¿Cómo gozarse el Festival de cine de Cartagena?

¿Perseguir a las estrellas o concentrarse en la competencia? ¿Seguir las retrospectivas o empaparse del panorama actual? El 53º Festival Internacional de Cine de Cartagena se puede disfrutar desde diferentes ángulos. Guía para escaparse a La Heroica a vivir 8 días de cine.
¿Cómo gozarse el Festival de cine de Cartagena?

A la larga uno tiene que escoger, porque regalarse una semana para disfrutar del Festival Internacional de Cine de Cartagena, que ocurrirá entre el 21 y el 27 de febrero próximos, debe tener algún sentido. No se trata de ir por ir, se trata de ir y sacarle provecho al certamen desde la perspectiva que a uno más le guste. No se trata de verlo todo, nadie puede, sino de ver lo que se quiere. Así que toca escoger, aunque elegir cueste y las tentaciones se crucen.

Tres colombianas en competencia

La primera provocación es seguir de cerca la competencia oficial, ver los largometrajes de los nuevos directores latinoamericanos que luego darán de qué hablar. Así sucedió, por ejemplo, con el chileno Pablo Larraín, cuya película Post mortem fue la gran ganadora del Festival en 2011. El chileno pasó casi inadvertido por las calles cartageneras ese año, y hoy es acosado por los medios por haber sido nominado por su película No, en la categoría de mejor película de habla no inglesa, en los próximos premios Oscar.

La compendia de ficción ofrecerá 15 películas, todas filmadas el año pasado, todas estrenos mundiales, entre ellas tres colombianas: Deshora, de Bárbara Sarasola-Day; El faro, de Pacho Bottía; y Señoritas, de Lina Rodríguez.

La riqueza de los documentales

Si uno se vanagloria de gustar de los documentales, ese género pseudoclandestino al que todo el mundo le saca el cuerpo por pereza intelectual, la 53º edición del FICCI es una oportunidad excelente para trazarse un panorama de los más recientes. Eso sería suficiente para regresar contento. A fin de cuentas, los documentales suelen ser ignorados por los exhibidores. La lista de trabajos está encabezada (aunque no esté en competencia) por Bel Borba está aquí, de los directores Burt Sun y André Constantin. Borba, invitado al Festival, es un artista brasileño callejero cuyas intervenciones en la ciudad de Salvador de Bahía son un ejemplo para el mundo. La competencia, entre tanto, incluye tres nuevos documentales colombianos: La eterna noche de las doce lunas, sobre la cultura Wayuú; La Gorgona, historias fugadas, sobre la otrora isla prisión; y El viaje del acordeón, sobre los orígenes del instrumento y su relación con la música vallenata.

Gemas y retrospectivas

Si nuestra virtud no es, precisamente, el latinoamericanismo, puede uno transarse por dos opciones: seguir las retrospectivas de Vittorio de Sica, Paul Schrader y Raoul Peck, o empaparse de las películas más premiadas durante los festivales de cine del año pasado.

Las retrospectivas son un privilegio especial. Para quienes quieren estudiar juiciosamente el trabajo neorrealista italiano de De Sica, el célebre autor de El ladrón de bicicletas, no existe una mejor opción. Algo similar sucede con Schrader, virtuoso guionista de películas tan famosas como Taxi Driver, El toro salvaje y La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese. Schrader, además, estará en el Festival y ofrecerá un encuentro con quienes, precisamente, quieren saber un poco más de su obra. Para quienes se estén formando como guionistas, solo el encuentro con Schrader amerita el viaje.

Ni qué decir de la retrospectiva de Peck, director haitiano que acudirá al Festival con una nutrida filmografía, prácticamente, desconocida en Colombia.

En cuanto a las películas premiadas, basta decir que entre ellas se destaca No, de Pablo Larraín; Cesare debe morir, de los hermanos Taviani, ganadora del Oso de oro de Berlín;  Bárbara, del alemán Christian Petzold, Oso de plata en Berlín, y Post Tenebras Lux, de Carlos Reygadas, elegido mejor director en Cannes 2012.

Si uno es un colombialófilo, bien puede concentrarse en la sección Colombia al 100 por ciento, que ofrecerá 13 películas nacionales realizadas el año pasado.

Las estrellas en el cielo cartagenero

El invitado de honor, como lo fue Isabella Rossellini el año pasado, será el actor Harvey Keitel, nominado a un oscar por su actuación en Bugsy, de Barry Levinson en 1991, y célebre por su participación en El piano, de Jane Campion. Keitel conversará con la directora del Festival, Mónika Wagenberg.

Entre la lista de invitados también se encuentra, además de Paul Schrader, el director español Julio Medem, una de las grandes figuras ibéricas de la década del 90, y quien viene cargado de sus películas más sobresalientes, incluídas La ardilla roja (1993) y Lucía y el sexo (2001).

Toda la programación está disponible en http://ficcifestival.com/