Los suplementos de la mujer

Si vivimos antojados de dulce, si sentimos las manos hinchadas o andamos con el colon inflamado, nos pueden faltar estos minerales.

Por: Dra. Alexandra Rada.

 

Los suplementos alimenticios nos ayudan a mantener un estilo de vida saludable. Las mujeres los necesitamos en distintos momentos de la vida, por cuestiones de la edad o en busca de beneficios muy concretos. Hay muchos tipos de suplementos, así que tenemos que tener cuidado y estar muy bien informados sobre cuáles son los que realmente necesitamos y en qué casos son recomendables. En esta ocasión, vamos a encargarnos de aquellos que son especiales para las mujeres. Empezaremos por algunos tan importantes y necesarios como los probióticos, el calcio, el potasio y el magnesio. Es clave  saber por qué debemos ingerirlos, en qué dosis y dónde los podemos encontrar, ya sea en alimentos o en cápsulas.

 

1. Los probióticos

 

864398800

 

Es un término que les debe parecer familiar, solemos verlo en yogures y derivados lácteos. Los alimentos que contienen probióticos son buenos porque contienen microorganismos vivos que se fijan a la mucosa intestinal y ayudan a mantener el equilibrio biológico: favorecen la proliferación de microorganismos beneficiosos y la eliminación de los nocivos. El 80% de nuestro sistema inmunológico vive en el intestino y solo el 10% de las células son de origen humano, el 90% son microbianas, de ahí la importancia de cuidar las bacterias beneficiosas.

 

Los probióticos mejoran el nivel energético y la digestión, disminuyen la astenia, combaten la distensión por gases y los cólicos, reducen el riesgo de cáncer de colon, fortalecen el sistema inmunitario y disminuyen atopías y alergias. 

 

Así mismo, los probióticos fortalecen la flora vaginal y ayudan a prevenir infecciones urinarias y otras tantas a nivel genital bajo o vaginal. También son útiles durante el embarazo y la lactancia.

 

¿Cómo ingerimos los probióticos? Podemos adquirirlos en forma de cápsulas. Se encuentran con diferentes fórmulas y tipos de bacterias. La más común es la llamada Lactobacillus acidophilus. 

 

2. El calcio

 

98274259

 

El calcio, el magnesio y el potasio son tres minerales fundamentales para el ser humano. El calcio es más necesario conforme se va avanzando en edad, y para las mujeres es de gran ayuda al alcanzar la menopausia. Para ellas se recomienda tomar 1.000 mg al día hasta los 50 años, y entre los 51 y los 70 años, una ingesta diaria de al menos 1.200 mg. 

 

¿Por qué es tan importante? Porque ayuda a mantener los huesos y los dientes sanos y fuertes, a que los vasos sanguíneos y los músculos funcionen correctamente, a liberar hormonas y enzimas, a que los nervios transporten los mensajes por todo el cuerpo y a controlar otros nutrientes importantes, como el propio magnesio y el potasio.

 

El calcio lo podemos adquirir también en forma de cápsulas, como suplemento, pero hay algunos alimentos que nos ayudan a tener buenos niveles de este mineral en el organismo, como los lácteos, los frutos secos, la soya, la espinaca, el brócoli, el higo y el ajonjolí. 

 

3. Potasio

 

120787867

 

El potasio y el magnesio, que se encuentran en cápsulas, tienen en común con el calcio que son buenos protectores contra la hipertensión. El potasio es indispensable para aquellas mujeres que siempre andan preocupadas y vigilantes con su peso. No debe faltar nunca en los procesos de adelgazamiento. Los niveles de potasio nunca pueden estar bajos, ya que evitan que se produzca una descompensación en nuestro organismo. El consumo de potasio debe ser de 4.700 miligramos diarios. 

 

¿Y por qué es tan importante el potasio? Una de las razones es porque influye en el control del hambre. Todo lo que nos comemos se convierte en glucosa, que es el azúcar de la sangre. La glucosa que no usamos se acumula en el hígado como una especie de puré, que se transforma en una reserva a la que el cuerpo recurre cuando tenemos hambre.  

 

Cuando llegamos a las dosis diarias recomendadas, se reducen nuestros antojos de dulces y carbohidratos. Las personas que sienten ganas de un chocolate en las noches, están manifestando bajos niveles de potasio. Si sentimos las manos hinchada u ojeras,  también estamos bajos en potasio. Algunos alimentos con potasio: semillas de girasol, chía, frutos secos, espinacas, arveja, papa, ajo, jengibre y aguacate.

 

4. El magnesio

 

674501576

 

El potasio hay que asociarlo al magnesio, de ahí que en el mercado encuentre cápsulas que contienen ambos minerales a la vez. El magnesio es imprescindible para que el potasio pueda cumplir su papel celular y nos genere el glucógeno que necesitamos. 

 

El magnesio nos proporciona energía y cumple un papel fundamental en casi todas las células de nuestro organismo. De hecho, es el segundo elemento con mayor presencia y es vital en más de 300 procesos químicos que sustentan nuestras funciones, como la contracción y la relajación muscular, la función nerviosa, la actividad cardiaca, la regulación de la presión sanguínea, la interacción y la producción hormonal, el trabajo del sistema inmunológico, el metabolismo energético, y la síntesis de proteínas, grasas y ácidos nucleicos. La debilidad, la falta de energía, la ansiedad, los problemas para conciliar el sueño y para concentrarse pueden estar dando un aviso de falta de magnesio.

 

Algunos alimentos que nos ayudan a tener los niveles adecuados de magnesio, que oscilan entre los 200 y los 400 mg al día, son las legumbres, las verduras, las semillas, los frutos secos, los lácteos, las carnes, el chocolate y el café.

 

Fotos: Getty.