¿De qué manera el ejercicio físico puede ayudar a tratar los problemas de memoria?

Es mejor que los medicamentos para combatir problemas iniciales de memoria y capacidad de análisis relacionados con el envejecimiento.

Por: personal de Mayo Clinic                                                                                                                                                                                                  

                                                                                                                                 

La guía médica de la revista "Neurología" afirma que los médicos "deberían recomendar ejercicio dos veces por semana a las personas con deterioro cognitivo leve para mejorar la memoria y el (proceso de) pensamiento".

 

"El ejercicio físico regular ha sido visto desde hace tiempo como benéfico para la salud del corazón y ahora podemos decir que también ayuda a mejorar la memoria para las personas con problemas cognitivos leves", afirmó Ronald Petersen, director del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Clínica Mayo.

 

"Lo que es bueno para su corazón puede ser bueno para su cerebro", señaló el doctor Petersen, autor líder de la guía médica.

 

El investigador anotó que los "problemas cognitivos leves" son una etapa intermedia entre la disminución cognoscitiva que se anticipa normalmente en la vejez y genera una disminución más grave relacionada con la demencia. Los síntomas pueden abarcar problemas de memoria, lenguaje, pensamiento y capacidad de juicio que son mayores a los cambios normales de la edad.

 

Petersen recomienda realizar "ejercicio aeróbico: caminar rápidamente, trotar, lo que prefiera hacer, durante 150 minutos a la semana en cinco sesiones de 30 minutos o tres sesiones de 50 minutos".

 

"El ejercicio puede reducir el ritmo con el que usted puede pasar de un impedimento cognoscitivo leve a la demencia", advirtió el investigador, quien también es director del Estudio Sobre Envejecimiento de la Clínica Mayo.

 

La guía, respaldada por la Asociación de Alzheimer, no recomienda cambios en la dieta o medicamentos y destaca que "no hay drogas para los problemas leves del conocimiento aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE.UU.

 

Según la AAN, más del 6% de las personas de 60 años presentan deterioro cognitivo leve en todo el mundo y la afección se vuelve más común con la edad, dice la Academia Americana de Neurología. Más del 37 por ciento de las personas de 85 años en adelante lo padecen.

 

"No tenemos que mirar el envejecimiento como un proceso pasivo; podemos hacer algo sobre el curso de nuestro proceso. Así, si estoy destinado a tener problemas cognitivos a los 72 años puedo hacer ejercicio y retrasarlo hasta los 75 o los 78. Eso es un gran logro", consideró el investigador.

 

Foto: cortesía.