Tips de belleza para comenzar marzo

Un nuevo mes llega. Es el momento de purificar el organismo, recuperar el peso ideal, vencer el estrés y ralentizar el envejecimiento.
Mujer aplicándose crema en la cara

 

 

En la mayoría de los casos la falta de motivación, de tiempo y los métodos empleados convierten las buenas intenciones de fin de año en un fracaso. Por eso, lo importante es empezar por pequeñas cosas que satisfagan y ayuden a seguir adelante con el plan de belleza que renueve por dentro y por fuera.

 

RECUPERAR EL PESO IDEAL

 

Tras los homenajes y caprichos gastronómicos navideños, "es el momento de volver a la disciplina y retomar una alimentación saludable que cuide la salud y colabore en perder esos kilos que se han ganado", explica Leticia B. Carrera, especialista en nutrición.

 

Para perder peso es fundamental consumir menos calorías de las que se queman en la actividad diaria, así el organismo irá tirado de las reservas grasas acumuladas hasta que se pierdan. "Verdura, pescado y fruta se deben consumir todos los días. Beber dos litros de agua. Evitar fritos y rebozados, así como las grasa saturadas que se encuentran en los quesos, embutidos, carnes rojas", dice la experta.

 

Lo ideal es no saltarse ninguna comida y romper el ayuno entre horas con alimentos bajos en calorías como puede ser la fruta o los lácteos desnatados. Si se come cinco veces al día, el organismo consume energía al realizar la digestión y al mismo tiempo se evita que se disparen los mecanismos de acumulación de grasa y las bajadas de glucosa.

 

 

RETARDAR EL ENVEJECIMIENTO

 

Retrasar las huellas del envejecimiento requiere un cuidado y mimo diario -limpiar, tonificar e hidratar-, además de tratamientos específicos que poco a poco planchen las primeras arrugas. Preservar la juventud implica una lucha desde el momento en el que se nace.

 

Por ello, la prestigiosa especialista en belleza Felicidad Carrera propone un tratamiento con oxígeno puro al 98 por ciento que penetre en capas profundas y superficiales de la piel, mediante un dispositivo que lo dispara a presión. De esta forma se consigue que las células recuperen oxígeno, comiencen a fabricar colágeno y la piel recupere su elasticidad.

 

El protocolo comienza con un masaje relajante que alivia tensiones. A continuación se realiza un "peeling" suave con algas diatomeas y se aplica una máscara con vitamina C durante veinte minutos para que los principios activos actúen de forma gradual y sostenida. Durante ese tiempo, se obsequia al cliente con un relajante masaje de manos o pies.

 

Después, se practica un masaje facial con cinco maniobras que mejoran la circulación linfática, activan la microcirculación, tonifican los músculos faciales, restauran el equilibrio del sistema nervioso y regulan el sistema energético. Por último, antes de aplicar el oxígeno puro, se trata la dermis con serum reafirmante, iluminador, antioxidante, y seborregulador.

 

 

CULTO AL CUERPO

 

Del mismo modo que se mima la piel del rostro también se debe cuidar la del cuerpo. La esteticista Maribel Yébenes propone renovar la dermis corporal con un tratamiento marino que consiste en realizar una exfoliación profunda de la piel para eliminar las células muertas.

 

Se continúa con un masaje de hidratación con bioplasma de ADN marino, rico en células madres vegetales que estimulan el metabolismo celular, además de ácido hialurónico. Para potenciar los efectos de estos activos, se cierra el tratamiento con una envoltura de algas. El resultado: una epidermis tersa y renovada.  

 

 

Foto: Google con derecho a reutilización

Temas relacionados