¿Buscas una dieta más sana en el 2018? Intercambia estos ocho alimentos

Algunos cambios en la comida pueden darle a tu alimentación un impulso nutricional adicional.

Por: Directora de Capacitación sobre la Nutrición de Herbalife.

 

¿Estás tratando de hacer que tu dieta sea más sana pero no sabes por dónde empezar? He aquí cómo algunos cambios en la comida pueden darle a tu dieta un impulso nutricional.

 

Saber escoger una dieta sana es una cosa, pero comer sano en ocasiones puede ser mucho más difícil. Hoy voy a mostrarte ocho cambios en los alimentos que pueden guiarnos hacia una dieta más sana en poco tiempo. Claro, tu dieta probablemente sería mucho más sana si redujeras las grasas y los dulces, si optaras por proteínas más magras, si comieras más frutas y verduras y si seleccionaras mejores refrigerios. ¡Pero todo eso puede parecer abrumador! Cuando sientas que hay demasiadas cosas que cambiar a la vez, podrías decidir que es más fácil simplemente no hacer nada. Por lo tanto, ¿por qué no hacer mejor un plan simple de cambio de alimentos y, al mismo tiempo, hacer que tu dieta diaria sea mucho más sana? He aquí algunas ideas:

 

1. Un batido con proteínas en lugar de un tazón de cereal.

 

Un tazón de cereal con leche resulta rápido y fácil, pero puedes lograr mucha más nutrición en un batido con proteínas igual de sencillo.

 

Por qué es mejor: un batido con proteínas preparado con proteína en polvo, leche o leche de soya y fruta te proporcionará más proteínas. Además, la fruta contribuye con vitaminas, minerales y fibra que da la sensación de saciedad. Puesto que te tomarás la leche en lugar de dejarla al fondo del tazón de cereal, también obtendrás una buena dosis de calcio.

 

2. Yogurt natural y fruta en lugar de un yogurt mezclado previamente.

 

El yogurt con fruta mezclada previamente contiene muy poca fruta y, a menudo, mucha azúcar. En realidad no toma mucho tiempo rebanar algo de fruta para el yogurt natural descremado y ponerle un poco de miel o jarabe de arce. O bien, metemos algo de fruta congelada al horno de microondas durante uno o dos minutos y la incorporamos al yogurt.

 

Por qué es mejor: tendrás más fruta y fibra, más proteínas y menos azúcar.

 

3. Ensalada de espinacas en lugar de lechuga.

 

Las verduras de hoja verde son fantásticas, pero algunas como las espinacas son las súper estrellas de la nutrición. En lugar de lechuga, intenta preparar ensaladas con espinacas tiernas.

 

Por qué es mejor: una porción de espinacas tiene tres veces más potasio, calcio y vitamina C y 50 % más vitamina A que una porción de lechuga.

 

4. Legumbres en lugar de arroz o pasta.

 

Las porciones de arroz blanco o de pasta regular no contienen las vitaminas, minerales y fibra que tienen los granos integrales. Aun cuando el arroz integral o los fideos de granos integrales serían mejores, una porción de fríjoles brinda más nutrición.

 

Por qué es mejor: Al cambiar por fríjoles una porción de arroz o de pasta significa que obtendrás más hierro y más proteína.

 

5. Salmón enlatado en lugar de atún enlatado.

 

El atún en lata es un alimento fantástico; sin embargo, el salmón en lata (que funciona bien en la mayoría de las recetas que llevan atún) tiene una ventaja nutricional, ya que contiene más grasa saludable.

 

Por qué es mejor: el salmón capturado en un medio silvestre (casi todo el salmón enlatado lo es) contiene una proporción más alta de ácidos grasos omega 3 en comparación con el salmón de cría. Al ser un pescado con más grasa, una porción de salmón tiene aproximadamente el doble de ácidos grasos omega 3 que una porción de atún.

 

6. Aguacate en lugar de mayonesa u otras grasas.

 

El aguacate puede ser un excelente suplente de las grasas menos sanas para todo tipo de platillos. Una de mis formas preferidas de usarlo es para sustituir la mayonesa que se usa para la ensalada de atún (o de salmón). El aguacate hecho puré puede sustituir a las salsas y aderezos grasosos: es un dip fantástico para verduras crudas y resulta maravilloso con pescado o pollo a la parrilla.

 

Por qué es mejor: el aguacate es una buena fuente de ácidos grasos monoinsaturados, similares a los que se encuentran en otras grasas beneficiales como el aceite de oliva y los frutos secos.

 

7. Frambuesas en lugar de jugo de naranja.

 

Si estás tratando de incluir más fruta en tu dieta, lo mejor es la fruta entera. Las calorías del jugo de fruta pueden agregarse rápidamente y el jugo no te llena.

 

Por qué es mejor: la fibra es lo que hace que la fruta entera sacie más, en comparación con el jugo de fruta, las frambuesas son de las frutas que tienen más fibra. Aprovecha 50 calorías en una porción de frambuesas y, a cambio, tendrás siete gramos de fibra.

 

8. Hamburguesa vegetariana en lugar de con carne de res.

 

Si las hamburguesas de carne de res son fundamentales en un menú, intenta hacer este cambio. En su lugar, mejor come hamburguesas vegetarianas hechas de proteína de soya o legumbres. Cuando se desmenuzan para una ensalada o si se ponen entre dos panes de granos integrales con abundante lechuga, cebolla y tomate, son un sustituto bastante bueno.

 

Por qué es mejor: obtienes la proteína de una fuente vegetal, lo que significa mucha menos grasa que lo que tendrías con la carne de res.

 

Foto: Google con derecho a reutilización.