¿Para qué es bueno el cereal?

El cereal es uno de los alimentos que nos regala la naturaleza para proveernos de salud, ya sea como remedio o para prevenir enfermedades.

El cereal es sinónimo de salud. Ayuda a bajar el colesterol, a prevenir la arteriosclerosis, los primeros síntomas de enfermedades cardiovasculares, y a mantener el azúcar de la sangre en buen equilibrio. Con su consumo también es menos probable que la persona sufra de hemorroides, irritación del intestino, diverticulosis, y, hasta de úlceras. Ayuda a prevenir los cálculos biliares, las várices, y las probabilidades de sufrir un apendicitis y mal de Crohn. Otra ventaja es que ayuda a prevenir el cáncer de colon, próstata, recto, intestino y de pecho.

Durante siglos, los cereales como el trigo, el arroz, el maíz, la avena y el centeno han sido fundamentales en la dieta. Se han consumido en todo el mundo en una gran variedad de productos, desde la pasta en Italia hasta las gachas de avena en Escocia. Entre los nutrientes que contienen se encuentran la vitamina E, el complejo vitamínico B y minerales como selenio, zinc, cobre, hierro, magnesio y fósforo.

El cereal integral conserva toda su riqueza porque no sufre procesos de refinamiento, y además ayuda a mantener la alcalinidad del organismo; es decir, lo libera de la acidez, que es un estado que favorece la aparición de muchas enfermedades. Cuando son totalmente naturales, sin procesar, los granos enteros proporcionan vitaminas, minerales, carbohidratos, y la fibra necesaria para gozar de una salud excelente. Los carbohidratos son necesarios para que el cuerpo pueda disponer de una mayor energía: son el “combustible” del cerebro, músculos y órganos internos.

Para la macrobiótica, la prueba más evidente de que debemos incorporar cereales integrales a diario en la dieta es que la mitad de nuestra dentadura, molares y premolares, está preparada naturalmente para masticar granos enteros. Los granos integrales contienen una variedad de micronutrientes y oligoelementos que se pierden en el proceso de refinación y que podrían ser beneficiosos para la salud.

La avena es el cereal que está más presente en la cosmética, como por ejemplo las cremas para el cuerpo o la cara y los champús. Lo que hace es absorber algunas impurezas de la piel, suavizarla y relajarla. Además le permite estar siempre hidratada. Es ideal para pieles secas o sensibles. Uno de los cereales más comunes es el arroz, que tiene una gran gama de antioxidantes naturales. Puedes usarlo como suavizante o como hidratante. El agua de arroz es excelente para pieles secas. El trigo ayuda a retrasar el envejecimiento y es un gran antioxidante.

Para mantener el pelo con presencia vital y sano al 100% se deben consumir alimentos ricos en biotina, ácido fólico, vitamina B12, vitamina E, entre otras, que los encuentra en los cereales. Estos aceleran las actividades metabólicas del cabello, la piel y las uñas.

Las personas que mantienen dietas basadas en fibras complejas de carbohidratos sufren menos estreñimiento. Quienes los consumen tienen sus niveles de colesterol en la sangre en forma aceptable, así como también la posibilidad de sentirse más descansados en el día y tener mejor sueño en la noche.

 

Foto: Archivo CROMOS.