Consejos para tener una piel perfecta

No es necesario gastar cantidades de dinero para tener la piel que deseas tener.

 

Tener una piel hermosa no es privilegio de unas pocas. Sólo necesitas un poco de disciplina y cuidado para que el paso del tiempo no deje rastro.

 

Lo más importante es saber qué tipo de piel tienes para saber cuáles son los cuidados indicados. La piel seca tiene un aspecto opaco y rugoso, se irrita con facilidad y tiende a descamarse. Por la escasez de grasas y agua, debes tratarla con cremas hidratantes. 

 

La piel grasa siempre luce brillante y requiere una limpieza especial por el exceso de grasa y los poros dilatados, que se pueden convertir en puntos negros y espinillas. En algunos casos debes usar jabones medicados. 

 

En el caso de las pieles mixtas, existe una zona seca y otra grasa, lo indicado es que efectúes una rutina de cuidados que hidrate la zona seca y reduzca la secreción sebácea en la zona grasa.

 

La rutina más recomendable para todo tipo de piel se inicia con una limpieza del rostro con un jabón suave, que se ajuste a tu tipo de piel, haciendo movimientos circulares y hacia arriba. Luego haces una exfoliación, para remover células muertas; esta se puede hacer con productos que consigues en el mercado o con ingredientes naturales como azúcar con unas gotitas de limón. 

 

Es aconsejable que uses una mascarilla una vez por semana. Puede ser  natural, a base de melón para piel seca, pepino para piel grasa y papaya para piel normal, y se debes dejarla en la piel durante 15 o 20 minutos.

 

El siguiente paso es aplicarte una crema de contorno de ojos, para día o noche, que se consigue en el mercado dependiendo de la necesidad de cada piel. Finalmente debes aplicar una crema hidratante adecuada para tu clase de piel, también con movimientos circulares ascendentes. En el día es imprescindible que uses bloqueador, pues los rayos ultravioleta resecan la piel, la envejecen y pueden producir cáncer.

 

Los hábitos son determinantes. Aquí unos consejos para tener una piel tersa y sana: - Bebe ocho vasos de agua al día. - Evita el alcohol y el cigarrillo. - Aliméntate en forma equilibrada, privilegiando el consumo de frutas y verduras. - En la medida de lo posible, duerme ocho horas diarias. - Realiza actividad física.

 

Y lo más importante, acudir a un dermatólogo que te indique el tipo de piel que tienes y los productos que serán de utilidad. 

 

 

Foto: Google con derecho a reutilización. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Beneficios de la vela de soya

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente