Aprende a explorar las zonas erógenas femeninas

¿Sabes qué lugares del cuerpo femenino son los más sensibles? Descúbrelo.

No es cuestión de ser un mago, tampoco de leerse el Kamasutra de arriba a abajo, se trata simplemente de ubicar esas partes del cuerpo femenino que provocan sensaciones inesperadas y muy placenteras.

 

Muchos hombres olvidan que las caricias que anteceden el sexo son vitales para la estimulación de las mujeres y que pueden conseguir que la mujer alcance el orgasmo de manera más rápida e intensa.

 

Por eso reunimos las cinco partes erógenas más importantes de la mujer, aquellas que no puedes pasar por alto y que puedes explorar según tu creatividad. Toma nota.

 

 

La espalda

 

Seguro es la más convencional de las zonas erógenas pero cada parte de la columna tiene una sensibilidad diferente. Puedes empezar por los omoplatos, con besos suaves que incluso lleguen hasta el cuello. Después deténte en cada uno de los huesos que conforman la columna, de arriba a abajo, acarícialos y besa uno por uno. No olvides los costados, son vitales y poco explorados.

 

 

La parte inferior de la espalda

 

Ahí, justo donde muchas mujeres tienen dos huequitos que anuncian la aparición de otra zona muy grata, ahí está el placer. Esa parte que no es espalda ni cola, ese pedacito que no se define pero que guarda un montón de sensaciones, ese es el rinconcito de la felicidad. Respira sobre él, con calma, con lujuría. Los resultados te causarán muchas sorpresas.

 

 

Los huesos de la cadera

 

 ¿Te habías cuestionado sobre esta zona? Muchos hombres no la determinan e ignoran que puede ser un detonante de placer. Simplemente ubícalos (algunas mujeres los tienen más pronunciados que otras) y pasa por ellos tus dientes con suaves mordiscos. No abuses de tu mandíbula, simplemente házle sentir a tu pareja que los tienes presentes y que a ti te gustan.

 

 

Parte interna de los muslos

 

 Nada más excitante que el "amague". Esa indecisión que pone a la mujer en otro estado ¿Has explorado la parte interna de los muslos? ¿la que está justo antes de la perdición? ¿donde la piel es más suave que de costumbre? bueno, te invitamos a que lo hagas, deténte unos segundos para acariciar con tres dedos esta zona.

 

 

Parte interna de los brazos y laterales de los senos

 

 Tu puedes empezar por la parte interna de los brazos. Pasa tu boca por esta zona sin exagerar, sin parecer un caníbal pues en esta área la piel es muy sensible, lentamente acude a esa parte circular donde comienzan los senos pero no termines en el centro de ellos, simplemente recorre  la zona lateral con tus dedos, con tu boca, posiblemente la sorprendas y la dejse absolutamente sensible y ávida.  

 

Foto: Youtube. 

Temas relacionados