¡Cuidado! La influenza no es un resfriado común

Tras el pico epidemiológico de influenza presentado desde el mes pasado en Colombia, muchas personas han confundido este malestar con un resfriado común, pero existen señales que nos ayudan a prevenir los efectos y complicaciones más graves de una influenza no diagnosticada.

¿La influenza es un resfriado común?
Foto: cortesía.

La influenza es una contagiosa enfermedad respiratoria generada por un virus, llamado el virus de la influenza, el cual puede llegar a causar una enfermedad leve o grave en cada individuo.

Según el Instituto Nacional de Salud, en el país este año han sido reportados 162 casos, de los cuales el 24% se han registrado en Bogotá.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza?

De acuerdo con expertos de Mayo Clinic de Estados Unidos, la influenza puede parecer un resfriado común con estornudos, secreción nasal y dolor de garganta. Sin embargo, hay que aclarar que son dos enfermedades diferentes. La influenza comienza repentinamente, mientras que el resfriado se desarrolla lentamente.

Los síntomas comunes de la influenza son:

- Fiebre por encima de los 38 °C
- Dolor muscular
- Escalofríos y sudores
 -Dolor de cabeza
- Tos seca y persistente
- Fatiga y debilidad
- Congestión nasal
- Dolor de garganta

Además, la influenza, según los médicos, se puede transmitir de una persona a otra con mucha facilidad, ya sea por la saliva u objetos que estén contaminados. El virus viaja en gotas por el aire, cuando alguien que tiene la infección habla, estornuda o tose puede ser un potencial transmisor.

Estas gotas también pueden ser inhaladas o entrar en contacto con los gérmenes encontrados en algún objeto, como el teclado de la computadora o el teléfono, y transferirlos a la nariz, los ojos o la boca.

¿Quiénes corren mayor riesgo de tener complicaciones por influenza?

Según el estudio realizado por Mayo Clinic, las personas que corren mayor riesgo de contraer la enfermedad son:

- Personas mayores de 65 años.
- Mujeres embarazadas.
- Niños menores de 5 años, en especial los niños de 2 años.
- Mujeres en un periodo de dos semanas luego del parto.
- Quienes tengan el sistema inmunológico debilitado.
- Personas con obesidad.
- Quienes padezcan enfermedades crónicas como enfermedades renales, cardiacas, diabetes, enfermedades hepáticas y asma.
- Complicaciones de la Influenza.

La influenza afecta directamente las vías respiratorias y cuando no es tratada como se debe, puede complicarse, desencadenando otras afecciones como:

- Bronquitis
- Infección de los oídos
- Problemas cardíacos
- Brotes de asma
- Neumonía, siendo esta la complicación más grave.

Aunque la vacuna anual contra la influenza no es cien por ciento efectiva, sigue siendo la mejor defensa contra la gripe, que se resuelve por sí sola. Sin embargo, a veces, la influenza y sus complicaciones pueden ser mortales.

Para evitar ser contagiado con este virus, se recomienda el uso del tapabocas, una adecuada hidratación y alimentación que ayudan a mantener fuerte el sistema inmunológico. Además, es importante aplicarse la vacuna anual contra la influenza, que desde mayo está a disposición de los ciudadanos de forma gratuita. Se puede aplicar tanto en hospitales públicos como privados, al igual que en centros de salud.