «No había certeza de que pudiera volver a jugar», dice hoy el médico, que exhibe una medalla olímpica por hacer parte del equipo de la bicicrosista Mariana Pajón.

Castro resalta el tesón de Falcao para afrontar un momento tan difícil: «Trabajaba todos los días, excepto el domingo, a doble jornada; eran seis horas diarias ». A eso del quinto mes, el cuerpo médico recuperó la esperanza de que volviera a las canchas. 

Pero Falcao nunca lo dudó. No bajó la guardia, nunca se le vio triste, jamás se quejó. Era muy puntual y, al terminar cada jornada, les preguntaba a los médicos qué más podía hacer. «Ya no más por hoy, descanse», le repetían para que se fuera a la casa. 

«Es raro ver jóvenes con ese espíritu, con esa seguridad. Tiene una fuerza mental increíble, eso distingue a los campeones», dice Castro, quien junto a Ulloa y Entreno hace parte del cuerpo médico que atiende a la Selección Colombia de Fútbol.

Falcao ya había pasado por otras dos lesiones antes de llegar a las primeras divisiones del River: una cirugía de pubalgia y una lesión de tobillo. Esta última lo dejó por fuera de la selección Colombia que jugó el mundial sub-17 en Finlandia.  

El retorno fue difícil. Lo hizo en la fecha seis del Torneo Apertura de 2007, contra Quilmes. Falcao jugó unos minutos del segundo tiempo y solo pudo saborear el gol en octubre de ese año, frente a Rosario Central. Y lo hizo como solo él sabe, con una dupla que le dio el triunfo a su equipo. El resto de la historia del «Tigre» ya está contada… y escrita en color dorado. 

 

 

últimas noticias

¿Cómo revivir la pasión con tu pareja?

Las ventajas de la masturbación femenina

Los suplementos de la mujer