Ángela María Robledo: ¿por qué el Consejo de Estado le quitó la curul en la Cámara?

hace 7 horas
Revista Cromos

Ateos en semana santa: razones para descansar sin sentirnos culpables

El domingo de ramos un tío me dijo que trabajara el jueves y el viernes santo, porque la celebración es exclusiva para creyentes. Yo puse cara de emoticón de Whatsapp: me rasqué el mentón y levanté las cejas.

Pixabay

No tengo recuerdos en semana santa. Fui un niño inducido a la religión católica. Sin preguntarme, mis papás me bautizaron, sin peguntarme fui matriculado en un colegio franciscano,  sin preguntarme casi me ponen a madrugar para hacer el curso de confirmación. Lo qué sí me consultaron fue la primera comunión. Por supuesto di el “sí”, pues me imaginaba una fiesta como la que había tenido mi hermano mayor, con una bolsa de regalos para mí, repartiendo sorpresas y llenando de chucherías la piñata.

Hoy, a punto de cumplir 33 años, regreso a mi primera comunión para hablar de la semana santa. Soy ateo de tierra firme, de los que compraría un sticker que rece algo así como “ateo a bordo” o “ateo al volante” para pegarlo en la puerta trasera del carro. El fin de semana, hablando con un tío católico, él, por picarme la lengua, me preguntó si iba a trabajar y a estudiar en la semana más importante para los de su religión (También le puede interesar El ateísmo no es desolación ni desamparo).

Le expliqué que en el trabajo me dan libres los días jueves y viernes. La universidad, en cambio, dio los cinco días para descansar. Con el argumento de “los ateos no se deben tomar los feriados católicos”, él aprovechó para decirme "acomodado" y "oportunista". Lo dejé que se regara en argumentos que parecían lógicos mientras yo preparaba mi defensa.

Al final, después de rascarme el mentón, le dije que tengo derecho a abrazar los feriados católicos (para descansar, por supuesto, no para rezar) como indemnización por tener en el himno versos como “del que murió en la cruz” (esa parte nunca la canto), tener una vicepresidenta y un presidente católicos, a Ordoñez en la OEA y ser vecino de una iglesia que forma trancón cada que hay misa.

Le dije que tengo derecho a tomarlos porque recibí una educación católica sin haberla pedido, por todos los domingos chupando sol frente a la iglesia del señor de los milagros de Buga, por las noches que perdí saliva rezando y por los veinte años que duré creyendo.

No más por eso esta semana santa me voy a piscina y a tomar cerveza, sin culpas ni remordimiento. Mientras me asoleo, borraré las esquelas católicas que por estos días abundan en el grupo familiar de WhatsApp. Después de borrar las imágenes, revisaré el calendario de lo que queda del 2019 para ver cuándo vuelve un lunes festivo.

Próximos feriados católicos:

Junio 3: día de la ascensión del señor.

Julio 24: Corpus Christi.

Julio 1: día del Sagrado Corazón de Jesús (cae miércoles).