¿Cómo tratar los dientes sensibles?

Si comer un helado o tomar una bebida caliente producen dolor o molestia, significa que hay un problema de sensibilidad dental.
Mujer sonriendo

No uses cremas dentales con blanqueador. Este tipo de pastas contienen fosfatos que debilitan el esmalte y vuelven los dientes ásperos y sensibles.

 

Mantén una buena higiene bucal diaria. Si cuidas tu boca adecuadamente evitarás patologías derivadas de la sensibilidad dental.

 

Utiliza pasta para dientes sensibles que protejan tus dientes de estímulos externos.

 

Cambia tu cepillo convencional por uno de cerdas suaves y recuerda que a la hora de lavar tus dientes no debes hacer más presión de la necesaria. 

 

Mínimo una vez al día hay que pasar seda dental entre diente y diente. No lo hagas de afán porque se puedes lastimar las encías y eso aumenta la sensibilidad.

 

Evita rechinar los dientes. La ansiedad y los nervios llevan a las personas a presionar los dientes. Esto no solo desplaza la mandíbula sino que debilita su raíz, provocando sensibilidad.

 

Lava correctamente. La suciedad en los dientes y la sustancia gomosa que se acumula alrededor, producen un ácido que daña el esmalte. Por eso es necesario cepillarse los dientes, mínimo dos veces en el día, sobre todo después de la última comida.

 

Evita comer dulces, galletas y gaseosas porque el azúcar se pega a los dientes y debilita el esmalte. Se recomienda enjuagar la boca con un poco de agua después de consumirlos para diluir los residuos de dulce.

 

Deja el chicle. Sin importar la marca, los chicles son dañinos para los dientes porque inciden en la proliferación de caries, que a la vez aumenta la placa bacteriana y ambas  incrementan la sensibilidad dental. 

 

 

Foto: iStock. 

últimas noticias