¿Cuánto vale ser bella?

Mujeres que hoy posan como estándares de belleza gastan hasta cinco millones de pesos mensuales para verse bien.

Definitivamente ser mujer puede salir muy costoso. Mientras que un hombre apenas gasta el 1% de su salario en productos como geles, champús, cremas de afeitar, entre otros; una mujer ejecutiva, gasta, en promedio, el 9% de su salario en cremas, perfumes, tratamientos, masajes y cientos de artículos para verse bien.

 

Con semejante mercado, hay colectivos femeninos en el mundo que denuncian cómo las empresas incrementan el costo de los mismos productos, si éstos tienen como destino final una mujer.

 

Una encuesta de YouGov y The Huffington Post reveló que el 35% de las mujeres usa mínimo uno o dos productos a diario y el 17% usa más de tres y el 7% usa hasta seis cosas. El 54% del género masculino solo usa un producto cada mañana. En plata blanca las mujeres gastamos hasta US$426 billones de pesos al año en artículos de cuidado diario, según el Huffington Post.

 

¿Necesitamos tanto? La psicóloga Sandra María Sarmiento dice que todo se debe a los estándares de belleza actuales y a las exigencias que la sociedad les hace a las mujeres. “Un hombre, si bien debe lucir limpio y cuidado, no tiene que parecer bello ante los demás. La belleza en la mujer está sobrevalorada y eso hace que necesitemos invertir mucho dinero para estar dentro de esos cánones y movernos dentro de una sociedad que solo ve el exterior”, explica.

 

Un estudio realizado por un economista peruano reveló que una persona bonita tiene el 80% más posibilidades de conseguir empleo que una que no lo es tanto.

 

Según el profesor de la Universidad de Texas, Daniel Hamermesh, una mujer bonita gana 8% más que el resto. “Si la mujer es poco agraciada, sus ingresos pueden caer 4%”, reveló el profesor que estudió el impacto de la belleza en nuestras vidas.

 

La revista OK magazine reveló que, por ejemplo Beyoncé (un estándar de belleza por estos días) gasta casi dos mil dólares al día. La cantante siempre viaja con un séquito de expertas de belleza que incluyen: peluquera, esteticista, masajista, etc. Además se somete a duros entrenamientos deportivos y a rutinas de baile, para quemar calorías.

 

Una mujer promedio (una ejecutiva con un salario alto) incluye en sus gastos mensuales las siguientes cifras: $40.000 en corte, peinado y tintura: $160.000 en tratamientos para el cabello; $150.000 en tratamientos para la cara, $128.000 en manos y pies… esto a grandes rasgos. No se cuantifican los masajes, tratamientos corporales, bronceado, depilación, entre otras cosas. Expertos calculan que anualmente sería casi $21 millones.

 

Y si los años van llegando, los costos se incrementan, pues hay que recurrir al bótox ($1 millón cada cuatro meses), ácido hialurónico, para recuperar el volumen perdido ($800.000, en promedio), lifting facial ($250.000 la sesión y se requieren mínimo seis), etc.

 

¿Y las cirugías? La más pedida en Colombia sigue siendo la liposucción, seguida por aumento o reposicionamiento de senos, abdominoplastia, rinoplastia y marcado abdominal, entre otras. En promedio, cada procedimiento de estos tiene un costo de cerca de diez millones de pesos.

 

La vanidad además no sólo implica gasto de dinero, también de tiempo. En la mañana, una mujer tarda hasta una hora arreglándose, mientras que puede gastar hasta 2 horas en el gimnasio, una más en masajes o tratamientos…. ¿Vale la pena esa inversión?

 

 

Foto: iStock.