Expertos afirman que se trata de un cuidado diario

La alimentación, principal aliado de los corazones sanos

Cambios en los hábitos alimenticios, incluso pequeños, pueden resultar en grandes beneficios para el corazón. Los sentimientos, otro factor que influye en su buen estado de salud.

Getty Images

Cuidar el sistema cardiovascular suena más complicado de lo que realmente es; resulta tan sencillo como estar atento a los alimentos que se ingieren en el día a día, tanto en las comidas principales como en las intermedias. De acuerdo con el médico internista de la Clínica Las Américas, Juan Pablo Polanco, “Un buen plan alimenticio es mucho más efectivo que una buena terapia farmacológica. Diferentes estudios han demostrado que mientras algunos medicamentos logran un efecto en prevención cardiovascular de entre el 20 y el 30 %, una buena alimentación logra un 70 %”. 

Esto quiere decir, que la salud del corazón está en cada cucharada que ingerimos y en la elección del snack de la mañana o la tarde. Definir una dieta estricta resultaría un acto irresponsable, pues el plan de alimentación debe basarse en el organismo de cada persona. Sin embargo, a manera general, el doctor Polanco señala que: “Una estrategia dietética general podría consistir en comida baja en grasas, que permita adecuar las calorías al gasto energético que favorezca una pérdida de peso gradual y sostenible. Fibras y vegetales como frutas, legumbres y cereales integrales, así como la reducción en la ingesta de sal, ayudarán a mejorar procesos como la hipertensión arterial”. 

Y aunque la conciencia en este cuidado es tan personal como la misma alimentación, a nivel general se puede decir que los colombianos sí le están prestando más atención a la comida. Pues el consumo de alimentos orgánicos en el país presentó un aumento de 4,2 % en 2017, lo cual habla bien de los cambios de estilo de vida que han venido tomando los pacientes. “Los médicos podemos influenciar para que las personas empiecen a pensar qué alimentos deben consumir, no solo para fines estéticos sino para mantener un estilo de vida saludable”, agrega Polanco. 

Pero el cuidado del corazón no solo depende de la alimentación. De acuerdo con Clara Lucía Valderrama, integrante del Consejo Consultor de Dietistas de Herbalife Nutrition, “La feniletilamina es el compuesto orgánico encargado de producir sensación de bienestar y placer en el cuerpo. Las emociones afectan el buen funcionamiento del corazón, pues con una sola sensación se generan miles de hormonas que pueden traer efectos negativos o positivos a todo el sistema respiratorio. Cuando una persona se enamora o comienza a experimentar el sentimiento de felicidad, su estado físico y su salud de inmediato tienen una reacción que se puede notar en el embellecimiento de su piel, cabello y hasta uñas. Esto se da gracias a los estrógenos que el cuerpo está produciendo”. 

La conclusión de los especialistas es que el corazón se cuida día a día, con la ingesta de comida saludable y con el equilibrio de las emociones. No es necesario esperar a que el cúmulo de circunstancias lo lleven a exigir ayuda de aparatos médicos. 

Nueve alimentos para un corazón sano

Nueces: Es un alimento recomendado para prevenir y cuidar problemas cardiovasculares, gracias a sus altos niveles de ácidos grasos Omega-3 que protegen el corazón. 


Brócoli: Ácido fólico, zinc, hierro, calcio, vitamina K, antioxidantes, son algunas de sus bondades. Un alimento que ayuda a reducir el riesgo de accidentes vasculares.


Chocolate negro: Ayuda a restaurar la flexibilidad de las arterias y evita que los leucocitos se peguen a las paredes de los vasos sanguíneos.


Fresas: Contienen flavonoides, que contribuyen a dilatar las arterias, protegen el endotelio (la capa interior de los vasos sanguíneos) y controlan la tensión arterial. 


Curry:  La curcumina, un potente antioxidante presente en este condimento, reduce las probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca e hipertensión por sus propiedades antiinflamatorias.


Té verde: Una o dos tazas al día contribuyen a prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que ayudan a disminuir los niveles altos de grasa en la sangre.


Aceite de oliva: La ingesta diaria de aceite de oliva ayuda a proteger la salud cardiovascular gracias a su composición en ácidos grasos y por sus antioxidantes.


Salmón: Ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos e incrementa la fluidez de la sangre, al mejorarse la elasticidad de las paredes arteriales. 


Vino tinto: El etanol y los polifenoles tienen efectos beneficiosos sobre las moléculas inflamatorias causantes de la ateroesclerosis.

885636

2019-10-13T09:00:00-05:00

article

2019-10-13T10:00:00-05:00

obarona_85

cromos

marcela díaz sandoval

Especiales

La alimentación, principal aliado de los corazones sanos

58

4997

5055