Turismo religioso internacional

Las distintas culturas del mundo tienen cada una sus lugares de peregrinación. Trescientos millones de personas salen cada año de sus casas en busca de sus propios lugares de culto, pero también de los de otras religiones. Un paseo por las nubes.
Turismo religioso internacional

Tal como se ofrecen paquetes temáticos para los amantes del turismo ecológico y de aventura, el tema religioso es un campo tan diverso y variado que no se agota nunca. Lourdes, Santiago de Compostela, Lumbini, Fátima, La Meca y Vanarasi son sólo algunos de los destinos que ofrecen experiencias espirituales. Estos viajes le permiten al peregrino llegar a lugares que fueron cuna de profetas o a los que se les atribuyen apariciones y milagros. Algunos son de culto milenario, otros son más recientes, pero todos tienen esa característica que los convierte en centros de peregrinación: un misticismo profundo.

Para Sandra Izquierdo, gerente de OIT (Organización Internacional de Turismo) organizadora y promotora de viajes de peregrinación, estos recorridos tienen que ver con propósitos existenciales de búsqueda interior: “Me da la impresión de que quienes se inscriben en estos viajes, son personas que inician un proceso de sanación, de introspección”, y afirma que en muchos casos las peregrinaciones tienen un efecto terapéutico. Claro que no en todos los casos se trata de gente fervorosa que quiere ir a rezar: “Recuerdo que viajamos con una médica a Tierra Santa que nos dijo: yo no voy a ir a misa todos los días, ni voy a ir a rezar”, cuenta Sandra quien explica que no todas las personas que se unen a estos viajes son creyentes. “Hay agnósticos que deciden viajar con un interés más histórico, pero es innegable que buscan algo que estos lugares ofrecen: momentos de paz y meditación”.

Dentro del análisis que hace de estos recorridos de peregrinación como propuesta turística (ya cuenta más de 1.200 peregrinos), Sandra afirma que abren el mercado hacia otros consumidores que no son los viajeros tradicionales: “En los grupos de viajeros es común encontrar personas que nunca antes habían salido del país”. Y afirma que a estas excursiones a menudo se suman personas de la tercera edad y gente sin cultura viajera pero que después quiere repetir la experiencia.

Para el sacerdote Noel Londoño, presidente de la Federación de Santuarios de Colombia y quien ha sido guía espiritual de varios viajes de peregrinación de colombianos, estas experiencias son oportunidades para encontrarse consigo mismo en otra dimensión más profunda: “Para el peregrino, estos viajes implican mucho esfuerzo y sacrificio porque tienen que enfrentarse a un desgaste físico, a factores de clima adversos, multitudes y horarios extremos y, sin embargo, cuantas más dificultades atraviesan más profunda parece ser la experiencia”. Explica que lo más lindo de estos lugares es que se han ido instituyendo por la fe de las personas: “Son sitios de fe que los ha ido forjando la gente misma, no se establecen por decreto”, afirma el sacerdote.

Para la historiadora Diana Uribe, lugares como Vanarasi en India, Czestochowa en Polonia o el Santuario de Ise en Japón(religión sintoísta) son experiencias de suma belleza: “Visitar estos sitios son experiencias de paz interior profunda, son espacios de mucha dulzura. Son los muchos rostros de Dios”.

 

Ciudad del vaticano

Este pequeño estado ubicado en Roma es el epicentro de la Santa Sede y uno de los lugares más especiales para vivir esta época del año. El Jueves Santo se celebra la Misa Crismal en la Basílica Vaticana. En la Basílica de San Juan de Letrán se da inicio al Triduo Pascual y se conmemora la Última Cena.

El Viernes Santo en la Basílica Vaticana se celebra la Pasión de Cristo y en la noche se realiza el viacrucis en el Coliseo. En la noche del Sábado Santo se realiza la Vigilia Pascual en la Basílica Vaticana. Al día siguiente se realiza la misa acostumbrada en horas de la mañana en la Plaza de San Pedro y, al medio día, desde el balcón central de la Basílica, se da la bendición Urbi et Orbi.

Jerusalén y Tierra Santa

En Israel se vive una Semana Santa intensa pues fue donde vivió Jesucristo sus últimos momentos. El Domingo de Ramos comienza el recorrido desde la iglesia de Betfagé en donde está la roca desde la que Jesús se montó en su burro para ir a Jerusalén.

El Jueves Santo se celebra una misa en la iglesia del Santo Sepulcro y allí se conmemora el lavatorio de pies. Más tarde la celebración es en el Cenáculo, sitio donde tuvo lugar la Última Cena. Luego los feligreses caminan hasta la Basílica de la Agonía donde se celebra una eucaristía para conmemorar la última plegaria de Jesús antes de ser arrestado en el huerto de Getsemaní.

El Viernes Santo tiene lugar el viacrucis a través de las 14 estaciones que recorrió Jesús antes de ser crucificado. El Domingo de Resurrección hay un recorrido hasta el Santo Sepulcro para celebrar la Asunción. Allí oran sobre la Piedra de la Unción que es el lugar sobre el que apoyaron el cuerpo de Jesús al bajarlo de la cruz. La Semana Santa se clausura en Al Qaibe, lugar hizo su primera aparición Jesús luego de resucitar.

Santiago de Compostela

Esta ciudad española está marcada por una rica tradición religiosa que incluye necesariamente el Camino de Santiago, la ruta que millones de devotos han seguido desde otros lugares de Europa para visitar el templo donde está enterrado el apóstol Santiago. La ruta más transitada se conoce como ‘El Camino Francés’ y recorre casi 800 kilómetros desde Roncesvalles en Francia atravesando el norte de España. Para completar el trayecto y obtener el certificado que acredita como caminante de ‘la Compostela’ es indispensable caminar los últimos 100 kilómetros del trayecto, haciendo paradas en templos y monasterios donde sellan un pasaporte que luego es cambiado por ‘la Compostela’ en la Oficina del Peregrino en el centro antiguo de Santiago.

El río Ganges y Benarés (India)

Es una de las siete ciudades sagradas del hinduismo. Es además uno de los centros de peregrinación más importantes del mundo. Está bañada por el río Ganges al que se accede a través de escaleras de piedra construidas en el siglo XVIII y son llamadas Ghats. Los baños en el río purifican los pecados y en las orillas se encuentran los crematorios de la ciudad. Se dice que los hinduistas deben visitar este lugar al menos una vez en su vida.

Santuario de Ise

Este lugar en la ciudad japonesa del mismo nombre es el lugar más sagrado de la religión sintoísta. Cuentan que fue fundado en el año 4 a.C. El centro religioso se divide en dos: Santuario Exterior e Interior y entre los dos forman 125 santuarios más pequeños. El Santuario Interior está dedicado a la diosa Sintoísta del Sol (Amaterasu Omikami) mientras que el segundo santuario está dedicado a la diosa de los cereales, el vestido, la vivienda, el alimento, la agricultura y la industria (Toyouke no Omikami). Todos los años, peregrinos de todas partes del país y el mundo visitan el santuario para participar de ceremonias religiosas inspiradas en los ciclos agrícolas tradicionales del Japón. Los practicantes del credo deben acudir a este lugar al menos una vez en su vida.

La Kaaba (La Meca, Arabia Saudita)

Esta construcción que fue levantada hace cuatro mil años por Abraham, es el lugar de peregrinación más importante de la religión musulmana. Es el punto de referencia de oración desde cualquier lugar del mundo y es la representación simbólica del corazón humano. Desde tiempos antiguos los fieles acuden para adorar a Allah y llegar al lugar donde lo sagrado y lo terrenal se unen en un mismo lugar.

Pagoda Shwedagón (Birmania)

Esta monumental edificación, es un centro religioso establecido al oeste del lago Kandawgyi en el monte Singuttara, en la ciudad de Myanmar en Birmania. Es el lugar más sagrado para los budistas porque alberga los restos de los últimos cuatro budas y los cabellos de Sidartha Gautama.

La pagoda o estupa Swedagón Paya mide 100 metros de altura y está recubierta de oro puro. Se dice que esta obra tiene 2500 años de construida y que los últimos trabajos para alargarla fueron hechos hacia el siglo XV. La parte superior está adornada con 5.448 diamantes y 2.317 rubíes.

Los peregrinos deben quitarse los zapatos a la entrada para iniciar las oraciones que se hacen en dirección contraria a las manecillas del reloj.

Santuario de La Virgen de La Puerta (Perú)

Perú es un país principalmente católico que se precia por tener santuarios a lo largo de todo su territorio. Uno de los más visitados es el de la Virgen de la Puerta, ubicado en Otuzco, una ciudad localizada a 72 kilómetros de Trujillo. Allí la imagen de la Inmaculada Concepción es venerada desde el siglo XVII, cuando se dice que la Virgen impidió la entrada de corsarios a las costas del norte del país. A partir de 1664 se celebra una fiesta durante el mes de diciembre, que llega a recibir más de 100.000 personas del interior del país y de otros lugares del mundo.

En las festividades, llenas de danza y música, se pueden apreciar elementos del catolicismo europeo con símbolos nativos de los indígenas del Perú.

El Muro de los lamentos (Jerusalén)

Este lugar es el más sagrado para la religión Judía porque es el último pedazo que quedó en pie del Templo de Jerusalén. Durante más de dos mil años, los judíos han orado en este lugar que es considerado el más sagrado de la Tierra al que tienen acceso los hombres. Su nombre proviene de las lamentaciones del pueblo judío por caer en dominación de los romanos. El viernes es un día de mucha afluencia y es común que los fieles introduzcan un papel con plegarias entre las uniones del muro.

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya