Bertolucci aterriza en Cartagena

Llegó al Festival Internacional de Cine en 1981, en el momento cumbre de su carrera.
Bertolucci aterriza en Cartagena

En los últimos diez años había realizado El último tango en París (1972), Novecento (1976) y La luna (1979), y en La Heroica presentó el que era su más reciente trabajo: La historia de un hombre ridículo. Libre de la vanidad de las estrellas, rechazó con cariño las adulaciones y le aseguró a CROMOS que era el último en entender sus películas. Confesó que para él era fundamental ambientar sus filmes con escenas de baile, pero que él era incapaz de bailar, y que la fama era una especie de resignación que uno debía paliar con impotencia. El monstruo que más tarde dirigiría El último emperador (1987), cautivó a los cartageneros y se fue feliz.