La reinvención de la diseñadora colombiana Johanna Ortiz

La caleña, mejor diseñadora en los Premios Cromos de la Moda 2014, impuso su estilo: logró que la mujer cambiara el escote por la sensualidad de los hombros. Para Colombiamoda 2015 la orquídea inspira su colección.

La reinvención de Johanna Ortiz

La vida compensa. El universo conspira. Lo que ayer fue estupor y dolor, hoy es júbilo y certeza. Lo supo Johanna Ortiz. Lo aprendió con la contundencia que estremecen los golpes de la vida. El paso del tiempo se llevó los porqué y les dio paso a los para qué.
Octubre de 2013, pasarela de cierre de Cali Exposhow: cancelada por lluvia. Meses de trabajo en el aire. Nadie pudo apreciar el resultado de un dedicado proceso en el que intervinieron más de 50 personas de diversas disciplinas.

Julio de 2014, pasarela de cierre de Colombiamoda: ovación de pie para la colección Nativa del Mundo. Meses de trabajo en escena, gracias a una llamada previa de Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda. “Quiero que cierres Colombiamoda”.
La colección de la feria de Cali dejó a las modelos vestidas. Johanna no olvida el llanto de sus colaboradores y la sensación de que los decepcionaba. Recuerda también su decisión: no dejar que el momento difícil la venciera, desde la certidumbre de que si algo tan fuerte había sucedido era porque algo mejor la esperaba. ¿Cuándo? ¿Dónde? La respuesta llegó con esa llamada de Botero. La fecha: nueve meses después de Cali Exposhow. El lugar: Medellín.

“Colombiamoda me exigió mil veces más, porque sabía del compromiso que implicaba cerrar la feria. Sentí una dicha tan inmensa como la responsabilidad”, cuenta la mamá de Lukas, Lorenzo y Joaquín, desde Cali, donde siempre ha tenido la sede de su empresa de moda.
No duda en calificar el cierre de la feria antioqueña el año pasado  como uno de los momentos más emocionantes de su carrera, sino el más. “Venía de unos momentos de frustración y Colombiamoda fue recompensa y oportunidad”, precisa con énfasis y emoción.
“Creo en la ley de la compensación. En ser generosa con la gente, porque todo se devuelve. Somos gente talentosa y uno crea sus escenarios de vida”, apunta con una sonrisa. Esa que seguro tendrá al presentar su colección Resort 16, el próximo miércoles 29 de julio, a las 8:00 p.m. en Medellín.


 

CONSTRUCCIÓN

Su nombre ha sonado con insistencia en los últimos meses. Portadas de revista con personalidades luciendo sus diseños. Fashionistas que se volvieron sus seguidoras y admiradoras incondicionales. Mujeres que no temen que otra lleve un vestido similar (en una boda reciente en Cartagena, hubo seis invitadas enfundadas en tres modelos de Johanna). La primera dama del país, María Clemencia de Santos, ha elegido trajes firmados por Johanna para recibir al presidente Barack Obama en Cartagena y para atender una cena de gala con los reyes de España en Madrid.

Declaraciones visuales y públicas que Johanna agradece con cariño y profunda sinceridad. Especialmente porque aprecia la historia estética de ellas, y por la manera cómo cada una adapta sus diseños a su estilo personal.
“La primera dama ha sido clienta de mi marca y de Pink Filosofy. Tiene una silueta espectacular y siempre va muy apropiada para cada ocasión. Ha sido muy generosa al vestirse de Johanna Ortiz en momentos muy especiales”.

Cada paso, poco a poco, ha sido ganado a pulso. Con 12 años de experiencia, Johanna se la jugó hace dos por una suerte de reinvención. Emprendió la búsqueda de una identidad más global y tuvo dos frases como carta de navegación: “Si no me lo pongo yo, no lo saco” y “Que tenga el sexy apropiado”.
“Me gusta mirar cómo va vestida la gente, cómo me vestiría yo. Qué me gustaría proponerles, para romper parámetros y dejar el miedo atrás. Entonces, empecé a buscar ese centro y esa identidad, sin abandonar el recorrido de los otros años. Sabía que esto era lo mío. Siempre buscando la expresión del equilibrio y la belleza”.

Una belleza muy cercana al aprendizaje de la mujer contemporánea. Esa que está en su círculo cercano de amistades, esa que admira en sus viajes y siempre, siempre, la sorprende porque luce refinada sin esfuerzo: Para decirlo en una palabra en inglés: effortless.
Esa a la que no le cuesta trabajo vestirse, que fluye y se ve natural. Una mujer que sin pronunciar palabra, solo con su atuendo, expresa un estilo personal, que interpreta la moda y la personaliza, pero que jamás la sigue.

 

JohannaOrtiz

“Paola, mi hermana, es el hemisferio activo que todos los diseñadores necesitamos para que los sueños se puedan cumplir. Me ha enseñado que nuestros dos mundos pueden ser compatibles mientras haya respeto".

 

ICONOS

Desnudar los hombros, hacer visible un poco, solo un poco, la piel de las piernas, elevar la camisa masculina a indispensable del ropero femenino, convertir las faldas en pareos sofisticados y urbanos, camisetas con un aire retro en las grafías y moderno en las siluetas, son algunos de los momentos más reconocibles de la firma Johanna Ortiz, después de la colección Nativa del Mundo en Colombiamoda, a la que luego se sumaron Cali Exposhow en 2014 y Perú Moda.

Momentos que cientos de mujeres han ayudado a confirmar, incluyendo a las celebridades Diana Agron y Amanda Seyfried (Vogue USA de junio), en una aceptación implícita de un estilo de diseño que, sin duda, señala un halo más global. Un reflejo de lo que vive la diseñadora, de lo que desea y de cómo se imagina a la mujer de hoy y las formas cómo quiere que su figura se manifieste. Vestidos para soñar. Vestidos que cumplen sueños. 

La pasarela propone y si el mercado responde, entonces, se logra ese deseo universal del diseñador, sea cual sea su nombre o el tamaño de la empresa: que coincidan los universos creativo y financiero.

Volviendo a los íconos. La camisa Tulum, de mangas caídas y voluminosas, que dejan ver los hombros, con decidido acento caribeño, no para de venderse un año después de haberse visto en la pasarela. La lucen con jeans y taconazo, con faldas de gala para una fiesta de etiqueta o con shorts para las vacaciones. Una sola prenda cumple el deseo de la mujer de hoy cuando abre las puertas de su clóset: ¡versatilidad!

“Siempre he dicho que el hombro puede ser más sexy que un escote profundo. O que la falda larga que se abre con sutileza es más sexy que una minifalda. Mi intención es que la mujer vuelva a expresar el sex appeal de una forma muy femenina. Gloria Saldarriaga y Adriana Arboleda son mis amigas y musas. Ellas se visten de forma natural, interpretan las prendas y me gusta mucho conversar con ellas, de moda y de asuntos estéticos, de la vida, al final de cuentas”.
 


JohannaOrtiz-2

“Colombiamoda 2014 me exigió mil veces más, porque sabía del compromiso que implicaba cerrar la feria. Sentí una dicha tan inmensa como la responsabilidad”

 

APRENDIZAJE

Graduada en Diseño de Modas del Art Institute de Fort Lauderdale, con especialización en el Parsons School of Design de Nueva York, Johanna no ha parado de aprender. Siempre quiere más. Ya sea en la exploración de los textiles, que son el punto de partida de las colecciones o en procurar darle forma a esa sensibilidad que trasciende. En sus palabras: “La elegancia está en verse siempre apropiado dependiendo del evento. No es querer ser la que más llama la atención”.

En ese mismo recorrido de aprendizajes conjuga el verbo exportar y se ocupa de que la compañía crezca, tal y como lo ha visto gracias a su presencia en Moda Operandi, el portal de moda de exclusivas marcas, que vende principalmente en Estados Unidos, Londres y Dubai, y donde sus piezas han tenido gran aceptación, primero en el trunk show y luego en la tienda principal. “Soy una agradecida con Dios por lo que está pasando, que me confirma que hay que trabajar para cumplir los sueños, imprimiendo siempre pasión y amor a lo que se hace”. 

“Con Moda Operandi me siento muy honrada, por el trabajo de curaduría que ellos hacen para aceptar una marca, porque es una plataforma exquisita, y porque estar indexados al lado de grandes marcas, le da otro significado al trabajo que hacemos”.

Un trabajo que es el de 55 personas en Cali, que la tiene pensando en la expansión, más allá de las dos tiendas propias, en Bogotá y Cali, más las otras que exhiben sus diseños en Taiwán, Dubai y Londres.

Un trabajo que es el de Paola Ortiz, su hermana, su mano derecha, su compañera y cómplice, el polo a tierra, tan necesario cuando se viaja con frecuencia por las vertiginosas autopistas de la creatividad.

“Paola maneja la parte más ejecutiva de Johanna Ortiz. Ella es el hemisferio activo que todos los diseñadores necesitamos para que los sueños se puedan cumplir. Me ha enseñado que nuestros dos mundos pueden ser compatibles mientras haya respeto”.

La colección para Colombiamoda está lista. Johanna sigue por esos caminos de manipulación textil y nueva feminidad, entendida desde lo masculino, que emprendió hace dos años. El miedo a la lluvia está lejos. Su invitación es concreta: ¡A divertirse con la moda! Y la expresa con una generosa sonrisa, que no deja dudas. Ella vibra con lo que hace.

Tal vez, de Resort 16 se cuide de guardar más piezas para su armario personal. Suele quedarse con unas 10 prendas de las colecciones y luego se arrepiente. “¡Debí conservar más!”, le oyen decir en casa.

Fotografía: Andrés Oyuela, www.andresoyuela.com
Asistente fotografía: Pablo Salazar
Maquillaje: Andrea Takagi
Vestuario: Johanna Ortiz,  www.johannaortiz.com