¿Cómo combatir el envejecimiento prematuro del rostro con yoga facial?

Esta técnica de ejercitación es ideal para despertar todos los músculos de la cara y lucir más joven.

Foto: getty

Para mantener un cuerpo tonificado hay que ejercitarlo a diario, así mismo hay que hacerlo con el rostro. Pero no es tan obvio porque no tenemos conciencia de la existencia de los mismos y la manera de entrenarlos. Es por esto que la Doctora Claudia García nos comparte tips para realizar algunos ejercicios de yoga facial. 

Esta técnica mejorará notablemente su apariencia, sirve para aliviar dolores de cabeza, mejorar la tersura de la piel, reafirmar los tejidos, retardar los signos de envejecimiento y lo mejor es que esta disciplina podemos realizar en cualquier momento o lugar. Es un tema que le apuesta a las nuevas generaciones para que tengan una belleza natural desde su interior, con sus manos, mente y corazón.

Según García, al tensar y relajar los músculos se recupera la firmeza y se incrementa la circulación del rostro, limpiando así las impurezas y permitiendo una mejor absorción de otros componentes. Con el Yoga Facial se ven los resultados a las dos semanas, al menos eso dice García. La doctora no cuenta como una de sus pacientes, Mónica Pérez, quien tuvo parálisis facial, afirmó que este método fue la salvación para mejorar el aspecto de su cara. Empezó la terapia y hoy, lo destacan quienes la conocen, su cara ha vuelto a la normalidad.

El nombre Yoga Facial, no nace exactamente por la técnica del yoga, sino por ser un ejercicio en el que la mente logra lo que una cirugía no puede hacer. "La cirugía mental, nombre que inicialmente le di a esta disciplina, posibilita conectar el cuerpo, alma, mente y corazón, generando un conocimiento profundo de tus músculos faciales y permitiendo transformar emociones negativas en emociones positivas, al entender que cada expresión refleja un estado de ánimo. Posteriormente comencé a denominarlo Yoga Facial por la facilidad de recordación que generaba en las personas", concluyó.

La práctica continua de estos ejercicios permite retardar los signos del envejecimiento, reafirmar los tejidos, mejorar la tersura de la piel, aliviar dolores como los de cabeza, cuello y mandíbula al eliminar tensiones de los músculos, mejorar la irrigación sanguínea al tejido conjuntivo, favoreciendo la nutrición y la oxigenación celular, entre otros beneficios.

Estos ejercicios no solo están reservados para los adultos, pues mientras a más temprana edad se inicie la práctica de estos ejercicios, mucho más fácil será crear conciencia y disciplina y así mismo los signos de envejecimiento tardarán más en aparecer. La ventaja es que para los niños todo se convierte en juego, de hecho, ellos mismos son creadores de movimientos que a la larga se convierten en ejercicios.

Otra de las grandes ventajas de esta disciplina es que podemos realizarla en cualquier momento y lugar, ya que no es indispensable usar ninguna máquina ni vestuario especial, es así como podemos aprovechar los tiempos de espera en el teléfono, en una consulta, en un semáforo o inclusive cuando estamos viendo televisión para poner manos a la obra.

Aquí te dejamos unos ejemplos:

 

Temas relacionados