Construcción sostenible y eco-urbanismo, una actitud edificante

Son los nuevos conceptos que guían el desarrollo de la vivienda en Colombia. ¿Es probable ser más eficientes?
Construcción sostenible y eco-urbanismo, una actitud edificante

No son pocos los desafíos. Construir edificaciones ‘triple cero’, que no consuman energía externa, no emitan CO2 y no generen residuos en casos de demolición. Que las personas con menos recursos puedan acceder, mediante préstamos o subsidios, a una vivienda, y que se mejoren las condiciones de vida de los empleados de la construcción y de los usuarios finales, son los retos que deben enfrentar los constructores con espíritu de responsabilidad social.

Pero para que estos esfuerzos no se queden en una “fundación, una casa ecológica o una casa de préstamos”, hay que abordar los temas en su conjunto, como dice Martha Moreno, directora de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), para Bogotá y Cundinamarca.

En ese sentido, existe un compromiso por parte de los actores vinculados a la cadena de la construcción en Colombia. ‘Manos que construyen’ es un programa que ha permitido capacitar a unos 9.000 trabajadores en distintas especialidades previamente definidas por el SENA, como pintura, terminados o interpretación de planos.Otro de los dolores de cabeza de la industria de la construcción es reducir los 1.085 accidentes de trabajo que ocurrieron en el 2011. Por eso se crearon los programas ‘La seguridad de los maestros’ y ‘Trabajo seguro en las alturas’, que buscan que los trabajadores sean responsables de su salud y la de sus compañeros. ¿La metodología? Un stand-up comedy con el que se les enseña la utilización de elementos de protección.

Si las condiciones laborales y sociales de los trabajadores de la construcción representan uno de los puntos de responsabilidad social más importantes, también lo es el impacto que la construcción genera en la sociedad. El gremio viene trabajando con la Secretaría del Medio Ambiente y Habitat del Distrito en un plan de manejo y reutilización de escombros, además del Pacto de Movilidad, un mecanismo para atenuar el impacto de las obras en el tráfico y en los peatones.

El problema y la soluciónSe calcula que el sector residencial y de oficinas consume el 40% de los recursos energéticos y es responsable del 40% de las emisiones de CO2 en el mundo. Cifra que preocupa por los efectos en la salud y por el uso extensivo de recursos como el agua o la madera. Sin bien aún tenemos una deuda con el planeta, la preocupación por saldarla es cada vez mayor. Las construcciones verdes podrían reducir el consumo de agua en un 40% y entre 30 y 50% de energía.

Martha Moreno cree que vamos por buen camino. “Casi todos nuestros madereros afiliados están certificados en producción sostenible, la mayoría de nuestros consultores y diseñadores ya tiene toda una metodología de diseño de los espacios que permitan el consumo mínimo de energía, y en el tema del agua todos nuestros proveedores innovan en el diseño para que utilicen menos recursos hídricos, así como su reutilización”.

Gustavo Galvis Hernández, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicades (Andesco), también entra en sintonía con la promoción de un equilibro ambiental, social y económico, y comenta que las empresas prestadoras de servicios buscan que haya mayor eficiencia en usos de agua y energía en los hogares con las aplicaciones de nuevos conceptos como construcción sostenible y eco-urbanismo.

Pero no se detiene ahí y subraya que suministrarle el acceso a la información a los menos favorecidos también es una responsabilidad del sector y para esto los hogares deben contar con conexión de banda ancha y computador. “De hecho, se acompaña al Gobierno Nacional para que las denominadas casas de interés social prioritario (las denominadas casas gratis) y las demás soluciones de vivienda cuenten con internet de buena velocidad para este propósito”.

Actualmente lo que se está haciendo en los distintos sectores de la construcción, así como en las alcaldías y el Ministerio del Medio Ambiente, es la elaboración del código sostenible colombiano, porque en la actualidad se utilizan códigos europeos o norteamericanos que se basan en una realidad bien distinta a la nuestra.En el 2050, la población del mundo habrá crecido una tercera parte. El desafío de construir viviendas responsables y planificadas nos lleva a una sola consigna: hacerlo de una manera responsable o desaparecer en el intento.

 

últimas noticias

Beneficios de la vela de soya

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano

Trece instrucciones para volar en parapente