Cómo darle un desayuno saludable a sus hijos

La forma de recargar las baterías de un niño es con la primera alimentación del día. De ahí la importancia de darle los nutrientes que necesita.
Cómo darle un desayuno saludable a sus hijos

En la teoría suena bien, el problema es en la práctica, porque el gran promedio de niños en el mundo no desayuna bien, ya sea porque comen lo que no los nutre o porque lo hacen con afán y en menos de 10 minutos.

 

¿Por qué es tan importante que los niños desayunen bien?

- Tendrán energía para afrontar el esfuerzo físico e intelectual que les exige la jornada diaria escolar. Además, tendrán mejor atención, más participación en las actividades escolares y más energía para jugar.

- Si no lo hacen bien, la ansiedad se despierta y crece la necesidad de consumir productos de alto contenido en azúcar y ácidos grasos como la deliciosa pero dañina “comida chatarra”, y otros productos similares de alto contenido calórico relacionados directamente con el aumento de los índices de sobrepeso y de obesidad.

- Un buen desayuno evita que les duela la cabeza, que tengan mareos o incluso desmayos por la baja de glucosa en la sangre y en su cerebro.

El desayuno ideal para los niños

Si usted quiere que su hijo disfrute el momento del desayuno, y le quede para toda la vida este hábito que le marcará en sus tendencias alimenticias cuando sea un adulto, debe tener en cuenta tres puntos fundamentales:

1 Una buena presentación, que sea divertida, con colores, creativa y ojalá variada cada día.

2 Debe ser sin prisa y sin atropellos de ningún tipo. Ayúdele con su buena actitud y alegría para que sea un momento grato y el comienzo de un buen día.

3 Por último, debe contener como mínimo tres de los siguientes alimentos: Lácteos: leche, yogur o queso.; Hidratos de carbono: cereales, galletas, pan, entre otros; Grasas: aceite de oliva, mantequilla (ojalá clarificada), mantequilla de maní o chocolate.