Nuevo tratamiento para la piel de las mujeres maduras

Gracias al poder de la trufa blanca vegetal y del oro puro, esta fórmula cuenta cada día con más partidarias dentro de las adictas a la belleza de lujo.  
Nuevo tratamiento para la piel de las mujeres maduras

La trufa blanca vegetal madurada bajo tierra, recolectada de mayo a septiembre en el sur de Francia, el norte de Italia y en algunas zonas de la región española de Aragón, es  rica en aminoácidos, minerales, oligoelementos y derivados del  azúcar, además de ser un potente agente hidratante  que también protege la piel de las influencias medioambientales dañinas y que ya consagraban los romanos ante la diosa Venus.

Por su parte, las microcápsulas de oro puro de 24 quilates activan la energía, mejoran el aspecto y mantienen el aspecto juvenil de la piel, aportándole destellos de  luz e  iluminándola por completo, dejando una placentera sensación en cada rostro.

La firma  de cosméticos María Galland (París) aúna la trufa blanca y las microcápsulas de oro  con biopéptidos de acción antiedad  y un activador celular en su nueva línea Mille, que define como “el nuevo perfil de la belleza”.. Este potente activador celular está basado en un  trabajo de investigación que fue premio Nobel de Fisiología en 2009, que fue otorgado por el descubrimiento de la acción protectora de los telómeros, unos componentes del ADN, sobre el propio ADN.

LA PIEL, A PARTIR DE LOS CUARENTA.

A partir de los 40 años,  la piel de la mujer requiere más cuidados porque los cambios hormonales y el envejecimiento cronológico deja sus huellas en el cutis, que se vuelve más delgado, pierde elasticidad y las arrugas se ven más marcadas, al disminuir la producción de las fibras de colágeno y elastina.

En la cuarentena, las mujeres se quejan de que su piel está más reseca porque disminuyen gradualmente los lípidos y la regeneración de las células se hace más lentamente, al recibir menos oxígeno y asimilar peor el aporte de nutrientes.

También las influencias externas dejan huella en el rostro de este tipo de mujer. El estrés, la acción de los radicales libres, el tabaco y una alimentación desequilibrada hacen de las suyas y contribuyen a acelerar el proceso de envejecimiento natural.

Pruebas científicas efectuadas por esta firma de cosméticos a mujeres en edades comprendidas entre los 37 y los 64 años aseguran que los productos de esta nueva línea cosmética,  a base de sustancias activas de primera calidad en concentración óptima y con un extracto liposomial de células madre vegetal, atenúan visiblemente las arrugas y  la piel se vuelve  más hidratada, firme y tersa.

La inclusión de aceites esenciales de pepita de uva, semillas de albaricoque, nueces  de macadamia y babasú  en estos productos proporciona también un rostro terso y humectante.

EL "CHAMPAGNE"  DE LA COSMÉTICA.

“Recomendamos esta línea, considerada  como el ‘champagne’ de los tratamientos, para las pieles exigentes a partir de los 40 años, porque se  reducen  las arrugas, y regenera y reafirma la piel” afirma la responsable de la línea estética de la firma  Llongueras, María José Rodríguez . Para que sus efectos sean contundentes,  María José Rodríguez recomienda un “tratamiento de  choque” durante cuatro cinco semanas seguidas y  luego, una vez al mes, aunque, consciente de su elevado precio, --alrededor de 130 dólares por una sesión en cabina de noventa minutos con dos masajes y dos mascarillas diferentes-  entiende que cada cuatro semanas puede ser suficiente.

“Hemos elegido este tratamiento porque  sus productos representan la quintaesencia de los conocimientos actuales contra el envejecimiento, porque hemos comprobado que regeneran la piel significativamente, aumentan la producción de colágeno y elastina, activan la renovación celular y la humedad de la piel, protegen de las  influencias ambientales dañinas e iluminan,  proporcionando un  aspectos saludable al rostro ”, explica Maria José.

Durante los noventa minutos que permanecemos en la cabina para la limpieza, "peeling", una mascarilla- velo y otra mascarilla de hidratación y nutrición-, la complicidad con la esteticista resulta fundamental,  ya que buena parte de esa hora y cuarto estaremos en sus manos, con concienzudos masajes en nuestro rostro en el que nos aplicarán productos con 79 materias primas y 50 sustancias activas.

Si nos decidimos, ya solo nos queda cerrar los ojos y ¡disfrutar!.

 

últimas noticias