Lo que debes saber sobre el cuidado de los pies

En climas templados y fríos pasan la mayor parte del tiempo escondidos y nos olvidamos completamente de ellos.

Es gracioso escuchar a las modelos y reinas de belleza eligiendo a esta olvidada y escondida parte del cuerpo cuando les preguntan qué es lo más feo que tienen. Pero llegó la hora de la reivindicación de los pies. ¡No hay excusa para tenerlos feos y descuidados!

El problema con los pies es que son una compleja estructura que está diseñada para sufrir malos tratos, abusos, resistir, resistir y resistir, y pueden pasar años antes de hacer evidentes lesiones y daños causados por microorganismos o golpes.

¿No al esmalte?

Los esmaltes embellecen los pies. No hay lugar a discusión. Lamentablemente el esmalte oculta el verdadero estado de las uñas que es la forma de determinar la aparición de hongos y lesiones. Además, sus compuestos químicos hacen que la uña pierda sus propiedades naturales. Las vuelve quebradizas, rugosas y amarillentas. Se recomienda usar esmalte sólo en época de vacaciones y evitarlo el resto del año para hacer un seguimiento adecuado del estado de los pies.

Desafortunadamente la visita a salones de belleza es una de las principales causas de consulta en los consultorios de podólogos. Hay que asegurarse que las manicuristas utilicen material esterilizado, pregunta en tu salón si están cumpliendo las normas de salubridad. Es mejor prevenir antes que ser infectado.

Opta por el pedicure médico, un procedimiento preventivo que se debe realizar cada dos meses aproximadamente, el tiempo necesario para que la uña crezca lo suficiente. Éste consiste en una sesión de hidroterapia, examen físico, corte profesional de uñas, eliminación de callosidades, humectación, sesión de termoterapia para eliminar el dolor y relajar, y finaliza con un quiromasaje, una estimulación manual que disminuye el estrés.

Señales de alerta

- Oscurecimiento de la lámina de la uña.

- Uñas quebradizas o con estrías.

- Aumento del espesor dando una apariencia de uña engrosada y deformada.

- Disminución del crecimiento de la uña.

- Mal olor.

- Destrucción total o parcial de la uña.

Cuidados esenciales

1. Los zapatos

... ¡oh, los zapatos! Esta es una recomendación que pocas mujeres están dispuestas a seguir, pero el uso de tacones es el principal enemigo de los pies femeninos. Juanetes y callos son una dolencia que no es solo molesta sino deformante. En lo posible, hay que usar zapatos con la punta redonda y ancha y con tacones entre 3 y 4 cms. de alto.

2. Las medias

En lo posible usar medias de algodón, que permitan la ventilación, que no sean muy apretadas y que no generen fricción.

3. El aseo de los pies es fundamental

Después de lavarlos muy bien se deben secar con una toalla diferente a la que se usa para el resto del cuerpo, y si es posible, que sea desechable. Los pies son una de las zonas que sufren mayor sudoración y esto crea las condiciones ideales para que los microorganismos se adhieran y se presenten hongos, por eso se debe usar una toalla completamente seca.

4. Uso de talcos

Abusar de ellos es uno de los pecados más frecuentes. Los talcos se deben echar entre los dedos que es la zona más húmeda del pie. Lo más importante es evitar cubrir todo el pie, pues el polvo obstruye la respiración natural de la piel. Se recomienda usar talcos en spray.

5. Humectación

La humectación es fundamental, ya sea con la crema que usas para tu cuerpo o con aceite de almendras. La piel reseca acelera y facilita la aparición de callos.

 

Agradecimientos: Patricia Gómez, podóloga.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya