¿Cuáles son los desafíos que trae el Tarot para tu signo zodiacal en el 2017?

El 2017 llega con trabajo y prosperidad, pero también con desafíos que tendremos que afrontar con honestidad, dedicación y trabajo en equipo

El tarot juega al futuro pero, en realidad, es el itinerario de un camino interior. En el 2017, hay tres cartas que muestran una apertura general para el año: El Carro, el 8 de oros y el 6 de espadas. Tres cartas sugestivas que dan los puntos esenciales para el 2017, lleno de desafíos, mucho trabajo y buenos augurios. La presencia de las espadas evidencia que líos no faltarán. Habrá que salir a resolver las dificultades y a protestar. Lo maravilloso del seis de espadas es que muestra el problema y la salida. Y esta solución es totalmente en equipo. Creer que se puede resolver un problema en el 2017 a punta de inteligencia individual es el mayor error. Este año clama trabajo en equipo, pensar juntos, imaginar salidas y construir túneles para todos. Es el bienestar colectivo. Y viene el ocho de oros, una carta contundente en la consolidación de los oficios. Es el trabajo honrado el que vence, es el que expresa su habilidad de manera honesta el que gana, es el que crea con sencillez desde su corazón el que vence las dificultades. El Carro, el Arcano VII, es la carta del éxito, de la belleza de poder manejar los asuntos mundanos a la perfección. El Carro implica la expansión de las ideas, de las acciones, de los proyectos. El 2017 es un año para el trabajo, para dedicarse a lo que más impulsa y emociona. Será el año de los que logran ser vitales con sus ideas, de los que se ponen la camiseta, de los que sudan tratando de ganarse un pesito sin robar a otros. 

 


El año trae sus avisos para quienes juegan por debajo de la mesa. Todo se sabe y todo se sanciona. Es el año de pagar impuestos, de contribuir con lo colectivo y de dejar de pensar en la pequeñez de lo propio. No hay campo para las traiciones o los engaños: todo saldrá a la luz. ¡Que se cuiden los amantes! El 2017 no perdonará.

 


Es el año para los buenos matrimonios y los viajes al exterior. Año de idiomas y de puertas que se abren. El 2017 les da un buen empujón a los empresarios y a los negociantes. El sol dará su bendición a quienes son valientes. Un 2017 para trabajar y llenar los bolsillos de monedas y la despensa de buena comida. Gracias al Arcano VII, se podrá cantar victoria al final de los meses. Y eso será para risas y sonrisas. 

 

 

Aries

21 de marzo - 20 de abril

El tres de bastos y todas las calles 

 

_DMS6942

 

Aries, en el 2017, tendrá que salir a la calle y vivir. La experiencia nunca podrá ser remplazada por el análisis que hace la mente, o por los datos fríos y distantes de una estadística en un libro o tantos periódicos. Aries tendrá que untarse de calle, de sonidos, de colores, de mugre, de imprevistos. Tendrá que salir de su casa, de su oficina, de su país y darle una pequeña vuelta al mundo. Deberá dejarse seducir por los itinerarios, las agendas de viaje y las pequeñas recetas de otros mundos, desde un aborrajado o un flan de coco, hasta una caipiriña o una feijoada. Aries será chef por días, le gustará cocinar, mezclar, inventar, imaginar. Aries imagina. Aries experimenta. Aries renace. Aries es el dulce y el limón. Siente que el mundo es suyo, para experimentar de manera directa y sin intermediarios. El 2017 es el año de vivir el mundo sin filtros. El tres de bastos es el aviso de que los sentidos están explorándolo todo para descubrir una nueva manera de resolver los problemas o de apostarle a la belleza de lo sublime, de la vida misma. Y en el amor, la misma energía le dirá que es mejor lanzarse al ruedo por completo, a la pasión total, a los besos nuevos y los compromisos, a las búsquedas compartidas y las declaraciones de amor entre almas gemelas. Aries estará enamorado, lo cual será una buena compensación a los extraños eventos que le ocurrirán en temas financieros. A veces habrá muchas monedas y a veces pocas; detallitos de la vida cotidiana que lo pondrán inquieto en mitad de año cuando se dé cuenta de los ajustes en las cuentas y con sus propios presupuestos. El dinero, sea mucho o poco, habrá que cuidarlo, darle buen uso y no posponer ni un solo pago. El año es la fiesta y la experiencia, pero las responsabilidades no asumidas espantan un par de oportunidades de inversión. Esa piedra llamada ojo de tigre, rayada y casi líquida, es la que evita el deterioro en las finanzas. Bien vale la pena llevar una en los bolsillos, por lo menos para no olvidarse de pagar las cuentas a tiempo. La lotería no será la salida honrosa, como tampoco la ilegalidad y los entuertos. En el 2017, a usar el azul, pensar en la vejez y enloquecer de gozo al darle la vuelta al mundo en ochenta días. Todo es posible para Aries.

 

 

Tauro

21 de abril - 21 de mayo

El Colgado, para ver con otros ojos

 

_DMS6941

 

En el 2017, el Arcano XII le trae magia a Tauro. Es bien sabido que Tauro cree lo que ve. Simple y sin argucias, no se involucra en las existencias de seres intangibles en otros mundos. Deja lo exótico y lo extraño en el último cajón de su clóset. Pero el 2017 le tiene sorpresas inconfesables, con tal cambio de perspectiva y tal intensidad, que Tauro ya no podrá ser el mismo. Tendrá que dejarse llevar por El Colgado, una carta que sabe de hechizos y de visión; sabe cómo y dónde sentarse para ver más y mejor. Tauro pensará que se está enloqueciendo. Son solo sus sentidos los que empiezan a despertar: colores más brillantes y palabras más sonoras. El tacto lo será todo, porque de abrazos y besos y arrunches sabrá mucho Tauro. Sabrá acercarse a su pareja y quedarse quieto, callado, quedo, para sentir lo nunca dicho. A Tauro, el 2017 lo obliga a parar, irse, encerrarse, salir del país, cambiar de oficio, dejar los hábitos bien enterrados y salir de su pequeño pastizal de vaca cómoda. Tauro es el bovino que representa la tierra, sus dones y su materialidad, así que volar con las alas de un ave grande como el águila es el pánico que lo espanta. Y Tauro vencerá su propia cárcel, soñará en grande y se atreverá a despegarse del suelo. Dejará atrás sus cuatro patas y emprenderá el vuelo porque puede morirse de la aburrición si sigue en el mismo trabajo, con la misma gente y la misma rutina. Tauro busca, habla, camina, sale. Tauro es un excéntrico que cambiará de signo. Será aire, fuego y agua. En el 2017 fortalecerá su independencia, no se dejará manipular por la familia, no le dirá que sí a todo y buscará una selfie en el Taj Mahal o deambulará por Bali de spa en spa. Tauro encontrará un punto en el espacio cósmico donde podrá ser con simpleza. Sabrá cómo voltear lo erróneo en aprendizaje. Pasión en enero, asertividad en febrero, locura en marzo, certeza en abril, reencuentro en mayo y cambio en junio. Para julio llega la belleza y en agosto tendrá dinero. Viaje en septiembre. Amores en octubre, compromiso en noviembre y éxito en diciembre. 

 

 

Geminis

22 de mayo - 21 de junio

El Paje de bastos y doce meses de risa

 

_DMS69412

 

El 2017 empezó dándole alegrías a Géminis. Este signo —indefinible, inteligente y racional— sabe en el fondo de sus células que la amargura, la rabia y el resentimiento no son el camino al éxtasis. Así que, como quien no quiere la cosa, Géminis abrirá su corazón y dará lo mejor de sí. Es la alegría la que vence por encima de las dificultades y los conflictos, porque habrá varios de esos pequeños líos y tropiezos que quitan el sueño. Pero nada detendrá al Paje de bastos: alegre, franco, abierto, generoso, creativo, un verdadero aprendiz de vida. Géminis tendrá el truco perfecto para hacer de un problema su ventaja, su oportunidad y la ligereza que amerita. No se ahogará en un vaso de agua. Y sus pensamientos –de los que tiene muchos– y sus palabras –de las que tiene muchas– serán colores, agradecimientos y belleza. Es cosa de actitud –dirían las abuelas– y esto mismo se lo celebrarán los amigos, porque, más fiestero que nunca, este signo de aire encontrará el modo para llegar a todas las parrandas del pueblo. Tambores, baile y mucho alboroto es lo que Géminis necesita para darle un buen fin de ciclo a los acontecimientos de los años anteriores, que fueron difíciles, pesados como el karma mismo. Y es que nada más apropiado para el 2017 que un Géminis que enfrenta la vida con una sonrisa. La seriedad se la dejará a los demás: a los jefes, a las parejas, a los hijos. Géminis debe disponerse y proponerse, ser el más condescendiente y abrir el corazón de manera muy gozosa a lo que le toca vivir. Es el momento de sacar pecho, de echar hacia atrás los hombros y dejar que el torso se despercuda, se avive, se anime y se expanda. Es la vibración de un cuarzo rosa, de una piedra turquesa, de la plata líquida. Un poco de ejercicio consciente le permitirá a Géminis tener la valentía de darle vuelta a sus rutinas y no sucumbir ante el tráfico, el grito por las mañanas, la rabia de las dos de la tarde. Géminis es el tres, el diez y el veintidós, números magos que manifiestan sonrisas. Géminis tiene el destino en sus manos. A espantar las amarguras, las furias y las tristezas, que el tiempo se pasa rápido.

 

 

Cáncer

22 de junio - 22 de julio

El Hierofante, porque las leyes son para obedecerlas 

 

_DMS6939

 

Hierofante o el Arcano V es un arcano difícil. Pesa más que un destino y las 76 cartas de un mazo de tarot. Representa la ley: la de los hombres y la de los dioses. Es norma y todas las normas a la vez. Una cárcel, un lazo, una atadura. Cáncer estará a prueba de paciencia y de entrega. Habrá una o dos responsabilidades extras, sin el pago extra. No podrá escapar. Y crecerá, será más serio, más grande y hasta más gordo. Le viene bien un año de realidad. Se sentirá apretado pero contento porque sabe que el mundo confía en él, le da opciones, lo eleva, lo alaba y lo respeta, porque Cáncer respeta al mundo y encarna el espíritu del deber ser para mantener un orden, para respetar a los sabios, para respetar el amor. Porque, eso sí, por encima de todo, Cáncer amará como un loco. Se entregará con leyes y deberes a lo que tiene cerca, a los suyos: hijos, padres, amigos y amores; al agua y al sol. Poeta de nacimiento, se esconderá debajo de las sábanas para componer sus dulces versos y ofrecérselos a la noche nublada, al cielo tormentoso y a cada estrella fugaz. En un abrir y cerrar de ojos será más padre, más abuelo y muy obediente. El Hierofante –especie de Gran Papa de las iglesias– es más que un símbolo religioso, es el arquetipo de un camino ya recorrido por muchos y que, en algún momento vital, hay que andar. Es el camino cómodo en el que Cáncer no podrá quebrar las normas. Punto. Así que, grosso modo, el año es deber cumplido. Si suena algo aburrido, algo rutinario, algo plano, que no haga muecas Cáncer, porque el tarot no le anuncia solo lo obvio. Cáncer da dos pasos hacia adelante y uno para atrás; es un cangrejo que camina de lado pero que no se deja amilanar por los desafíos. Es de los que cumple pero también desordena por debajo de la mesa. Se conoce bien y su utópica rebeldía no lo confunde como para creerse los augurios de las misceláneas astrales. Desde su fuero más íntimo, patalea con la espada de la infancia y las memorias de los amores y, por eso, buscará un cafetín donde nadie lo reconozca para sentarse a lanzar palabras, cuentos, novelas y poemas. Y aunque el 2017 lo ata para asumir la lavadora, el crédito y la familia, sabrá que los actos cotidianos son el espíritu mismo de las musas. Al 2017 hay que halagarlo, recibirlo y honrarlo, porque a Cáncer, este año, cuando llegue el momento, lo hará llorar de la emoción al descubrir que nunca había sido tan feliz.

 

 

Leo

23 de julio - 23 de agosto

El seis de copas y todo el amor

 

_DMS6938

 

Lleno de pasión, este signo sabe bien que para recibir tiene que dar primero. Maestro de pequeños y grandes romances, Leo sucumbe rápidamente a las mieles de los abrazos y los besos apasionados. El 2017 viene con el seis de copas a cuestas. Un peldaño más en el regalo que es la vida. Expresa belleza en las uniones y en las celebraciones de un amor intenso y completo. Leo es afortunado en el 2017. Cierto como el sol, es así porque recoge su cosecha en los afectos, los negocios, el trabajo y las inversiones. No solo se dará cuenta de que sus asuntos financieros prosperan, sino que además las alianzas son beneficiosas. Llegan desde el extranjero, con amigos y desconocidos, para comprometerse con el proyecto de un valiente león. Y en el amor, para completar el buen panorama estelar, se renuevan y se confirman los acuerdos afectivos. Unos cumplirán muchos años de estar juntos y otros apenas iniciarán sus conquistas. Una danza protegida por un sol radiante y las flores de la primavera de un corazón abierto y alegre. Leo es el signo de un fuego constante, firme, estable y agradable que protege a quienes están cerca y le son leales. Un año lleno de pequeños encuentros, familia reunida y amigos cercanos muy presentes. Un año de disfrutar en forma eventos cotidianos que la vida permite. Leo se sentirá pleno, vital y lleno de energía. Tendrá planes de ejercicios extremos, ponerse en forma, bajar esos kilos de más, establecer una rutina de belleza y un buen programa de conciertos y eventos culturales. El arte es su nuevo pasatiempo y será invitado a dar conferencias, exposiciones o simplemente disfrutar una buena copa de vino. Leo será un buen viajero, ni muy lejos ni demasiado cerca, sabrá disfrutar de cada paso dado y armará itinerarios al gusto de todos. Se exigirá en sus conocimientos personales de historia, economía y política, y podrá ser el mejor conversador durante los momentos complicados y difíciles. Sus consejos serán los más sabios porque vendrán del reino de la serenidad y nunca desde la impaciencia. El Cairo, París o Playa Blanca serán destinos tan exóticos y amados como su mismo corazón. 

 

 

Virgo

24 de agosto - 23 de septiembre

El cuatro de espadas, porque esperar es sabio

 

_DMS6937

 

Viene despacio el 2017 para Virgo. Serán otros ritmos, otras preocupaciones, otros conflictos. A este racional hijo de Mercurio, la vida se le desenvuelve con total parsimonia, con pereza suave. Pareciera que los acontecimientos se tomaran su tiempo para tocar su puerta. Virgo ocupará la mecedora con un buen libro y se dispondrá a esperar. No tiene afán de enredarse con los asuntos mundanos. Prefiere el cómodo lugar de un rincón en su oficina o su casa. También está dispuesto a escaparse a algún paisaje en el mar y la montaña. Virgo pide a gritos un descanso, una salida, un espacio de reflexión, por esto el cuatro de espadas –la quietud– lo acompaña en el 2017. Es la carta que marca una pausa en el trabajo, una pausa para el afán, una pausa para no servirle a otros de manera ilógica, una pausa para la actividad desaforada y sin sentido. Virgo necesita pensar y escribir. Es más, necesita descansar de sus propios pensamientos, que lo atrapan, a veces, en medio de angustias irrelevantes. Necesita técnica, ejercicio, silencio y reclusión para observar el futuro y lo que traerá. En el 2017, estará callado y preferirá dejar que el mundo ruede solo, sin él. Siente que debe hacerle caso a la lentitud y, muy en el fondo, su alma agradecerá cada mañana por estar en el ritmo de las tortugas. Es como recobrar la inmortalidad, porque se cuida, se protege, establece sus objetivos, abre la puerta solo a algunos, escoge, dice no y ama a profundidad. Sí. Virgo amará y con tanta conciencia que se dará cuenta de que la locura de la vida es entregar el corazón y no las ideas. Será libre, no porque no tenga deberes, sino porque, por primera vez en la vida, sabrá lo que es estar del lado de sí mismo y no de las exigencias de los otros. Dará y ofrecerá, pero, más quieto que nunca, empezará primero por sí mismo. Virgo deberá usar la plata, el azul claro y el verde manzana. Las piedras son las de tonos verdes, las jaspeadas, las llenas de chispas rojas y naranjas, o las que son blandas y ligeras. También sirve el exfoliante, la crema antiarrugas, el masaje, la meditación, las caminatas, la comida orgánica e ir despacio. Muy despacio. Virgo cambia de piel, entierra un ciclo y será lo que quiere ser. Por fin, sin deberle nada a nadie, estará abierto al amor y solo para el amor. 

 

 

Libra

24 de septiembre - 23 de octubre

El ocho de oros para hacer oficio 

 

_DMS6936

 

El 2017 es un año de oficios para Libra. Hará remiendos, buscará sastres, carpinteros, plomeros y electricistas. Sabrá apreciar cada arreglo y cada ayuda que otros le presten. Pero, más que eso, Libra querrá convertirse en un artesano que utiliza sus propios materiales para avanzar en los detalles de sus planes. Libra no tendrá que mirar alto, ni ser importante, ni unirse a las marchas de las grandes causas. Libra querrá mantenerse al margen de las grandes estrategias y los homenajes. Preferirá ser un buen trabajador detrás de escena, en lugar de perfilarse como un director de orquesta. Tendrá un año pico en su vida profesional. Un año que le permite recuperar los pesitos no ganados otros años pero que, a la vez, lo sumerge en los asuntos de la vida cotidiana: estará lleno de tareas y tareítas, de compromisos, de visitas a oficinas, de proyectos conjuntos. Libra estará inmerso en una agenda en la cual su presencia es fundamental, no por brillante ni por importante, sino porque sin su hacer cotidiano las cosas no salen, no prosperan, no crecen. Así que será un buen organizador de pequeñas fiestas infantiles, almuerzos con las amigas y onces con los viejos amigos del barrio. Serán días de pegar cuadros, pintar la terraza, armar reuniones. Y puede suceder que decida cambiar de casa, de ciudad o de país, y así irá viviendo días de gozo. Agendas pequeñas y grandes pero con gente común y en situaciones comunes, que le harán ver que cada una de sus invitaciones y pequeñas acciones son la esencia de una vida tejida con afecto, dulzura y mucha delicadeza. Libra será mago de los minutos y soñará con las piedras líquidas de un paraíso exótico. Será más que pegajoso, será muy dulce, muy amoroso, muy terrestre. Sus sueños no serán los de un ego con ínfulas de reconocimiento, sino los de un artesano simple que hace su oficio y deja que los días lo amen en la cocina o en el telar o en la pintura o en la escritura. Es el artesano de su destino. Libra será el ocho de oros, la carta del éxito merecido, la carta del triunfo alegre de la vida cotidiana sobre los efectos ilusorios de la farándula, la pompa o la política. Será respetado, amado y convocado. Que Libra no se salga de su traje de calle porque será el creador y hacedor de sus sueños. 

 

 

Escorpión

24 de octubre - 22 de noviembre

El rey de bastos para vivir en libertad

 

_DMS6935

 

Escorpión en el 2017 es el rey de la vida. El rey de bastos, como carta regente, amplía el espectro de lo posible. Pensará en cambiar de rumbo, en meterse a ser profesor de gimnasia o montar una nueva panadería de barrio. Podrá hacer trasteo a China, fortalecer relaciones comerciales con los más grandes y hacerse cargo del jardín botánico más cercano. Estará vestido de explorador, de obrero, de médico, de chamán. Es claro que Escorpión es el llamado a liderar las fiestas y los proyectos. Tendrá todos los prismas, pero el rojo fuego de esta carta del tarot le dará la fuerza para no tener condiciones. El año le asegura a Escorpión cosas por hacer, cosas por emprender, cosas por terminar. Oficios, tareas, ideas, proyectos. Abundancia y mucho movimiento. Será como sentirse absolutamente vivo. Empezará un nuevo trabajo, se casará, volverá a tener hijos, buscará otros caminos. Escorpión es rey para coordinar, organizar, dirigir, mandar. En el 2017 estará en su salsa. Es el signo de las profundidades interiores pero este año caminará ligero y rápido, para volar por fin. Calle, ruido, reuniones, afanes, informes, discusiones, niños, buses, aviones… Todo esto y más es el mundo para un signo arisco, reflexivo y desconfiado. Dictará conferencias, establecerá reglas, cambiará las normas, buscará los precios y descansará a medianoche. Solo un ratico. No será pereza, ni avaricia; dejará atrás la vieja forma de relacionarse y parecerá otro. Escorpión, como cosa rara, será más sonriente, infinitamente amoroso, demasiado comprensivo y tan lleno de entusiasmo que generará a su alrededor la crítica aguda, la envidia, las pasiones, las dudas. Será el humor y el sí absoluto a la vida. Los amargados se escandalizarán y su familia también. Será un buen amigo y buscará ayudar a otros. Tanto capricho irracional lo tiene preso. Abrirá los brazos y espantará los fantasmas, el pasado, los temores, las dudas y los achaques. Les dirá a los dictámenes médicos que prefiere vivir. Será libre. Casi eterno. Encontrará que su elíxir de inmortalidad está al alcance de la mano con la entrega total a su presente, al hoy, a todo. Escorpión será el instante, este instante.

 

Sagitario

23 de noviembre - 21 de diciembre

El diez de copas para otro giro de vida 

 

_DMS6934

 

En el 2017, Sagitario empieza a ver la luz al final del túnel. Después de varios meses de andar perdido entre las nubes y la neblina oscura de un melancólico Saturno, ve con muy buenos ojos que surjan el sol y la risa. Es como si los días salieran de su letargo y la sorpresa fuera el primer brote de una flor luego de un largo frío. Es el periodo del deshielo. Aún no sale a flote pero el giro de la vida será en mayo, el mes que compromete todo su futuro. Habrá nuevas responsabilidades y ascensos anhelados, como si, por arte de magia, pudiera respirar profundo y volver a soñar muy alto. Sagitario se muere de aburrición cuando le toca recluirse a cumplir con las directrices de otros y esto es lo que han sido los 18 meses anteriores. El 2017, con el diez de copas, significa estar en la cima de la pirámide después de subir mil escaleras, significa que le abran la puerta después de estar clausurada, es bailar después de la inmovilidad, es la libertad después de la cárcel. Hay conspiraciones cósmicas, políticas y sociales para que Sagitario permanezca en el centro de la escena. Entra y sale a su antojo, opina, dictamina, escoge, abre, crea. Será el gran obrero constructor de la alquimia medieval y levantará catedrales de ideas, de proyectos, de amores. Sagitario será un recién nacido que se maravilla con los colores, el aire, el agua, la lluvia, la oscuridad. Querrá probar de todo, vivir a tope y mantenerse en forma. Saldrá a correr, a mover el cuerpo y buscará los lugares de ropa de moda para escoger colores intensos. Será el más sensual, el más chic, el más inteligente. Que se aleje de las drogas, de los exagerados, de los camorreros. Y es que Sagitario, que es un signo de fuego, empieza de nuevo a despertar a la vida erótica y sensual. Hará cambios, innovará, se pondrá a tono con los tiempos. Es como si hubiera estado en un dilatado letargo y su cuerpo todo hubiera estado casi muerto. Ahora, en el 2017, será puro fuego, pasión y seducción de encajes, juegos sexuales y lugares exóticos para medírsele a las artes amatorias. Explorará las salidas nocturnas en pareja, en tríos y en locuras excitantes. El negro de noche y el rojo de día, como si el ying y el yang fueran el tantra del éxtasis sexual y místico. Es el amor intenso lo que le llega a Sagitario. Que celebre, porque la vida es toda suya.

 

 

Capricornio

22 de diciembre - 20 de enero

La reina de copas para darse una vida de lujo

 

_DMS6933

 

En el 2017, Capricornio desea y ansía mucho lujo. Lo obtendrá, o por lo menos eso es lo que insinúa su reina de copas. Será el signo que se rodeará de esplendor, en lugares de prestigio, con artistas, políticos y farándula. Se conoce bien y sabe que esto le dará en la vena del gusto. Pero, a la vez, intuye que existe una corriente interna que lo llama para hacerle preguntas sobre cómo es su vida, qué quiere, cómo lo quiere, en dónde y para qué. Cada campanada dominguera le susurrará al oído –o le gritará si se hace el sordo– lo transitorio de lo fatuo. Capricornio sabrá que no lo tiene todo y que tampoco lo necesita todo. Se dice que su ambición debe tener un límite. Habrá dudas, retiros, sensaciones de sentirse inadecuado y estará haciéndole caso a los cambios. No muchos, es cierto, pero sí los suficientes como para disfrutar un poco más de lo que ha alcanzado y logrado. Quiere parar ya un poco. Quiere dejar el afán. Que aproveche este signo de tierra, analítico y justo, porque en el 2017 la reina está llena de dulzura, comprensión y creatividad para un signo trabajador y responsable. Esta señora de las aguas y los amores le dirá que le hace falta la música, la literatura, el arte. Capricornio buscará otros espacios, otros lugares de regocijo, momentos un poco más suyos, en silencio y para pensar. Capricornio le hará caso a esta reina después de junio, cuando, antes de levantarse corriendo a trabajar, se quedará un poco más en su cama, se quitará lo que le apriete y se maquillará menos. Capricornio quiere un café, sus hijos a su lado, un buen libro y pocas cuentas por pagar. Será la serenidad y la calma. Sí, le costará trabajo dejar atrás los grandes salones, las conferencias y los trabajos, pero estará más tranquilo dejándose querer por los suyos cuando terminen las jornadas. No tendrá que luchar con unos y otros. Será reconocido por lo que es sin tener que empujar codo a codo para ser alguien. Capricornio logrará entender que en su vida no todo puede ser trabajo duro y responsabilidades sin chistar ni rechistar. Y con todos los postres, Capricornio logrará que el 2017 sea el año más dulce jamás vivido. Simple, amable, encantador, bello. Todo eso que bien vale la pena cuando se mira un poco hacia atrás y hay alegría por lo vivido. Este signo es un romántico incurable.

 

 

Acuario

21 de enero - 18 de febrero

La Emperatriz, porque la belleza es alegría

 

_DMS6932

 

En el 2017, Acuario será la belleza. Estará rodeado de pequeños detalles de fina coquetería, bien puestos, escogidos, como las amistades, las lunas y la familia. Buscará incansablemente las flores en su casa y los jardines en el barrio. Odiará la brusquedad, la agresividad y todas las disonancias. Este signo les ruega a los dioses por armonía, acostumbrado a ser pendenciero, controvertido, excéntrico y exótico. No permitirá que entren en su pequeño mundo el desajuste y la fealdad de las palabras, las actitudes o los hechos. Su paso por el 2017 estará protegido por el Arcano III, La Emperatriz, una dama grande, sabia, generosa y que representa la protección de la naturaleza exuberante y magnífica. Como una gran madre, la Emperatriz abre el paso a un año de florecimiento para Acuario. Un año con frutas sobre la mesa, con ropa bella en el clóset, con los amigos muy alegres, las fiestas llenas de risas y el trabajo tan radiante que no será trabajo. Pareja, hijos, familia y el mercado en la nevera. Nada más puede pedir Acuario. Su única tarea es mantener el corazón limpio y la cabeza muy lúcida para agradecer todo lo que le será dado, porque el año tiene de todo menos de avaricia. Sus células, sus pensamientos y sobre todo sus emociones le abrirán la puerta al alma, esa pequeña amiga que pesa menos de veinticinco gramos y que es acompañante de un mundo de hábitos. Pero el año no será nada normal para Acuario, siempre tan dispuesto a cambiar las pautas y renovar los acuerdos, los carros y las parejas. El año es anormal porque todo está bajo control y Acuario tendrá que sentarse a disfrutar antes de quejarse y empezar con su aguda crítica a ver los puntos negativos. Habrá mucho por hacer, pero que no se confunda Acuario: la petición más profunda que le trae la belleza de La Emperatriz es relajarse y soltar. Acuario todo lo imagina y de paso, lo controla. Por esto el año es un poco extraño, porque serán otros los que hagan, otros los que opinen, otros los que trabajen hasta las madrugadas. Para este signo acostumbrado a que todo lo tenga que hacer él, el 2017 es el año de dejar de estar en primer plano y simplemente retirarse a una piscina y disfrutar lo que se merece. Otros velarán para que Acuario pueda gozar sus beneficios por derecho. Acuario es el de las locas ideas, pero que las anote y más bien descanse. Ya habrá tiempo. Buen año.

 

 

Piscis

19 de febrero - 20 de marzo

El dos de oros para el desapego

 

_DMS6931

 

Piscis es el signo de la sensibilidad. En lo más profundo de su corazón no soporta los cambios del mundo. Añora un paraíso ideal, ya perdido. En el 2017, la firmeza de Piscis se pondrá a prueba. Tendrá que darse cuenta y aceptar que los eventos van y vienen, las cosas suben y bajan, los problemas aparecen y desaparecen. La única ley de la vida es la del cambio y por eso el símbolo del infinito es esencial en el dos de oros, la carta regente para el 2017. Un dos que refleja las vueltas que dan los dineros, los recursos, los sueños y los compromisos. Unos oros que dan cuenta de los efectos en las cuentas bancarias. Piscis será sabio en el 2017, más por obligación que por vocación. Verá llegar a su mesa propuestas de impacto y las verá irse también. Verá cómo aparecen los viejos amigos perdidos para quedarse con su corazón. Verá como los hijos crecen y se irán ellos solos a recorrer sus mundos. Verá que la vida fluye y cambia y vuelve y crece. Para Piscis, algo tan evidente no puede ser más obvio ni más lógico. Pero su corazón y su piel se resisten, se oponen, patalean y prefieren amarrarse a patas de cama, casas de amantes y trabajos fallidos. Es el instante en el que Piscis debe avanzar y comprender que no valen la pena ni los sollozos ni las añoranzas. La tristeza no le pertenece, como tampoco el apego. Dejar partir, soltar, salir de situaciones complejas y difíciles es una decisión, no un milagro del destino. Piscis visitará a cada uno de sus amigos y pedirá disculpas, perdón y hasta dinero prestado. Hará lo mismo cuando vengan sus seres queridos a verlo, a pedir cosas, a dar abrazos. Piscis dará mucho y recibirá otro tanto. Febrero será crucial a la hora de ajustar sus cuentas con sus finanzas y de finalizar el plan de vuelo. Su intuición lo pone a prueba y sabrá que es mejor dejar todo listo y en orden antes de entrar en el ánimo inestable del año. En el 2017, Piscis se hace sanador, guía espiritual y buscará por todos los medios darle un sentido verdadero a su vida. Le abrirá la puerta a las sectas y caminará por los picos nevados antes de aterrizar en las cuentas de luz, agua y teléfono. Las aplicaciones tecnológicas jamás podrán remplazar su búsqueda de sentido. Lo admita o no. Piscis volverá a su lado más místico, como el símbolo del infinito de su carta.