Consejos para tratar una lesión de tobillo

Evita complicaciones y acude lo antes posible al médico.

Las posibilidades de lastimarse un tobillo están presentes cuando menos lo esperamos. Presta atención a estos consejos y actua con cautela para evitar complicaciones. 

No uses zapatos.

Inmediatamente después de la lesión, lo mejor es mantener el pie ( y el tobillo) libres de medias y zapatos. Una venda firme es más que suficiente. Los zapatos solo hacen estorbo.

Eleva el pie

Para evitar una inflamación mayor, es recomendable elevar el pie mínimo 45 grados por encima del piso para ayudar a que circule bien la sangre.

Reposa.

Una vez que la lesión aparece, es muy importante no forzar el tobillo, y mucho menos apoyarse en él, ya que eso aceleraría la formación de hematomas.

Enfria.

Aplicar hielo o perlas congeladas ayuda a reducir la hinchazón. Colócalo durante unos 15 o 20 minutos, descansa media hora y empieza otra vez. Continua el proceso las siguientes 72 horas.

Venda.

Es necesario inmovilizar la articulación para evitar lesiones mayores. Venda el tobillo con firmeza. Es ideal para controlar la inflamación.

No apliques calor.

A diferencia de lo que muchos creen, turnar compresiones de frío y calor no ayuda a disminuir la inflamación. Por el contrario, el calor solo puede ser aplicado 72 horas después. Si bien el calor tiene un efecto calmante, activa la circulación sanguínea, lo que genera hinchazón y hematomas.

Consulta al médico.

Muchas veces el dolor pasa y la inflamación mejora, pero por tratarse de una articulación eso no significa que la lesión haya desaparecido. Por el contrario, puede empeorar sin que te des cuenta.

 

Foto: iStock.

 

 

últimas noticias

Beneficios de la vela de soya

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente