¿Cómo lograr un bronceado perfecto y evitar los riesgos?

Disfruta tus vacaciones, obtén el color de piel que tanto anhelas y protégete de los peligros de los rayos del sol.
¿Cómo lograr un bronceado perfecto y evitar los riesgos?

El sol, la arena, la piscina y la brisa son elementos de los cuales siempre queremos disfrutar. A pesar de la emoción que producen las vacaciones, es importante tomar algunas precauciones para evitar complicaciones y posibles enfermedades.

Son incontables las veces en que nos exponemos al sol, y esto produce un lento cambio en las células de la piel, generando envejecimiento, manchas, deterioro y, en algunas personas, cáncer.

«La luz del sol no es mala, lo que pasa es que las personas no se cuidan y abusan de ella. Tomar el sol con precauciones sintetiza la vitamina D, sube el ánimo (libera endorfinas) y en el caso de los niños, ayuda a que su rendimiento se incremente», asegura Luis Arturo Gamboa Suárez, médico dermatólogo del Centro dermatológico Federico Lleras Acosta y de la Liga contra el cáncer seccional Bogotá.

 

Aprende a tomar el sol

El horario indicado es antes de las 10:00 a.m. y después de las 4:00 p.m. y siempre protegiendo el rostro.

Es indispensable el uso de una crema protectora de mínimo factor 30 y con amplio espectro de protección UVB. «Es un mito que cuando la gente se aplica protector solar pierde el bronceado, lo que pasa es que es un proceso más largo, asegurando un color bonito y evitando daños y enrojecimiento», explica el doctor Gamboa, agregando que «es muy mala idea pretender quedar morenos en un solo día».

En cuanto a los niños, el experto enfatiza en que ellos «nunca deben exponerse al sol. Entre los 0 y los 19 años, es la etapa más peligrosa de exposición, pues el daño es acumulativo».


Fuentes de luz

De la luz ultravioleta del sol se desprenden los rayos UVB y los rayos UVA.

Los primeros tienen un alto contenido de energía, causan enrojecimiento y producen ampollas. Los segundos, por su parte, no queman; ayudan a la obtención de un color lindo, pero a largo plazo (o cuando se abusa de ellos) pueden producir cáncer y envejecimiento de la piel.

«Es el caso de las cámaras de bronceo, que no son más que una cama de luz UVA que ayudan a que las personas obtengan un color canela envidiable, los resultados a largo plazo pueden ser fatales. De vez en cuando (no cada quince días ni cada mes) sí se puede hacer uso de ellas».

 

Consejos para obtener un bronceado ideal

Según el doctor Gamboa, una dieta sana y balanceada ayuda eficazmente en la obtención de un tono perfecto.

Lo recomendable es empezar a consumir alimentos ricos en betacarotenos, derivados de la vitamina A, en grandes porciones, algunos días antes de la exposición al sol. Dichos alimentos son los vegetales y frutas amarillas como la naranja, durazno, papaya, mandarina, calabaza y  zanahoria. También ayudan las sustancias antioxidantes y los alimentos ricos en vitamina C y E (verduras, frutas o suplementos dietarios).

«Es importante acompañar una dieta rica en frutas y verduras de mucha agua. Lo mismo debe suceder cuando tomamos el sol», finaliza el dermatólogo.

Además, es necesario saber que no todas las personas tienen la capacidad de obtener el bronceado que desean. Quienes son de piel muy blanca, lo único que logran son quemaduras solares, ¡pero paciencia!. El producto recomendado para lograrlo, en cualquier tipo de piel, es el protector solar de factor elevado, no se aconseja el uso de aceites ni bronceadores. 

Por otra parte, algunas personas acuden a productos caseros como la Coca Cola, canela o zanahoria para alcanzar su objetivo, y en el caso de utilizar ingredientes naturales, lo importante es no hacer uso de sustancias tópicas vegetales como el apio y el perejil, pues continen un elemento que puede llegar a producir una reacción fototóxica en la piel con aspecto de quemaduras y manchas, o hiperpigmentación residual como secuela. Algo que sí debemos tener muy en cuenta es que dentro o fuera del agua la luz sigue tiene el mismo efecto sobre la piel.

Luego de exponernos al sol, el doctor Gamboa recomienda tomar una ducha con jabones suaves, «no usar jabones antibacteriales, estropajo, ni toalla de restregar», y cremas humectantes. Si hay enrojecimiento leve de la piel, se debe aplicar un gel con aloe vera. En cualquier caso, y si el enrojecimiento es severo, se debe consultar al médico y no automedicarse.

 

Algo que debes saber: ¿cómo reacciona tu piel, con base en sus características, frente al sol?

Es notable que en todas las pieles el sol no reaccione de la misma manera. Unas se queman, otras se tornan morenas y otras rojas, pero, ¿a qué se debe esta variación?

En medicina y cosmética existe una clasificación de pieles llamada fototipo, distribuido en seis categorías.

1. Personas muy pálidas, con el pelo rojo. Sufren de reacciones fotoalérgicas al exponerse de prolongadamente al sol.

2. Pieles blancas, sensibles y delicadas, con pelo rubio. No se broncean, siempre adquieren un color rojizo que arde.

3. Personas con cabellos castaños y pieles intermedias, que enrojecen primero y se broncean después de su exposición al sol.

4. Personas de pelos y pieles oscuras, se broncean con rapidez.

5. Personas con piel mucho más oscura.

6. Afrodescendientes.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya