Que su metabolismo no pierda el paso

Factores como el estrés, el sedentarismo y los malos hábitos alimenticios afectan el metabolismo. Cuando este proceso se altera, las personas sienten fatiga y tienen más tendencia al sobrepeso. Aprenda a regularlo.
Que su metabolismo no pierda el paso

El metabolismo es una de las funciones vitales del ser humano. Gracias a este importante proceso, el organismo desdobla los alimentos y los transforma en nutrientes necesarios para mantener la salud. Está formado por varios pasos: la alimentación, la respiración, la digestión, la renovación de tejido celular y la liberación de desechos. La función metabólica es de suma importancia porque tiene como fin producir energía necesaria para el funcionamiento del organismo, regenera tejidos y se encarga del crecimiento. “El proceso metabólico se encarga de convertir los alimentos en glucosa, ácidos grasos y aminoácidos”, afirma el médico y especialista en medicina biológica, Nelson Peña. El estómago recibe los alimentos, los digiere y a través de la sangre, el hígado recibe las sustancias que luego transforma para que los demás procesos orgánicos se den normalmente.

El metabolismo lento puede hacer que la persona queme una menor cantidad de calorías, tarde más en hacer la digestión y por consiguiente, hay tendencia a acumular más grasa en la zona abdominal y otras partes del cuerpo. Los desajustes metabólicos más comunes ocurren debido a problemas con la tiroides (hipotiroidismo o hipertiroidismo), que es la glándula encargada de producir hormonas que regulan el metabolismo. La diabetes, el colesterol alto, la obesidad o los altos niveles de ácido úrico, también son trastornos comunes ligados a este proceso.

Es común que cuando hay un metabolismo lento, las personas recurran a dietas hipocalóricas. Esto es un error porque el cuerpo se defiende a través del metabolismo para evitar la desnutrición.