Cocinar en pareja, un plan ideal para vivir el amor

Más que una actividad rutinaria, cocinar en pareja puede traer grandes beneficios a una relación. ¡Manos a la obra!
Cocinar en pareja, un plan ideal para celebrar el día del amor y la amistad

Dicen que el amor entra por los ojos, pero también hay personas que aseguran que entra por el paladar. Degustar de buena comida es para la mayoría de personas uno de los placeres de la vida, pues los buenos platos revitalizan el alma y el cuerpo.

 

Cocinar es un arte que se experimenta por lo general en la adultez. Por costumbre las mujeres son las que practican esta actividad convirtiéndose en una tradición de género, sin embargo, en la actualidad, los hombres también han entrado a la cocina, sorprendiendo a más de una con sabrosos platos llenos de imaginación.

 

Cocinar en pareja, un plan con muchos beneficios

 

Elaborar un plato entre dos es una de las actividades que fomenta la unión de una pareja porque permite conocer al otro desde gustos y disgustos, fortaleciendo los lazos afectivos. Además genera una motivación para compartir y disfrutar de un ambiente romántico.

 

Para realizar este plan lo primero que debe hacer es proponer un plato inesperado y novedoso, no algo que siempre cocinen en la cotidianidad. Puede ser sencillo pero diferente. Animarse mutuamente con libros de cocina, videos de recetas y aromas en el ambiente (un par de velas aromáticas), son aspectos indispensables para comenzar el plan.

 

Según recomendaciones de psicólogas de pareja, Patricia Varela y Andrea Galindo, para obtener el éxito al cocinar juntos, se debe tener en cuenta:

 

Decidir una receta que a ambos les agrade. Si se deben hacer cambios consultar con la otra persona es fundamental para degustar la creación.

 

Comprar los ingredientes juntos, es parte del plan y puede ser muy divertido.

 

Ser creativos en la decoración del plato y el lugar. Es importante que el ambiente esté lleno de romanticismo y sensualidad motivando al otro a dar lo mejor de sí a la hora de cocinar. • Repartir tareas equilibrando toda la actividad. Es importante ofrecer ayuda en un momento específico cuando el otro esté enredado con alguna labor. Esto es beneficioso además porque quien resulta más experto con alguna de las tareas de la cocina puede enseñar al otro la forma correcta de hacerlo y así recordará siempre a la persona que le enseñó a mejorar su rendimiento en la cocina.

 

Probar lo que se está preparando, esto permite realizar cambios dependiendo el gusto de cada uno.

 

Servir en una mesa de mantel rojo, velas blancas, rosas, música romántica y mientras se degusta, hablar de la experiencia en la cocina y temas que a ambos les interese.

 

 

Foto: iStock.

 

últimas noticias