Dolor de cabeza y parálisis facial: cuidado con los síntomas del infarto

Hernán Bayona, médico neurólogo vascular de la Fundación Santa Fe de Bogotá, comparte algunos consejos para alejar la posibilidad de sufrir un ataque en el cerebro.

Pixabay

¿Qué es un ataque cerebro vascular (ACV)?

Es una enfermedad de los vasos sanguíneos en el cerebro, que ocurre de dos tipos: uno es cuando la arteria se obstruye por un trombo o un coágulo, lo que también se reconoce como infarto cerebral. El otro tipo tiene que ver con el rompimiento de una arteria, que tiene como consecuencia una hemorragia cerebral.

¿Qué lo produce?

Hay muchos caminos que derivan en un ataque. El más importante es la edad, que no podemos modificarlo. La raza es otro factor de riesgo. Los negros, los asiáticos y los hispanos tenemos más probabilidad de sufrirlo. En cuanto a los factores de riesgo modificables, los más influyentes son la hipertensión arterial, la diabetes, el colesterol elevado, la obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo. Este último es determinante, así como el consumo de drogas como la cocaína, la marihuana y las anfetaminas.

¿Hay patrones psicológicos que pueden terminar en un evento de esta naturaleza?

Cuando las personas son excesivamente exigentes, trabajadoras, que viven una tensión aguda, eso los puede llevar a sufrirlo.

¿Las mujeres lo sufren distinto a los hombres?

Por sus estrógenos están protegidas hasta cierta edad. En la etapa de la menopausia ya pierden el papel protector del estradiol, que aleja el fantasma del ACV. Desafortunadamente, los ataques son más letales en ellas que en los hombres, por encima del cáncer de seno. 

Hay signos que pueden alertarnos.

Se deben prender las alarmas si la persona súbitamente presenta desviación de la cara o pierde la fuerza de un solo lado. Son preocupantes la pérdida de la sensibilidad, la imposibilidad de caminar o de ver, el peor dolor de cabeza de su vida...

¿Es posible recuperarse de las secuelas?

Hay síntomas transitorios, que después de unos minutos mejoran y no dejan marca. Podemos tener infartos pequeños, medianos o grandes. Las personas pueden presentar infartos chiquitos, pero mal ubicados, lo que lo puede dejar con una discapacidad muy grande. En general el tamaño del infarto en la imagen predice cómo va a quedar una persona a nivel clínico. La discapacidad puede ser del lenguaje, del movimiento y comportamental. La rehabilitación debe integrar lo físico, el lenguaje y la salud ocupacional.

Un consejo para alejar un ACV del cerebro.

Hacer el ejercicio que les guste, al menos treinta minutos, cinco días a la semana. Debe ser moderado o riguroso. Con seguridad esa actividad física lo va a proteger del riesgo cardiovascular.

¿Qué es el Código ACV?

Es una alerta que se da cuando se identifica un paciente con ataque cerebro vascular. Las clínicas estamos trabajando para que las ambulancias nos preparen los códigos para que los médicos y enfermeras en el hospital sepamos qué viene en la ambulancia.

888764

2019-10-30T16:42:37-05:00

article

2019-10-30T17:37:35-05:00

ctorres_250930

cromos

Redacción Cromos

Estilo de Vida

Dolor de cabeza y parálisis facial: cuidado con los síntomas del infarto

74

3407

3481