Receta del día: molde de carne molida con puré de papa gratinado

Nunca es tarde para disfrutar con tu familia las maravillosas creaciones que haces y ésta seguramente no se quedará atrás.
Molde de carne molida con puré de papa gratinado

(6 porciones)

 

Ingredientes

3 cucharadas de aceite de oliva

2 cebollas puerro cortadas en anillos delgados

½ taza de cebolla cabezona finamente picada

1 cucharadita de ajo finamente picado

½ taza de apio cortado en dados pequeños

600 gramos de carne de res molida

3 tomates rallados

6 unidades de aceitunas verdes o negras

Sal y pimienta

 

 

Para el puré de papa:

3 libras de papa pastusa pelada cortada en pedazos medianos

1 tallo de cebolla larga

1 hoja de laurel

¼ de taza de suero costeño

Sal y pimienta al gusto

 

 

Salsa bechamel:

1 cucharada de mantequilla

1 cucharada de harina de trigo

1 taza de leche

1 cucharadita de mostaza

Sal y pimienta al gusto

 

 

Para armar:

1 calabacín grande cortado en lonjas delgadas

6 tomates cherry cortados en rodajas

½ taza de queso parmesano rallado

 

 

Preparación:

1. En una sartén amplia, caliente el aceite y sofría las cebollas cabezona y puerro, el ajo y el apio por cuatro minutos. Añada la carne y sepárela con un tenedor. Cocine por cuatro minutos más. Agregue los tomates rallados, aceitunas, sal y pimienta. Cocine hasta que se haya evaporado casi la totalidad de líquido. Reserve.  

 

2. En una olla ponga la papa, la cebolla y hoja de laurel. Vierta agua fría que cubra totalmente las papas y cocine hasta que estén tiernas. Cuele. Pase la papa por una prensa y haga el puré. Integre el suero costeño. Agregue sal y pimienta al gusto. Debe obtener un puré de consistencia suave. Reserve. 

 

3. Para hacer la salsa bechamel, derrita la mantequilla a fuego bajo y añada la harina de trigo mezclando con una cuchara de palo. Cuando la mezcla forme burbujas y obtenga un color caramelo claro, vierta la leche y la mostaza. Bata vigorosamente para incorporar todos los ingredientes. Cocine a fuego medio hasta que la salsa tome una consistencia semiligera. Condimente con la sal y la pimienta. Reserve. 

 

4. En una refractaria cubra la base y las paredes con las lonjas del calabacín. Esparza la mitad de la salsa bechamel sobre el calabacín. Agregue la mitad de la carne y encima ponga otras tajadas de calabacín. Añada el resto de la salsa sobre el calabacín y agregue la carne. Cubra con el puré de papa e inserte unas tajadas del tomate cherry. Esparza el queso rallado y hornee por 35 minutos o hasta que la torta esté caliente.

 

 

Delicate mushroom sauce in bowl on wooden table close-up

La salsa bechamel

Es una receta clásica de la cocina francesa. Es una salsa versátil que se utiliza para preparaciones de todo tipo. Constituye la base de soufflés y sirve para darle estructura a purés de vegetales. Muy indicada para elaborar croquetas y para gratinar e impartir sabor, cremosidad y textura a pescados, aves, pastas y vegetales. Su origen aún no está resuelto. Algunos estudiosos opinan que fue traída por Catalina de Médici a la corte francesa. Otros argumentan que fue creada por el cocinero del duque Louis Bechamel. Cualquiera que fuere su origen, esta salsa madre se basa en el roux, término que indica que la salsa se hace a partir de la combinación y cocción de harina y mantequilla. Al agregar la leche al roux se obtendrá una salsa blanca, homogénea, que tomará su textura por el trabajo que hace la harina de espesante. Como casi todas las salsas, necesita cocinarse a fuego bajo, revolviendo constantemente para obtener una  consistencia suave. Le podemos agregar mostaza o las hierbas de nuestra preferencia. La salsa bechamel tiene derivaciones famosas, como la salsa Nantúa, rica para preparar pescados o mariscos; la salsa Aurora, ideal para aves o huevos; y la cremosa Mornay con queso, que se usa para gratinar.

 

 

Datos útiles

1. Usted puede elaborar la bechamel con anterioridad. Para evitar la formación de nata, unte sobre la superficie tibia de la salsa una nuez de mantequilla. Deje enfriar y tápela. Puede conservarla en el refrigerador por dos días. Si por alguna razón la superficie tiene nata, no la integre a la salsa; retírela cuidadosamente con cuchara o espátula.

2. El roux debe ser bien cocinado a fuego medio-bajo porque, si no, impartirá un sabor de harina cruda a la salsa.

3. La leche y el roux deben estar a la misma temperatura. Si el roux y la leche están muy calientes, el resultado será una salsa con grumos. Se aconseja usar leche tibia y roux a similar temperatura.

4. No se exceda en el tiempo de cocción; si no, obtendrá una salsa densa y sobrecocinada. La cocción de esta salsa es de 12 minutos aproximadamente. Para evitar los grumos, bata constantemente y controle el fuego. La salsa no debe hervir. Si se forman grumos, retire la olla del fuego y bata vigorosamente; si persisten los grumos, cuele.

 

 

últimas noticias