Consejos para tomar sin pasarse de tragos

Si quieres tomarte unos buenos tragos y disfrutar de un rato placentero sin el temor de cometer una mala jugada aprende esto.
Consejos para tomar sin pasarse de tragos

1. No mezcles bebidas. Decídete con el trago que mejor te va y continúa con el hasta el final. Ten en cuenta que entre más concentración de etanol tenga –en bebidas como ginebra, vodka, ron y whisky– más fácil será emborracharse. El vino es más noble.

2. ¡Suda!  Si estás de rumba, dedícate a bailar. Si no, procura no quedarte sentada por mucho tiempo. Levántate y camina un poco, así eliminarás más rápido el alcohol.

3. Conoce tu cuerpo.  Es indispensable identificar tu propia respuesta orgánica a ciertas bebidas. Hay personas que sufren migrañas con el vino blanco, mientras que otras prefieren la cerveza porque los llena rápido y paran de tomar. Detecta cuál le funciona y quédate con esa.

4. Mujeres, a tomar menos.  Al tener menos enzimas metabolizadoras de alcohol en el estómago, mayor grasa subcutánea y un menor volumen de sangre, las mujeres resisten mucho menos alcohol que los hombres, así que no tiene sentido tratar de beber a la par.

5. Come antes de tomar. Cualquier alimento que consumas antes o durante los tragos ayudará a disminuir las concentraciones de alcohol.

6. Deja descansar el cuerpo.  Después de una noche de tragos tu cuerpo necesita 48 horas para recuperarse. Cuanto más alcohol tengas en la sangre, más tiempo tomará al cuerpo eliminarlo del organismo, así que dale a tu cuerpo tiempo de desintoxicarse antes de seguir tomando alcohol.

7. Combina con agua.  Por cada copa lo mejor es tomar un vaso de agua pura para ayudarles a los riñones a desalojar más rápido los residuos metabolizados y, sobre todo, a no deshidratarse. Evita bebidas con gas porque ayudan a absorber más rápidamente el alcohol.

8. No bebas nunca si estás deprimida. Cuando estás triste, el efecto del alcohol produce un momento de euforia pasajero, lo que hará que bebas mayor cantidad de licor y te emborraches en menos de una hora. El alcohol no ahoga las penas, sólo produce más ansiedad.

9. Toma despacio. El consumo de alcohol no debe ser mayor a la velocidad en la que tu hígado lo metaboliza; es decir, toma una cerveza, una copa de vino o dos onzas del licor que elijas, más agua, por hora. Bebe despacio para que el cuerpo alcance a quemar el alcohol que está consumiendo.  

 

Foto: iStock. 

 

últimas noticias

Beneficios de la vela de soya

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente