Señoras ¡los príncipes azules no existen!

Entrevistamos a la autora del libro *“Príncipe azul se busca (sapos… abstenerse)”, *quien nos contó por qué los príncipes se destiñen tan fácil.
Señoras ¡los príncipes azules no existen!

Con el lanzamiento de su primer libro “Príncipe azul se busca (sapos… abstenerse)”, la uruguaya María Campot se estrenó como escritora. Aunque es contadora de profesión y tiene un diplomado en finanzas, en su tiempo libre -y a manera de catarsis- logró retratar el complejo universo femenino y compendiarlo en 10 capítulos.

Esta guía práctica sobre las mujeres y las relaciones sentimentales, trabaja temas muy comunes en el mundo femenino, como: la soltería, ¿cómo se enfrentan las mujeres a un mundo que las obliga a estar en pareja?; la edad, el reloj biológico de las mujeres jamás se detiene; el amor, las doloras rupturas sentimentales; entre otros temas. Pero a diferencia de otros textos de autoayuda, la escritora uruguaya los aborda desde un humor terapéutico.

A propósito del lanzamiento de su libro para Colombia en su visita a la versión número 25 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, la entrevistamos para conocer sobre este manual para mujeres.

¿Cuánto tiempo le tomó  escribir el libro?

La verdad fue de una forma muy natural y muy espontánea, por lo que fue en cuestión de 6 a 8 meses lo que me tomó escribirlo. Partí de la recopilación de un montón de textos míos que escribía en forma de catarsis, luego empecé a mostrarlos entre conocidos y familiares, como tuvieron tan buena aceptación quise comenzar a pensar en un proyecto editorial.

¿Por qué el título “Príncipe azul se busca (sapos… abstenerse)”?

Porque resume la realidad de muchas mujeres, quienes desde chiquitas nos vemos condicionadas por los cuentos de hadas, como Cenicienta y Blancanieves, y en la medida en que vamos creciendo, vamos gestando la idea de que existen los príncipes azules, además que son perfectos y que el amor es algo idílico y mágico. Hasta que nos chocamos con el mundo real y nos enfrentamos con hombres que, al igual que nosotras, no son perfectos; por otro lado el amor también está construido por desavenencias cotidianas, no todo es color de rosa.

¿Cómo fue el proceso de creación?

El libro habla mucho sobre mi experiencia personal y sobre experiencias de distintas mujeres.  He tenido muchas charlas con amigas y conocidas dentro de mis círculos laborales y sociales y he ido recopilando toda esta información, por lo que pude darme cuenta que las mujeres tenemos un montón de lugares comunes, ya sea del país, la profesión o el círculo social en el que nos encontremos, información que me fue muy útil a la hora de escribir mi libro. Por otro lado me he informado sobre psicología y también he trabajado de la mano de la neurolingüística; fue una mezcla de todo esto. 

¿Qué es el amor para usted?

El amor es muy difícil de definir, ya que tiene tantas formas y tantas maneras de interpretarse, como parejas en este mundo. Pero para mí el amor es un sentimiento mucho más grande que la atracción física, aunque todo empiece por ahí, pero se tiene que reforzar con confianza y respeto, entre otras cosas, es una suma de todo esto, incluida la conexión sexual. 

¿Cómo deberían ver las mujeres a los hombres?

¡No existen los hombres perfectos¡ las mujeres por lo general adoptamos posiciones extremas,  algunas se aferran a utopías de perfección masculinas, entonces la soledad se les empieza a enquistar porque nunca encuentran a la horma de sus zapatos, nadie puede competir con un ideal y nadie puede competir con la perfección. Pero también están las mujeres que se inclinan por el otro lado de la balanza y creen que no existen los hombres buenos, por lo que toleran todo y se  hacen las de la vista gorda a faltas de respeto y a tratos no adecuados.  Lo ideal es lograr un equilibrio, ser más realistas en cuanto a que los seres humanos no son perfectos, pero sin que esto implique ceder hasta puntos irrespetuosos.

¿Expectativas?

Quiero mostrar que en el mundo femenino hay muchas problemáticas generalizadas, por lo que se puede empezar por dejar la postura de víctimas, de creer que somos las únicas a las que nos pasa lo mismo, tratar de ver las cosas de una forma más positivas. Que este libro sea un reflejo o un espejo de las situaciones cotidianas que nos pasan a muchas mujeres.  

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya