Publicidad
Redacción Cromos / 26 Aug 2015 - 11:51 p. m.

Cinco consejos para prevenir enfermedades osteoarticulares

La artrosis, la osteoporosis, la fibromialgia y la gota, entre otras, hacen parte del grupo de enfermedades conocidas.

Redacción Cromos

Cinco consejos para prevenir enfermedades osteoarticulares
Cinco consejos para prevenir enfermedades osteoarticulares
Cinco consejos para prevenir enfermedades osteoarticulares

Con la edad el cuerpo disminuye la capacidad de producir colágeno produciendo desgaste y dolor en las articulaciones, y en algunos casos, enfermedades degenerativas como la artritis, artrosis y osteoporosis deteriorando la calidad de vida de las personas que las padecen. Esto se ha convertido en una de las causas que más influyen para luego padecer ausentismo laboral e invalidez permanente.

Entre el 10% y el 40 % de la población general padece algún trastorno osteoarticular, y las mujeres mayores de 50 años son las más propensas a desarrollarlos.

De la mano de Probien, compañía colombiana enfocada en la comercialización de productos dermatológicos y de medicina general, te damos cinco consejos para prever estas enfermedades.

 

 

1. Hacer ejercicio y mantener una buena postura

La inactividad física hace que los músculos sean más débiles y las articulaciones menos elásticas. Actividades como caminar, nadar y hacer yoga pueden ayudar a mantenerlas flexibles. El ejercicio físico adecuado y regular previene la aparición de dolores tan frecuentes como los de las regiones cervicales y lumbares.

Adicionalmente, una buena postura garantiza el equilibrio de los músculos posturales contribuyendo a aliviar la tensión.

 

2. Controlar el peso

Las personas que mantienen su peso ideal cuentan con mejor salud en las articulaciones que las personas con sobrepeso. Tener un peso mayor al que el cuerpo necesita puede desencadenar en complicaciones óseas y musculares que afectan principalmente las piernas, los pies, los tobillos, la espalda y las rodillas.

 

3. Alimentarse sanamente

Es conveniente reducir el consumo de productos con altos contenidos de azúcares, carbohidratos y almidones de la dieta, y por el contrario, ingerir mayor cantidad de alimentos ricos en vitaminas y nutrientes. El consumo de frutas y verduras ricas en vitamina C y vitamina K, tales como la naranja, el pomelo, el kiwi, el mango, el tomate, el brócoli, y también la ingesta de frutos secos que contienen vitamina E, es esencial para estimular la producción de colágeno.

Las verduras y hortalizas de hojas verdes cuentan con propiedades antioxidantes que neutralizan el daño que los radicales libres ejercen sobre las articulaciones, así como con calcio y ácido fólico. Las calabazas y calabacines son fuentes de vitamina A con acción desintoxicante. A su vez, las carnes, los huevos y los pescados son proteínas que contienen vitamina D, altos niveles de colágeno y aminoácidos esenciales para el cuerpo humano.

 

4. Consumir suplementos

Algunos suplementos dietarios nos ayudan a mantener los niveles adecuados de colágeno que el organismo necesita. Recordemos que esta es la principal proteína estructural de nuestro cuerpo, cerca del 70% del tejido cartilaginoso está constituido por colágeno, y la pérdida con el paso de los años hace que se debilite su estructura ocasionando síntomas molestos como el dolor articular. Por esta razón, el colágeno hidrolizado se presenta como una excelente alternativa para estimular la producción de colágeno en el organismo.

 

5. Evitar hábitos perjudiciales

Hábitos como el consumo excesivo de cafeína, alcohol, tabaquismo, dormir muy pocas horas, y el sedentarismo, contribuyen al envejecimiento prematuro. Evitar el estrés nos ayuda a mantener una vida más sana. Éste es considerado una de las principales causas del envejecimiento y puede desencadenar enfermedades latentes o provocar la agudización de los síntomas de las enfermedades que ya se padecen.

Foto: Archivo Cromos.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

SaludconsejosMujer