Dormir en camas separadas ¿buena idea?

¿Se puede compartir casa sin compartir lecho? Se recomienda para descansar mejor pero en cuanto la armonía de relación la respuesta no es clara.
Dormir en camas separadas ¿buena idea?

Pocas cosas simbolizan el vínculo amoroso de forma tan masiva y reconocible en todo el mundo como la cama matrimonial. No obstante, como toda regla tiene sus excepciones: algunas parejas optan por dormir separadas, y algunas investigaciones incluso sostienen que acostarse sin compañía puede ser aconsejable.

El doctor Neil Stanley, responsable del Laboratorios del Sueño de la Universidad de Surrey, en Gran Bretaña, no duerme con su esposa y anima a los demás hacer lo mismo, porque –según explica- “descansar en camas separadas, beneficia la salud, calidad de vida y buena convivencia de ambos miembros”. Según una investigación de Stanley, las parejas que duermen siempre o habitualmente juntas sufren de media un 50 por ciento más de trastornos del sueño, que las que descansan separadas.

Escuchar los ronquidos del otro o que nos quiten el edredón y nos destapen son causas habituales de mal sueño entre quienes comparten el lecho, lo cual a su vez está ligado a un mayor riesgo de sufrir depresiones, problemas de corazón, golpes, trastornos pulmonares, accidentes laborales y de tráfico y divorcios, según ha comprobado Stanley. El sociólogo Robert Meadows, también de la Universidad de Surrey, ha advertido que "las personas creen que duermen mejor en compañía, pero las evidencias muestran lo contrario". Una investigación de Meadows ha revelado que cuando las parejas comparten una cama, y uno de ellos se mueve durante el sueño, hay más de un 50 por ciento de probabilidades de que su pareja dormida también se vea afectada. MISMO TECHO,

DISTINTOS LECHOS…

A quienes afirman que dormir en camas separadas podría llegar a salvar del naufragio a una relación amorosa o un matrimonio en momentos de crisis, el psicólogo estadounidense Willard F. Harley hijo, les responde que “esta idea no es recomendable”. Tras un largo día de rutina laboral, dormir juntos es un momento de unión muy importante. Si se abandona este hábito, es más difícil ser consciente de lo necesario que es mantener la intimidad de la pareja, tanto física como en otros aspectos”, ha señalado el asesor conyugal y director de la web 'Marriage Builders' (www.marriagebuilders.com).

Al dormir en camas separadas, “se deja de lado un momento para estar a solas y sin responsabilidades, lo cual es del todo necesario en una relación”, afirma Harley, quien sin embargo, admite que puede ser una buena idea, si se decide porque se sufren problemas en el sueño por dormir con la otra persona”. “Si no se logra dormir bien, se deterioran la pareja y el resto de los vínculos sociales, y es difícil conseguir un buen rendimiento en las actividades diarias, lo que conlleva a un sentimiento de frustración en quien descansa mal”, ha explicado el psicólogo.

Para Dolores Mangas, terapeuta sexual y experta en armonía de la pareja, “dormir separados puede ser una buena solución para quienes tienen distintos horarios de irse a la cama y levantarse o si uno de ellos se mueve durante toda la noche”. “Dormir con otra persona implica una gran dosis de esfuerzo y tolerancia que pueden resquebrajarse, si nuestro compañero de cama tiene un sueño inquieto o molesto”, señala Mangas. “Durmiendo en camas individuales en un mismo cuarto o en habitaciones distintas algunas parejas pueden tener una mejor vida sexual y una relación más armoniosa”, explica la profesional.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya