Comer sin amargarse las vacaciones

Para disfrutar los buñuelos, el pavo y la natilla, y no sentir culpa con cada bocado, la clave está en cuidar la dieta unos días antes de las festividades.

Comer sin amargarse las vacaciones
Si mantenemos una dieta balanceada, unas semanas antes de Navidad, los excesos no nos pesarán.Pixabay.

Se acerca la Navidad y, con ella, las celebraciones, los amigos, la familia, la alegría y, sobre todo, la comida y la bebida.  Es decir, acecha el peligro de que subamos de peso y que nuestro principio de año sea un calvario depresivo. Por esta razón, he escrito este texto: para dar unas recomendaciones con la antelación suficiente y así ayudar a que no se amarguen las vacaciones.

20 días antes: proteínas y verduras

Vamos a comenzar unos 20 días antes de entrar de lleno en la época navideña. Consumamos en estos días solo proteínas y verduras. Hagamos el pequeño esfuerzo de suprimir la harina del día. Una vez entremos en el periodo vacacional, la recuperaremos. Y cuando regresen los carbohidratos, el ideal es que solo comamos una porción al día, en el desayuno o en el almuerzo. Al desayuno, porque es la comida más importante del día, la que nos proporciona la energía para arrancar con vitalidad. También es válida en el almuerzo. Y les damos un consejo para aquellos que no sienten que hayan comido sin harina: partan la porción en dos; es decir, medio pan al despertar y media papa al mediodía.

¿Cuál debe ser la cantidad de harina? Es fácil calcularla: cierren su mano en forma de puño. Ese puño es justo el tamaño de la porción de la harina. Evitemos a toda costa la harina en la noche, ya que es difícil quemar esas calorías cuando estamos durmiendo

Termo ‘quiérete’: diurético y nutricional

Vamos a hervir una buena cantidad de agua (de tres a cuatro litros) con cáscaras de piña, previamente lavadas. Retiramos las cáscaras y dejamos que se enfríe. Luego le añadimos unas hojas y unos tallos de apio y la dejamos en la nevera. Con ella iremos rellenando nuestro termo. Tenemos la combinación de dos magníficos diuréticos: la piña y el apio.

A nuestro termo le podemos agregar limón, que da sabor. También le podemos sumar una cucharadita de café, otra de semillas de chía y una última de linaza, para mantener la digestión al cien por ciento. La chía, además, tiene un enorme valor nutricional: cinco veces más calcio que la leche y tres veces más hierro que la espinaca. Aparte de eso, tiene la capacidad de absorber alrededor de diez veces su peso en agua, así que entra a nuestro estómago como una gelatina y hace que nos sintamos llenos.

El último truco secreto es una cucharadita de bicarbonato de sodio en la mañana. Y otra cosa importante: conforme vayamos desocupando el termo, cada vez que lleguemos a la mitad  debemos rellenarlo con el agua que hemos reservado en la nevera. El objetivo es beber de seis a ocho termos en el día.

Si además de eso, en la mañana y en la tarde nos tomamos un té verde, mantendremos limpio el organismo y disminuirán el hambre y los excesos.  Ese té ayudará a que todo lo que nos comamos se procese mucho más rápido. Si el té verde no les encanta, les damos una opción: añadan las dos bolsas al termo.

La fruta de las 11:00 y el batido ‘quiérete’ para dormir

En estos días también es clave la fruta laxante, que consumiremos a las 11:00 de la mañana. Estas son algunas que podemos ir alternando: la pitaya, la papaya, la ciruela o la granadilla. Es importante que no sea la misma todos los días.

Antes de dormir, vamos a tomar un batido espectacular. El jengibre tiene un efecto termogénico, es decir, aumenta la temperatura del cuerpo, que, por su parte, funciona como un termostato: cuando siente mucho calor, disminuye la temperatura. Para que el organismo logre hacer esto, echa mano de la grasa acumulada.

Por esta razón, preparemos un buen batido de jengibre, lo licuaremos con pepino, una manzana verde, zanahoria, cristales de sábila y limón. Esa será la bomba que tomaremos antes de dormir. En cuanto nos despertemos, un poco de agua con jugo de limón, en ayunas.  Sigan estos consejos y las vacaciones no les ‘pesarán’ de más.

893797

2019-12-01T17:25:00-05:00

article

2019-12-01T17:26:12-05:00

nroldan_250929

cromos

Alexandra Rada

Estilo de Vida

Comer sin amargarse las vacaciones

34

4088

4122

Temas relacionados