¿Por qué a las mujeres les gustan los chicos malos?

Enamorarse de un "hombre rebelde" puede ser una experiencia traumática o una fuente de aprendizaje.
¿Por qué a las mujeres les gustan los chicos malos?

Aunque puede no ser una pauta general, en algún momento de la vida, las mujeres se han sentido atraídas por “chicos malos”. Esos hombres confundidos e inestables que en medio de la incertidumbre logran capturar su corazón. En otras palabras, rebeldes sin causa que detrás de su pinta temeraria y ruda, esconden ternura y cierto aire de desamparo.

Un caso extremo, es el de Quynh Maldonado, joven estadounidense de 23 años que se enamoró de un hombre, condenado a prisión de por vida, por dispararle a siete personas en el estado de Washington. Según la joven, cuando lo vio en la televisión se dio cuenta que “tenía algo” e hizo lo posible por enamorarlo, hasta lograr casarse con él tres años después.

Las posibles causas…

El cine y la televisión son, en gran parte, responsables del desarrollo del gusto por “los chicos malos”. Son bastantes los protagonistas masculinos que corresponden a esta imagen: hombres barbados que se visten con jeans desgastados, no tienen buenos modales, llegan en moto y llevan a la protagonista a vivir grandes aventuras, aunque no prometan establecer una relación seria, pero al final  ellos cambian gracias al amor y se quedan con ella para siempre.

En la vida real, este tipo de gustos puede estar ligado a algunas características que se atribuyen culturalmente a lo femenino como “la necesidad de brindar protección”, “el deseo de salvar a otro que se encuentra en problemas” o simplemente la esperanza de “cambiarlo a través del amor”.

Aunque en ocasiones las historias amorosas con los “chicos malos” pueden dar giros interesantes, también son una infinita fuente de sinsabores y desilusiones para las mujeres. No está de más tener una experiencia de este tipo. Sin embargo, puede ser un “fracaso más” o una valiosa fuente de aprendizaje, depende de cómo se maneje. Aquí proponemos algunas ideas para vivirlo mejor:

• No se prive de compartir momentos agradables, pero cuide su corazón. Recuerde que lo más importante es su tranquilidad y salud emocional.

• Prioricé sus metas y objetivos por encima de esta experiencia. No realicé cambios drásticos en su vida por “seguirlo” o “complacerlo”.

• Renuncié a ideas fijas como “yo soy la única que lo entiendo” o “yo soy la única que puede ayudarlo”.

• Usted no es la encargada de “salvarlo”. Renuncié a la idea de cambiarlo radicalmente, en general, las personas se presentan tal y como son.

• Comparta tiempo con otras personas, no abandone a sus amigos y familiares, tenga en cuenta que esos espacios también son importantes y satisfactorios.

• Cultive su amor propio, no se culpe si esta experiencia finalizo o usted no logró que él se quedara a su lado. Recoja los buenos momentos, los aprendizajes y siga adelante.

 

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya