Mujer: ¡A cuidar tu corazón!

Muchas mujeres confunden el infarto con el síndrome depresivo. Sensación de fatiga, ahogo y ansiedad, son las principales señales.

Si bien es cierto que la enfermedad cardiovascular continúa siendo una de las principales causas de muerte en las mujeres en Colombia, pocas pacientes conocen cuáles son los factores de riesgo y los cuidados necesarios para prevenirla. Estas son algunas recomendaciones para que estés pendiente de las señales de alerta, mejora tus hábitos y disminuye las probabilidades de sufrir una enfermedad de este tipo.

Según estudios, “el corazón de la mujer no solo es el órgano más sensible, sino el más traicionero”. Explican que las razones son muchas: en el infarto, el corazón de una mujer no duele.

En las mujeres no hay nauseas, vómitos o dolor torácico opresivo. Se manifiesta con sensación de fatiga, ahogo y ansiedad, síntomas que pueden confundirse con síndrome depresivo.

Según los especialistas, las mujeres suelen preocuparse y ocuparse por su salud ginecológica. El temor al cáncer de mama es mucho más grande. El miedo al infarto prácticamente no existe. “Esto es comprensible. Porque ellas tampoco saben que una amenaza grande está en su corazón. Todo el mundo piensa que las enfermedades coronarias sólo afectan a los hombres. Y ese es un error”, señala el doctor Alberto Negrete, cardiólogo y electrofisiólogo del Centro Médico Imbanaco de Cali.

Existen dos condiciones que tienen mayor incidencia como enfermedades asociadas a la enfermedad cardíaca: la obesidad y la diabetes. Además, anatómicamente el corazón femenino es más pequeño y sus arterias son más finas y de menor luz.

Con la menopausia, la ausencia de los estrógenos deja al corazón a merced de la enfermedad y ni siquiera el reemplazo hormonal lo protege (los estrógenos naturales impiden que sus arterias se tapen). Los mismos estudios han encontrado que la aspirina tampoco tiene el mismo efecto que en el hombre. De hecho, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 45% de las mujeres que sufre un un infarto muere en el año, mientras que en los hombres es el 27%.

Para tener en cuenta

- La hipertensión arterial no es curable. Se trata y se controla.

- Los hijos de padres hipertensos o con diabetes o enfermedad cardiovascular, van a sufrirla en algún momento de su vida, y más en la menopausia.

- El ejercicio debe practicarse en lo posible diariamente, no los fines de semana como lo cree mucha gente. Entre más ejercicio realices, menos posibilidades hay de tener un infarto o sufrir diabetes.

- No hay relación directa entre el corazón, el ejercicio y la alimentación saludable. Disminuyen el riesgo pero no lo suprimen. 

 

Foto: iStock.

Temas relacionados