Lo extraordinario de los garbanzos

Alrededor de los alimentos se han desarrollado diversas historias, algunas de ellas han cambiado la historia de una región o país.
Lo extraordinario de los garbanzos

Los garbanzos se han utilizado como alimento y sustento desde las épocas prehistóricas. En la dieta mediterránea  y del Medio Oriente son muy importantes, los encontramos en cacerolas, ensaladas sopas y paellas. A continuación, una adaptación de un relato histórico sobre esta tradicional legumbre que hace el escritor de cocina Clifford A Wright en su libro A Mediterranean Feast:

"En el año 1282, Francia dominaba el reino de Sicilia. El poder lo ejercía con un importante destacamento de soldados, oficiales y sus familias apostados en la isla. Los sicilianos odiaban a los invasores y soñaban con derrotarlos en el momento indicado para liberar su tierra.

La oportunidad se dio en Palermo durante el día de acción de gracias, cuando los sicilianos celebraban sus festividades. En el transcurso de las danzas y los cánticos, varios oficiales franceses decidieron intervenir, animados por el abundante licor. No tardó mucho, cuando uno de los invasores se sobrepasó con una bella mujer siciliana. El marido, enfurecido lo mató en el acto con una daga. Sus amigos reaccionaron y pronto fue abatido todo el grupo de militares presentes en la fiesta. La noticia se esparció velozmente, la población se alzó y comenzó a atacar residencias, cuarteles y conventos en donde se escondían los ciudadanos franceses.

Para identificar precisamente a los enemigos les obligaban a pronunciar la palabra garbanzo, que en el dialecto local se decía ciciri, impronunciable para los galos. Aquel que no lograba decir bien y recio la palabra ciciri, pronto perdía su cabeza".

Los garbanzos como arma de guerra no son tan importantes como los estupendos platos que se logran con este extraordinario grano.

GARBANZOS CON ESPINACA Y CROTONES DE PAN

INGREDIENTES

1 taza de garbanzos1 hoja de laurel2 ramitas de tomillo3 a 4 tazas de caldo de pollo2 cucharadas de aceite de oliva½ taza de cebolla cabezona finamente picada1 cucharadita de ajo finamente picado? taza de tomates chontos sin piel ni semillas cortados en cubos pequeños¾ taza del líquido donde se cocinaron los garbanzos¼ cucharadita de comino en polvo½ cucharadita de paprika¼ cucharadita de pimienta cayena1 pizca de clavos en polvo3 tazas de espinaca cortada en pedazos pequeñosDecoración4 tajadas de pan blanco u integral2 cucharadas de mantequilla a temperatura ambientePreparacióncalentar el horno a 375ºF (190ºC)

1- En una olla T-Fal a presión ponga a cocinar los garbanzos. Vierta suficiente caldo de pollo que cubra los garbanzos. Añada el tomillo y la hoja de laurel, y cocine por 30 minutos o hasta que estén tiernos.

2-  Cuele reservando ¾ de taza del líquido donde se cocinaron los garbanzos. En una sartén T-Fal caliente el aceite y sofría la cebolla y el ajo por dos minutos. Añada el tomate y continúe salteando por otros dos minutos más.

3-Agregue los garbanzos, la paprika, comino, cayena y clavos. Vierta el liquido reservado y cocine por 10 minutos a fuego bajo, teniendo cuidado que no se desintegren los garbanzos. Finalice añadiendo la espinaca y cuando este cocida añada la sal a la preparación.

4- Con una espátula pequeña unte ligeramente la mantequilla sobre el pan. 5-Retire los bordes y corte el pan en cuadros o triángulos medianos. Ponga el pan sobre una lata de hornear y hornee hasta que estén dorados.

6- Sirva los garbanzos con la espinaca y tomate en una vasija y agregue los crotones sobre la preparación.

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Cajas de sorpresas